Internacional

CUMBRE DEL G20

Represión y resistencia en las manifestaciones contra la cumbre del G20

La semana de protestas del G20 comienza con una brutal represión. La policía ataca el campamento anticapitalista la noche del lunes a pesar de estar aprobado legalmente.

Martes 4 de julio | Edición del día

Unos 600 activistas comenzaron el domingo pasado con la construcción del campamento en Entenwerder (Hamburgo) en el contexto de la semana de protestas contra la cumbre del G20. Los trabajos fueron obstaculizados continuamente por la policía hasta que, la noche del lunes, decidieron intervenir. Hasta 500 policías fueron al campamento, incautaron tiendas de campaña y atacaron a los manifestantes con spray de pimienta, hiriendo a muchas personas y los servicios de emergencias tuvieron que atender a varias de ellas, una de ellas sacada de allí en ambulancia por la gravedad. Después de agredir a los activistas e incautar varias tiendas, las fuerzas represivas se retiraron y el campamento permanece en su lugar.

Ante los hechos, uno de los abogados del campamento, Mark Nerlinger, afirma que la acción de la policía fue totalmente ilegal, ya que el establecimiento del campamento había sido aprobado.

Como respuesta a las limitaciones y ataques que imponen las autoridades, desde el campamento decidieron manifestarse en el centro de Hamburgo abriendo tiendas de campaña. Por su parte, el SPD de Hamburgo trató de justificar la brutal actuación policial, afirmando que habían seguido las pautas legales, algo que contradice el hecho de que el Tribunal Administrativo había declarado ilegales las disposiciones de la policía.

La línea del SPD es tratar de evitar la protesta con la violencia. La responsabilidad política es del alcalde del SPD Olaf Scholz, que pretende llevar una línea dura sin importarle poner en riesgo a las personas que hayan ido a protestar. Las fuerzas policiales impiden a los activistas dormir durante la noche, tratan de impedir el establecimiento de los campamentos, atacan a los manifestantes, la policía ha tomado las calles de Hamburgo y los bancos aparecen protegidos de arriba abajo por tablas de madera.

En este contexto, el ataque al campamento del lunes, es solo una muestra más de la política de represión y violencia policial de las autoridades. Por ello, desde RIO (Revolutionäre Internationalistische Organisation/ Organización Revolucionaria Internacionalista) exigen el final inmediato de la represión contra la protesta y la dimisión del responsable político, el Alcalde del SPD Olaf Scholz.

Además, desde el campamento han lanzado un ultimátum a las autoridades, si no les permiten seguir adelante con el campamento, a partir del martes a las 10, plazas y parques de Hamburgo serán ocupados.








Temas relacionados

Protestas   /    Estado    /    Hamburgo   /    G20   /    Capitalismo   /    Alemania   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO