Mundo Obrero Chile

COLUMNA DE OPINION

Reflexiones de un obrero de la Industria: Capitalismo voraz

"Las reflexiones de un obrero de la industria" nos invita a pensar el capitalismo, a través de los ojos de un trabajador. Esta es parte de una serie de notas que busca que tanto trabajadoresy trabajadoras puedan hacer parte de sus vidas, debates acerca de politica, las relaciones de poder, y qué significa ser un obrero en una sociedad como la actual.

Miércoles 3 de enero

El capitalismo hoy en dia es una bestia devoradora de todo lo existente; insectos, peces, mamíferos, aves, de los recursos naturales, de la vegetación, de los derechos fundamentales, bestia devoradora de la humanidad, de la vida, de nuestra clase.

Controlado por las grandes fortunas, ha alcanzado el nivel imperial. Imperialistas, burgueses, en definitiva, clase dominante. Despliega su manto y racimo de métodos de opresión para controlar a quienes somos los gestores de esas grandes fortunas, privándonos de disfrutar la belleza de la vida.

La burguesía, conoce la fuerza de la clase a la que oprime, por eso nos divide, asi como se dividieron los territorios, crearon el estado para decidir cómo mantenernos en silencio, bajo el espectro de sus leyes, leyes burguesas, discutidas por representantes de esos mismos burgueses. Promueven el patriotismo para que odiemos a nuestros hermanos y hermanas de clase de otros países y que defendamos una bandera que en definitiva, es la bandera el emblema de la división de cada burguesía.

Pero esto no es suficiente, la clase obrera ha demostrado que el estado burgués no es suficiente para detener su sed de emancipación, es por esto que la burguesía también se escuda con todos sus aparatos represivos; armada, ejércitos, fuerza aérea, gendarmería, policías, detectives, guardias, etc. Como fuerza represiva, las doctrinas de la religión, por su parte, para fomentar el patriarcado, la figura del hombre como pilar del hogar, la figura de la mujer relegada a labores domésticas y de crianza, minimizando la importancia de esta a lo largo de la historia, promoviendo modelos de familia y de moral burguesa, planteando que un creador hizo solo a hombres y mujeres y por lo tanto no aceptan ninguna otra identidad de género, escondiendo sus propios actos pederastas, y lo promueven no solo en las iglesias, también lo hacen en los colegios, intervienen en la educación de los hijos de la clase obrera, con el fin de educar a las nuevas camadas, competentes, individualistas, profesionales.

Controlan la tecnología, y fortalecen la explotación de la clase obrera en los medios de producción. La ciencia y todos sus avances en medicina y otros ámbitos no son puestos al servicio del pueblo obrero, si no que están al servicio de contribuir al mercado, a generar ganancias, al capital, a la burguesía. Atentan también a que nos desarrollemos culturalmente, las extensas jornadas laborales, sistemas de turnos rotativos, el cotidiano mismo, etc, limitan a la clase obrera en su afán de desarrollarse plenamente, trabajar, tiempo de familia, desarrollo artístico, desarrollo político, ocio, etc.

La burguesía vive de lujos que no se necesitan, pero los tienen, viven de privilegios en alimentación, en educación, en salud,en tiempo, en vida, en lo que quieran, pues tienen como conseguirlo, tienen dinero, tienen fortunas. Todo, conseguido hasta con el último aliento de obreras y obreros en todo el mundo, conseguidas con las partiduras de manos, lomos, riñones y pulmones de miles de explotados y explotadas.

El capitalismo se apropia de nuestro tiempo manejando los salarios, mientras más bajo el salario, mayores son sus ganancias, mientras más brutal la carestía de la vida para el pueblo obrero, más se benefician de nuestra clase, mientras mas individualistas seamos, más ensimismados, mientras más adormecidos estemos es mucho mejor para la burguesía, porque así puede gobernar tranquila mientras aniquila nuestras vidas. Nos mantienen en silencio burocratizando los organismos de organización del pueblo trabajador, manipulando a las dirigencias para que creamos que los sindicatos son meros clubes de beneficencia y no tienen nada que ver con lo político. Nada que ver, pueden acabar con lo que quieran, pero esta en las manos de cada ser, consciente de que su clase está oprimida y que la vía de la clase obrera está en la organización política, que no acaben con esa identidad, que no acaben con nuestro pensamiento político que indiscutiblemente va a ser crítico de sus privilegios.

El gran beneficio del capitalismo, es el ausentismo de la clase obrera como fuerza real en instancias de lucha contra las miserias que nos impone, como las AFP’s, salarios mínimos, y la falta de planes de lucha organizados. Su existencia, sólo violenta a nuestra clase, violenta a las mujeres, la juventud y los sectores oprimidos, que se ven entregados a las manipulaciones del capitalismo, que pone todo al alcance de la mano, y manipula los medios de comunicación con banalidades, para mantenernos ciegos, sordos y mudos, pensando que todo anda bien.

El gran peligro del capitalismo, es justamente cuando ocurre lo contrario, cuando todo esto ya no hace efecto, cuando la consciencia de clase empieza a aflorar, cuando se empieza a desarrollar el pensamiento político en los individuos y estos comienzan a abrirse a tomar el rumbo de sus vidas en sus manos, a organizarse, a romper cadenas y salir de su zona de confort. Cuando comienzan a dejar la vida impuesta por el capital, por la burguesía y avanzan contra todo límite, sacrificando incluso el poco tiempo, el tiempo de descanso, con el único propósito de acabar con esta forma de sociedad burguesa, que nos prepara para vivir bajo sus condiciones y luchar por conquistar una forma de vida diferente.

Vale la pena recordar aquella famosa frase del dirigente bolchevique y marxista revolucionario, León Trotsky:

“La vida es hermosa. Que las futuras generaciones la libren de todo mal, opresión y violencia y la disfruten plenamente.”

Ulises Nuñez.






Temas relacionados

Mundo Obrero Chile   /   Industriales   /   Capitalismo   /   Trabajadores

Comentarios

DEJAR COMENTARIO