Mundo Obrero Chile

INTERNACIONALISMO

Reflexión de un trabajador postal: yo vi el acto de Atlanta de Argentina

El sábado 19 de noviembre, al otro lado de la cordillera (Argentina), en el estadio de Atlanta se reunieron más de 20.000 personas, trabajadores, mujeres y jóvenes en el acto del Frente de Izquierda y los Trabajadores. Yo vi este acto y seguí la transmisión en vivo.

Miércoles 30 de noviembre | 10:18

Dos países, el mismo problema de los trabajadores.

Enterarse de la realidad de otro país no deja de ser algo importante para los trabajadores, enterarse de que en ese estadio repleto se ponía en pie una gran fuerza que cruzaba generaciones de dirigentes sindicales, mujeres y luchadores sociales para enfrentar los ataques de este nuevo gobierno derechista de Macri que amenaza con ajustes sociales, despidos y deprimir los salarios.

Y no puedo evitar pensar en los discursos de los políticos empresariales de Chile y la desaceleración, en el insulto que recibieron los trabajadores del sector público y su reajuste de mil pesos, en nuestra negociación colectiva en el Correo, donde se terminó aceptando el discurso de los gerentes de que no hay plata para los trabajadores y no se puede entregar más.

¡Que todo funcionario de Estado cobre lo que gana una profesora!

La corrupción, los sobresueldos de gerentes que tienen los políticos, ¿estaban hablando de Chile o de Argentina? Que impactante me fue escuchar la idea de que todo funcionario, parlamentario o secretarios de estado y administrativos tengan que ganar lo que gana una profesora, o un trabajador calificado. Pero más me impacto que esto no sea solo un eslogan; al otro lado de la cordillera los parlamentarios de este Frente de Izquierda y los Trabajadores si cobran lo que cobra un profesor, y el resto de la dieta se la entregan a las luchas de los trabajadores y el pueblo. Eso si es un compromiso con los de abajo. En Chile, todos los parlamentarios siguen ganando grandes sueldos, sean Boric, Vallejos, o los del duopolio.

Que pasa con nuestro trabajo, nuestra salud, ¿quién se hace cargo?

Cuando se habló de la salud, la tecnología y las jornadas laborales de 13 de horas en el discurso del joven diputado del FIT, Nicolás del Caño, me hizo pensar mucho en lo que nos sucede en Correos. En cómo la sociedad en donde mandan los dueños de las calculadoras, nosotros dejamos de ser personas y nos transformamos en un número más o un número menos. Nosotros entregamos un servicio, el servicio postal, y cada vez los gerentes se preocupan menos del servicio y más de la ganancia.

¿Qué pasa con la PDA, con la tecnología? ¿No se suponía que la modernidad debía facilitar el trabajo? Por sobre el valor del registro que nos entrega la maquina PDA, pusieron el valor de la competencia, de los números, de un dispositivo que mide realmente nuestro trabajo. La realidad es que muchos colegas están llenos de enfermedades, la diabetes y las amputaciones, los problemas en la piel, pre-cánceres en compañeros que no tienen más de 40 años, y las exigencias siempre son cada vez superiores, y los puestos de trabajo cada vez menores.

En el discurso de Nicolás del Caño, se hablaba de esto, de que como los empresarios creen que nuestra clase es desechable. Del Caño hablaba de organizarse, de que la izquierda del FIT está en la cancha enfrentando estos problemas, en los sindicatos, en las calles, en las huelgas, barrios y universidades, y también desde los espacios del parlamento. Creo que en Chile necesitamos una alternativa como esta, un proyecto político que se proponga unir a los trabajadores, que luche por recuperar los sindicatos para enfrentar el trabajo precario, pelear por repartir la jornada laboral entre los ocupados y desempleados, que la tecnología ayude a este objetivo y no profundice el problema.

Para mí el mensaje es que los trabajadores tenemos que atrevernos, que Chile no es una isla, y la conclusión que saco yo es que la juventud que estamos entrando a la vida laboral en el Correo tenemos un gran desafío de organizarnos y enfrentar todas estas problemáticas, de ser conscientes de que no podemos seguir viendo a nuestros compañeros envejecer con sueldos de hambre y enfermedades, ser conscientes de que nosotros, al igual que los miles de luchadores del acto de Atlanta, también podemos cambiar la historia.




Temas relacionados

Mundo Obrero Chile   /   Internacionalismo   /   Correos de Chile   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO