Juventud

JUVENTUD

Reincorporaron a todos los estudiantes despedidos del call center de la UNLaM

Luego de que los estudiantes denunciaran la situación y los despidos en la universidad y los medios de comunicación, las autoridades tuvieron que retroceder y reincorporarlos a sus puestos de trabajo. La voz de los protagonistas.

Jennifer Wainberg

Estudiante de la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM)

Miércoles 31 de mayo | 13:21

El lunes y martes no fueron días normales, los grupos de whatsapp y facebook de los despedidos del Call Center empezaron a recibir una lluvia de mensajes contándose unos a los otros que los llamaron para ser reincorporados. Seguía corriendo la noticia, muchos no lo podían creer, pero las sonrisas, la emoción y la alegría de verse a sí mismos y sus compañeros reincorporados ya se sentía por todos lados.
“Quiero agradecer a todos los compañeros que nos ayudaron para que podamos ser reincorporados, es la primera vez que nos animamos las personas que fuimos despedidas a reclamar y a mostrar los hechos. Algunos de mis compañeros pensaron que no tenía sentido que reclamemos porque no íbamos a conseguir nada, pero en realidad esto le sucedió anteriormente a varias personas que no se animaron a reclamar, si no hubiéramos hecho ningún reclamo o mostrado a la sociedad toda la situación que se está viviendo dentro del call-center, nunca hubiera existido una respuesta por parte de ellos y ahora fuimos reincorporados. Al principio nadie se animaba, incluso yo tenía miedo, pero uno se anima y se levantan los demás.” Expresa F. del departamento de Ingeniería, emocionada.

L. también quiere dejar plasmado su testimonio “La verdad que estoy contenta de haberme reincorporado y agradezco a mis compañeros del call como a los compañeros de la izquierda que ayudaron para que nos reincorporemos.” Pero alerta: “igual nos dijeron que el contrato iba a respetarse hasta agosto, que iba a ser el mismo contrato, que no se iba a modificar”. Los estudiantes venían denunciando los despidos y también las precarias condiciones de trabajo en las que están en el Call Center que funciona por un convenio de la Universidad y el Ministerio de Energía y Minería de la Nación. También N. de Humanidades nos cuenta que “Para muchos el call-center era su primer trabajo y no habían afrontado ninguna situación de despidos, para mí también fue la primera vez. Creo que esa lógica de mantener oculto ese call-center se rompió y por eso nos reincorporaron, por lo menos hasta agosto pero es una mínima victoria que hay que resaltar. Y estamos más fuertes para luchar porque cambien las condiciones, porque seguimos precarizados y contratatados como monotributistas.”

A. de Relaciones Publicas recuerda: “muchos nos ayudaron a hacer visible todo lo de los despidos, las condiciones de trabajo también, algunas irregularidades que había en el trabajo, de modo que se enteraron muchas personas de la misma universidad y familiares y personas de la matanza, etc. Muchas personas se enteraron primeramente que había un call center porque mucha gente no sabía eso y segundo el acto del despido masivo que había. No les gusto que tanta gente se enterara de lo que habían hecho. Anteriormente habían despedido a muchos y nunca los habían reincorporado porque nunca lo habían hecho visible y no se habían quejado y creo que nosotros tuvimos esa diferencia con el acto que hicimos de visibilizar todo. Pienso que avanzamos, primeramente con lo que logramos, y en el futuro es posible que los trabajadores ya unidos podamos luchar por otras cuestiones, como la precarización de las condiciones de trabajo.”

Piensan y reflexionan, debaten entre ellos como seguir, y quieren trasmitir las que les deja, porque no solo en el aula se aprende: “Un montón de gente que no tenía experiencia pero al mismo tiempo nunca se metió en política o nunca reclamo por nada, pudo saber que organizándose puede lograrse algo. Se dieron cuenta que si no hablaban quizás hoy no estarían reincorporados, estarían buscando otro laburo, estarían sin poder pagar el alquiler, estarían con un montón de problemas, porque la carrera no te sale gratis, es una universidad pública pero la carrera no te sale gratis. Esto es una semilla que se sembró porque sienta un antecedente, porque en esta universidad hace mas de 25 años, siempre hubo ataques a los trabajadores, a los docentes, etc. Y bueno esto fue un gol que metimos. Donde muchos se dieron cuenta que las autoridades y el centro de estudiantes que maneja la bolsa de trabajo no es solamente la gestión de un bicicletero, un comedor, o un viaje a bariloche, hay otro negocio, no es todo transparencia como siempre quieren mostrar”

Como escribió Natalia en su perfil y compartimos en estas líneas: “A pesar que esta lucha recién empieza, dimos un paso enorme que no tiene precedentes en UNLaM. (…)En esto entendí, que mas que nunca debemos unir fuerzas, ideas, cranear estrategias. Esto que paso en UNLaM marca un hito por pequeño que resulte de que lxs estudiantes unidxs podemos lograr mucho. Saber que 70 personas tendrán su plato de comida al menos unos meses mas es un comienzo…queda mucho por poner en agenda pero vayan mis respetos para quienes acompañaron. (..) Este primer quiebre es una conquista, una victoria que no se logra todos los días, sino tan solo uniendo voluntades.”

Natasha Ibalo, trabajadora del Call center y militante de la Juventud del PTS en el Frente de Izquierda, que no había sido despedida pero que se sumo al reclamo solidarizándose con sus compañeros nos dice “Estoy emocionada por lo que logramos junto a mis compañeros del call center, mostramos que podemos torcerle el brazo a las autoridades de la universidad y sus negociados. Ahora tenemos que seguir organizados porque la realidad de miles de jóvenes se hace evidente una vez mas, donde los trabajos precarios son la única salida en este sistema para llevar adelante la odisea de estudiar para trabajar y trabajar para poder estudiar por salarios miserables y en condiciones precarias. La universidad tiene convenio con más de 269 empresas privadas o Ministerios Públicos donde utilizan a los estudiantes como mano de obra barata. Esas pasantías son administradas directamente por el Centro de Estudiantes de La Liga Federal. Empezamos a hacer visible esta situación en la universidad y recibimos las palabras de aliento y solidaridad de cientos de estudiantes. Porque nuestras vidas valen más que sus ganancias!”

Estos chicos dan Cátedra de que vale la pena organizarse, ahora, vamos por mas.






Temas relacionados

UNLaM   /    La Matanza   /    Universidad   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO