Política

POLÉMICA

Repercusiones del 21F: Carrió vs Moyano

Después de la masiva marcha del 21 de febrero, se sucedieron distintos roces entre el gobierno y dirigentes gremiales. Ahora le tocó el turno a Carrió que acusó a los Moyano de “asesinos”.

Lunes 26 de febrero | 13:18

La semana pasado a raíz de la masiva marcha del miércoles 21 de febrero, el gobierno recibió un nuevo golpe y la política pasó una vez a tener el foco en la calles. Como siempre, el gobierno no supo ubicarse bien y apeló a los mismo recursos de siempre para retomar la agenda: acusó de maniobra política kirhcneristas, volvió sobre el discurso de las “mafias sindicales” , habló de “diálogo” y “propuestas” y negocio con el dinero de las obras sociales.

Ahora las repercusiones siguen le tocó el turno a la siempre polémica Carrió que ocupa el lugar de tirar fuegos de artificio verbal para correr el verdadero eje de las discusiones.

La diputado por Cambiemos, en esta oportunidad, acusó a Hugo y Pablo Moyano de ser los líderes de la “mafia sindical”, además agregó que “cuando digo criminales, digo criminales, no solo de robo de dinero. Muchas muertes que no se explican, muchas muertes tapadas", remató. Como siempre, Carrió nada dijo de la fortuna de la familia presidencial obtenido bajo la dictadura genocida, ni habló de la corrupción del elenco gobernante, ni tampoco explicó porque integra el misma espacio político que lleva como presidente a quien ella misma acusaba de liderar “una mafia”.

Pablo Moyano, rápido y preciso, le retrucó a la diputada y declaró que "Ni Hugo ni yo fuimos funcionarios en la dictadura cuando mataban gente. Ella sí. Que Carrió demuestre que somos asesinos. Se nota que a los gorilas les dolió la marcha".

Pablo, sumándose a la pirotecnia verbal, se subió al juego de las declaraciones y peleas mediáticas, pero una vez más se negó a hablar de paro o un plan de lucha serio para enfrentar y derrotar el ajuste macristas.

Como decíamos desde estas páginas, la marcha convocada por el gremio camionero a la que se sumaron las CTAs y los movimientos sociales y, en una columna independiente exigiendo una paro nacional, el sindicalismo combativo y la izquierda, sirvió como canal de expresión de amplias capas de trabajadores que se oponen a pagar los platos rotos del ajuste de Cambiemos y los empresarios. Esta predisposición a la lucha de miles de trabajadores es que lo que en verdad asusta al gobierno.

Moyano, tanto en las acciones como el discurso, se erige como la oposición “real” al macrismo y juega (incluso con fraseología de izquierda) a enfrentarlo. Pero, como hiciera hace 20 años atrás, pretenderá utilizar la fuerza de los trabajadores para negociar su cuota de poder y la recomposición de un peronismo unificado en 2019, a la vez que jugará un rol de contención para ponerle un freno a esa misma fuerza.

Te recomendamos: El 21F y Hugo Moyano: ubaldinismo senil







Temas relacionados

Pablo Moyano   /    Elisa Carrió   /    Hugo Moyano   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO