Internacional

ÁFRICA

Renunció Mugabe: final para el juego de tronos en Zimbabwe

En un final anunciado, tras más de tres décadas en el poder, dimitió Robert Mugabe asediado por la presión del Ejército y su propio partido ¿Cómo continúa la crisis en el país?

Diego Sacchi

@sac_diego

Martes 21 de noviembre | Edición del día

Robert Mugabe dimitió este martes como presidente de Zimbabwe, luego de 37 años en el poder, según anunció el presidente de la cámara baja del país, Jacob Mudenda, mientras el Parlamento debatía una posible destitución contra él.

Mudenda interrumpió la sesión, en conjunto de la cámara baje y el Senado, para leer una carta de renuncia, con efectos inmediatos, de Mugabe como presidente y anunció que el miércoles se nombrará un nuevo mandatario, muy probablemente el exvicepresidente, Emmerson Mnangagwa.

Luego del golpe dado por el Ejército, una multitudinaria marcha en su contra el sábado y tras el abandono de su partido, Mugabe que se encontraba confinado por los militares desde hace casi una semana.

Este martes enfrentaba una moción de censura impulsada por el partido del propio Mugabe, la Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF), que cuenta con mayoría el Congreso, y que era apoyada por la principal formación de la oposición, el Movimiento por el Cambio Democrático (MDC-T).

Mugabe, que ha buscado mediante maniobras evitar su destitución, había previsto que el Gabinete se reuniese sólo horas antes de que la ZANU-PF, inicie los trámites para someter su continuidad a una moción de censura en el Parlamento.

El golpe del Ejército contra Mugabe fue la expresión de una disputa interna por quién lo sucedería como candidato a presidente en las elecciones llamadas para 2018. La destitución del vicepresidente Emmerson Mnangagwa, forzada por la facción del partido gobernante afín a la primera dama, Grace Mugabe, detonó la disputa que culminó con el alzamiento militar y la renuncia del Mugabe.

Te puede interesar: Juego de tronos en Zimbabwe: el Ejército toma el control del país

La noticia de la renuncia fue recibida con alegría por Cientos de personas que se encontraban frente a la sede del Parlamento para pedir la salida del presidente.

La renuncia del que fue presidente del país durante más de 3 décadas es el fin de una era que comenzó con la lucha contra el colonialismo que lo llevó a ser visto inicialmente como un héroe de la independencia, y culminó con denuncias de fraude electoral, represión de los opositores para mantenerse en el poder y una crisis económica y social que golpeaba duramente a millones de trabajadores en el país del sur de África.

Te puede interesar: Claves de la crisis en Zimbabwe y su impacto regional

Lo cierto es que con el final del mandato de Mugabe, se mantienen en el poder los que hasta hace pocos meses gobernaban con él. La renuncia del presidente deja resuelve la disputa sucesoria del ZANU-PF, deja intacto el poder de este partido y el gobierno del país en manos de quienes durante varias décadas han sido cómplices de la represión y el saqueo de las arcas estatales.

Mientras se espera para mañana el anuncio del sucesor de Mugabe y el posible surgimiento de un gobierno de transición, acordado con parte de la oposición, la crisis ha sido resuelta a espaldas del pueblo mientras se negocia el futuro del país, buscando la aprobación de las potencias internacionales, lo que augura que quienes deberán cargar con los terribles efectos de la crisis económica y social seguirán siendo los trabajadores y el pueblo pobre.








Temas relacionados

Zimbabwe   /    Robert Mugabe   /    Crisis    /    África   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO