Cultura

REDES SOCIALES

Redes sociales, vigilancia y coerción social en el capitalismo contemporáneo

Facebook genera ganancias de más de 500 mil millones de dólares por año. Es una de las empresas más rentables del planeta e hizo del joven Mark Zuckerberg uno de los hombres más ricos del mundo.

Sergio Abraham Méndez Moissen

México @SergioMoissens

Lunes 13 de noviembre | 18:59

La red creada por Mark Zuckerberg y Kevin Systrom resultó un artefacto, una construcción maquínica, fuertemente adictiva. El objetivo fue construir una red para buscar permanentemente aprobación subjetiva.

La red explota las vulnerabilidad de los sujetos. Desde su masificación la ansiedad, la depresión y la soledad creció en todo el mundo.

Vigilancia: es el Estado

Facebook genera ganancias de más de 500 mil millones de dólares por año. Es una de las empresas más rentables del planeta e hizo del joven Mark Zuckerberg uno de los hombres más ricos del mundo.

Desde Facebook se logró un nuevo tiempo del totalitarismo. En la obra 1984 de George Orwell se mostró la crítica de una sociedad autoritaria: libre de privacidad y en donde el Estado era omnipresente y omnipresente.

El Estado, como instrumento de dominación de clase, se va perfeccionando y va incorporando nuevsas tecnologías para coercionar a las clases populares. El caso de los drones de Barak Obama es una muestra contundente para mostrar cómo el Estado va perfeccionando sus estrategias de represión y dominio.

Para aquellos que consideran que el Estado capitalista tiene menos poder que las corporaciones, basta recordar el caso de Edward Snowden, el contratista de la CIA que mostró que el gobierno de Estados Unidos ha realizado un verdadero imperio de la vigilancia.

Coerción y represión de Estado

Como lo señaló Ignacio Ramonet “con las redes electrónicas ofrece actualmente a los principales servicios estatales de escucha de las comunicaciones –la NSA, en los Estados Unidos; el GHCQ, en el Reino Unido; la DGSE, en Francia; el CNI en España-, una inesperada ocasión para instaurar fácilmente una vigilancia sistemática y generalizada de todas las protestas políticas y sociales.”


Edward Snowden

La crisis que generó la filtración de los trabajos de Edward Snowden para los Estados Unidos son una muestra que una sociedad hiper vigilada, sin privacidad no es fruto de una mentalidad perversa o catastrófico distópica: es una realidad contundente.

El Estado capitalista va perfeccionando sus mecanismos de coerción, vigilancia y de represión. En estos días usuarios denunciaron en Facebook e Instagram que se sienten espiados, luego de que la empresa informó que “escuchan permanentemente (sin necesidad de tenerlas abiertas) a sus usuarios para conocer sus intereses”.

La adicción al celular que se reseñó en esta nota se debe, fundamentalmente, al uso de redes sociales. En especial Facebook: Adicción a mirar el celular: subjetividad y montaje maquínico capitalista

Subvertir la técnica

En nuestro país el gobierno de Enrique Peña Nieto usó el programa Pegasus para vigilar a defensores de derechos humanos, activistas y periodistas. El malware se filtra por teléfono. Por un SMS o por Facebook. “El sistema se infiltra en los celulares a través de un SMS y puede llegar a apropiarse de la cámara y el micrófono del aparato con el objetivo de vigilar a la víctima,” continúa Ramonet.

Tal y como en el siglo XIX con la máquina capitalista surgieron en la izquierda quienes tenían un discurso tecnófobo. Subvertir la tecnología al servicio de los explotados en una tarea de la izquierda en el Siglo XIX.

Desde 2011 los movimientos juveniles se apropiaron de las redes sociales para fomentar la organización política. Del 15M a la Primavera Árabe, las redes sociales fomentaron la organización, no la reemplazaron, pero su uso ayudó a organizar las protestas callejeras, enfrentar la represión y construir redes de apoyo para realizar asambleas. Más recientemente vimos a una nueva generación en México salir a las calles y organizarse contra la destrucción dejada por los sismos de las primeras semanas de septiembre.

Leer: Los “millennials” usan nuevas apps para ayudar en sismo 19-S

La Izquierda Diario es una red digital de periódicos en 5 idiomas que quiere subvertir el uso del internet y de las redes sociales para criticar los medios de comunicación de los poderosos.

Implica poner el uso de la tecnología al servicio de los trabajadores, las mujeres, la diversidad sexogenérica, las víctimas de la guerra contra el narco, del movimiento de desaparecidos, los pueblos indígenas, la juventud y denunciar desde un punto de vista anticapitalista y socialista las penurias que nos impone el capitalismo contemporáneo.

Te puede interesar:






Temas relacionados

Nso Pegasus   /   Mark Zuckerberg   /   La Izquierda Diario México   /   Redes sociales   /   Facebook   /   Capitalismo   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO