Internacional

MARRUECOS

Represión y detención a activistas vuelve a desatar las manifestaciones en Marruecos

Continúan las manifestaciones en Marruecos frente a la represión y detenciones de la policía marroquí. Este lunes detuvieron al líder del movimiento de protestas en demanda de mejoras sociales para la región del Rif, Naser Zafzafi.

Lunes 29 de mayo | Edición del día

Foto del líder de las protestas rifeñas Naser Zafzafi- EFE/Mohamed Siali

El Procurador del Rey emitió por la mañana del lunes un comunicado en el que precisaba que Zafzafi, en búsqueda y captura desde el viernes pasado, ha sido arrestado "en compañía de otros individuos", supuestamente los otros líderes del llamado "Hirak chaabi" o Movimiento Popular que desde hace siente meses protagoniza protestas con reivindicaciones sociales en el Rif.

Zafzafi, un activista en paro de 37 años, líder del movimiento rifeño, está ya en la ciudad de Casablanca, donde ha sido puesto en manos de la Brigada Nacional de la Policía Judicial (BNPJ), que tiene en esa ciudad su sede central, según el comunicado del Procurador.

Activistas cercanos a Zafzafi explicaron que éste fue detenido en la aldea pesquera de Turugut, unos 20 kilómetros al este de Alhucemas, en el curso de una operación policial en torno a las 02.00 horas de la madrugada (misma hora GMT) en la que los agentes practicaron numerosas redadas en los precarios cafés de la zona.

Zafzafi, que hace once días fue el principal orador de una de las manifestaciones más grandes de la historia de Alhucemas, huyó de la policía el pasado viernes, después de una concentración en la mezquita Mohamed V de la ciudad durante el rezo semanal.

Cuando el predicador de la mezquita acusaba al movimiento rifeño de propiciar la "fitna" o cisma entre los creyentes -uno de los delitos más graves en el islam-, Zafzafi le cortó la palabra, se puso en pie y acusó al Estado de ser el que realmente incita a la "fitna" con su marginación del Rif, y acusó al "majzen" (sistema) de instrumentalizar la religión.

Solo por el delito de "perturbar intencionadamente el ejercicio del culto", el Código Penal marroquí castiga en su artículo 221 al infractor con penas de entre seis meses y tres años de cárcel. Pero el Procurador General del Rey ya advirtió en su comunicado del lunes que los arrestados han cometido "un presunto acto de atentado contra la seguridad interior del Estado, más otros considerados delitos según la ley", lo que podría agravar aún más las penas contra él.

La huida de Zafzafi el pasado viernes degeneró en enfrentamientos entre policía y manifestantes en Alhucemas y toda su región, que se acabaron con cerca de cuarenta detenidos.

Entre ellos se encuentra Mohamed el Meyaui y otros quince líderes del "Hirak", todos ellos trasladados, al igual que Zafzafi, a la sede de la Policía Judicial de Casablanca

El Meyaui y los otros líderes no están acusados por los disturbios, sino de cargos como recibir fondos del extranjero o de "hostilidad contra los símbolos del Estado durante las concentraciones públicas", en presunta alusión al rey o la bandera.

La detención de los activistas rifeños en un contexto de marginación y pobreza de la zona del Rif, volvió a desatar desde el domingo manifestaciones de solidaridad en ciudades como Rabat, Casablanca, Tánger y Marrakech, donde participaron miles de personas y que en algunos casos fueron dispersadas por la fuerza por la policía.

Las protestas se originaron cuando un vendedor de pescado, Mohcin Fikri, de 31 años, fue asesinado aplastado el 28 de octubre del pasado año dentro de un camión de basura después de que la policía confiscara su mercancía. 






Temas relacionados

Marruecos   /    Represión   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO