Quienes somos

La Red Internacional La Izquierda Diario es el primer grupo internacional de diarios digitales de izquierda a nivel mundial, en español, inglés, portugués, francés y alemán.

Quienes Somos

Desde su lanzamiento en 2014 ya cuenta con 20 millones de visitas y un promedio de 400 mil semanales. La Red está conformada por La Izquierda Diario Argentina, que se ha convertido en una referencia indiscutida entre los medios de ese país. Esquerda Diário en Brasil y Revolution Permanente en Francia, que son en ambos casos los principales portales de la izquierda en sus respectivos países. LID México, IzquierdaDiario.es, LID Chile, KlassegegenKlasse de Alemania, y Left Voice para EE.UU.y Gran Bretaña. A ellos se suman a partir de mayo de este 2016, LID Bolivia, LID Uruguay, y LID Venezuela, sellando la expansión de la Red en Latinoamérica.

Sabemos que la Red Internacional representa una novedad histórica para la izquierda. Los grandes revolucionarios internacionalistas del siglo XX, no tenían los medios técnicos disponibles para pensar y realizar un empresa como la que podemos proponernos en la actualidad: un diario internacional que todos los días esté a disposición de los millones de lectores en cinco idiomas simultáneamente, combinando esfuerzos de organizaciones de diferentes países, con contenidos de la más amplia variedad de temas que pueden nutrir las diferentes ediciones internacionales de cada diario nacional.

La Red de diarios digitales es para nosotros un “organizador colectivo” internacional. Parte de la batalla cotidiana por poner en pie una izquierda revolucionaria arraigada en la clase obrera y la juventud de diversos países. Que busca cumplir un papel de vanguardia, expandiendo las posibilidades de organizaciones y la unidad internacionalista necesaria para luchar seriamente contra el capitalismo imperialista y construir una nueva sociedad sin explotadores ni explotados, sin opresores y sin oprimidos.

La independencia política de los trabajadores

Al contrario de los nuevos reformismos como Syriza o Podemos, y de las corrientes nacionalistas burguesas de América Latina, como el chavismo, para nosotros la liberación de los trabajadores solo puede ser obra de los trabajadores mismos (Marx).

Quienes impulsamos la Red Internacional LID, luchamos por la plena independencia política de los trabajadores frente a los gobiernos capitalistas, el Estado y los partidos de la burguesía.

En Argentina somos parte del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), un frente político de independencia de clase conformado por el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS), el Partido Obrero e Izquierda Socialista. Encabezado por las candidaturas a presidente de Nicolás del Caño y Myriam Bregman como Vice, ambos del PTS, fuimos la cuarta fuerza en las pasadas elecciones presidenciales con más de 800 mil votos (3,23 %) y más de 1 millón en la categoría de diputados. Actualmente el Frente de Izquierda cuenta con una banca de 4 diputados nacionales y unos 20 diputados provinciales en diferentes puntos del país.

El FIT tiene el mérito enorme de haber constituido una referencia electoral por la independencia de clase y por un gobierno de los trabajadores, algo que no podemos verificar en otros países, donde en la izquierda lo que predominan son coaliciones o partidos con programas reformistas de gestión del capitalismo, como Syriza en Grecia, Podemos en el Estado Español, Die Linke en Alemania o el Bloque de Izquierda en Portugal. Y en América del Sur partidos de gobierno que propugnan la subordinación de los trabajadores y campesinos a las burguesías nacionales, como el PSUV venezolano o el MAS boliviano. O fuerzas políticas opositoras que critican los elementos de continuidad con lo que fue el neoliberalismo en estos gobiernos, pero planteando un “antineoliberalismo” que no pelea por un programa y una estrategia de independencia política de los trabajadores en relación a la burguesía, como el PSOL en Brasil o la bancada estudiantil en Chile.

Sostenemos que el desarrollo del Frente de Izquierda pasa profundizar la intervención en la lucha de clases y por abrir más y más sus filas a la vanguardia obrera, juvenil y del movimiento de mujeres, defendiendo a rajatabla su programa de independencia de clase, y desde esta perspectiva debatir con toda organización de izquierda que la comparta.

Desde esta misma perspectiva, quienes impulsamos la Red Internacional LID damos la batalla por la independencia política de los trabajadores en todos los países donde intervenimos.

Por ejemplo, en Francia, donde conformamos la Corriente Comunista Revolucionaria (CCR) junto a compañeros independientes al interior del Nouveau Parti Anticapitaliste fuimos parte de la mayoría que impuso que este partido tenga una candidatura presidencial propia planteando la necesidad de un programa anticapitalista, internacionalista y revolucionario frente a quienes querían dejar la puerta abierta a la alianza con sectores reformistas (Jean-Luc Mélenchon).

En el Estado Español, lo hacemos junto a otras organizaciones de la izquierda mediante la iniciativa No Hay Tiempo Que Perder para poner en pie una alternativa anticapitalista junto a los sectores de trabajadores y jóvenes que empiezan a hacer una experiencia con el neo reformismo de Podemos.

También en México, con la candidatura de Sergio Moissen para la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México, la única opción anticapitalista y alternativa de izquierda a la centroizquierda del Morena. También impulsamos iniciativas como la conformación del Partido de Trabajadores en Bolivia junto a los mineros de Huanuni (2013), que motivó el boicot y la persecución por parte del gobierno de Evo Morales. Entre otros ejemplos.

Por un partido de combate de la clase obrera

Quienes impulsamos la Red internacional La Izquierda Diario, buscamos construir una corriente orgánica en la clase obrera y en los sindicatos. A diferencia de gran parte de la izquierda, que abandonó el trabajo en el movimiento obrero producto del escepticismo de décadas de reacción neoliberal, buscamos construir una fuerza viva de los trabajadores.

Desde esta perspectiva luchamos por recuperar los sindicatos de manos de la burocracia sindical y construir fracciones clasistas y revolucionarias. En la Argentina, hemos sido protagonistas en las luchas obreras más relevantes de todo el período kirchnerista, como la ex Jabón Federal, Maffissa, Kraft, tercerizados ferroviarios, LEAR y la ex Donnelley, por nombrar las más importantes. Así como en luchas emblemáticas como la de la fábrica ex Zanon (FaSinPat, Fábrica Sin Patrones) bajo control obrero, referencia a nivel internacional de la auto-organización y unidad con diversos sectores de la clase obrera y los desocupados, así como con el movimiento estudiantil y los movimientos sociales.

En Brasil, como parte de la directiva del Sindicato de Trabajadores de la Universidad de San Pablo (SINTUSP), uno de los sindicatos más combativos del país, hemos protagonizado duras luchas, como la huelga de 100 días del 2014, que uniendo trabajadores estables y precarizados, fue capaz de doblar la mano a las autoridades, con los métodos de la huelga, la movilización, las asambleas y la unidad con el movimiento estudiantil. O también en importantes batallas como la de los trabajadores del metro de San Pablo durante el Mundial de fútbol de 2014.

Con estos ejemplos queremos ilustrar que lejos de limitarnos a la “gestión” sindical, participamos en sus luchas cotidianas buscando convertirlas en grandes combates, en “escuelas de guerra”, para que los trabajadores se transformen en sujetos protagónicos. Para enfrentar los límites que imponen los gobiernos y las burocracias sindicales que mantienen la división entre los trabajadores, entre estables y precarizados, sindicalizados y no sindicalizados, nativos y extranjeros, luchando por un programa de unidad de las filas obreras que junto con la juventud, las mujeres y los oprimidos cuestione el poder de los capitalistas y su Estado.

Con la fuerza de la juventud

Bajo las condiciones de la crisis capitalista tiene lugar el despertar de una nueva generación. La de los jóvenes estudiantes chilenos, la de la juventud de Brasil que tomó las calles en el 2013, la de #yosoy132 en México, la de los jóvenes franceses que se unen a los trabajadores en la huelga general.

La Red Internacional LID busca ser la voz de esa juventud precaria, “mileurista”, que no le debe nada al capitalismo.

En este sentido, en Brasil, al calor de la lucha contra el Golpe institucional de la derecha y los ajustes, y de forma independiente al PT, venimos de fundar “La Chispa”, agrupación juvenil anti-capitalista y revolucionaria, presente en las principales universidades del país, buscando organizar los combates de la juventud ligada a los trabajadores desde una perspectiva independiente, contra los despidos en las fábricas y por los derechos de los negros, las mujeres y LGTB.

También en Francia, donde la juventud junto a los trabajadores está protagonizando una dura lucha contra la reforma laboral. En las universidades y escuelas, como parte de la Juventud del NPA, impulsamos la coordinación y auto-organización obrero-estudiantil, como en las asambleas masivas de convergencia de las luchas "Tous ensemble" (“todos juntos”), con centenares de jóvenes, trabajadores e intelectuales en Tolbiac de la Universidad Paris 1, Paris VIII, Ciensces Po, Montpellier.

O en Chile, donde el movimiento estudiantil que viene protagonizando importantes luchas por la educación gratuita desde las masivas movilizaciones del 2011 en adelante, nuestras fuerzas, desde las principales universidades, luchamos por la educación gratuita universal y por la auto-organización combativa del movimiento universitario y secundario, en una perspectiva de alianza con los trabajadores.

En cada lugar donde intervenimos, quienes hacemos esta Red de diarios, buscamos expresar y organizar la fuerza de esta juventud que junto a los trabajadores puede hacer temblar los cimientos de la opresión y la explotación capitalista.

Internacionalismo militante

Para nosotros, el internacionalismo es una bandera para el combate. En Sudamérica, en un contexto de giro a derecha, el golpe institucional en Brasil fortalece a Macri en Argentina y a la derecha de conjunto en Bolivia, Venezuela y toda América Latina. Fortalece también el intento imperialista estadounidense de recomponer su influencia en la región, y su política de “deshielo” en Cuba para avanzar en la restauración capitalista en la isla caribeña.

De aquí que quienes impulsamos la Red Internacional LID, ponemos todos nuestros medios contra este avance de la derecha. En Argentina, la influencia adquirida por el PTS, como parte del FIT, a través de la figura de Nicolás del Caño y Myriam Bregman, esta puesta al servicio de combatir no solo en la arena nacional contra el ajuste macrista, sino contra el “golpe blando” que se está consumando en Brasil, tanto en el parlamento como en las calles.

Al mismo tiempo, el Movimiento Revolucionario de los Trabajadores (MRT) de Brasil, nuestra voz en el gigante del sur, está en la primera línea de lucha contra el golpe, haciéndola concreta en los lugares donde es fuerte y tiene influencia tanto en el movimiento obrero como en la juventud, y proyectándola nacionalmente en las páginas de Esquerda Diário. Es la única corriente política que lucha por frenar el golpe con los métodos de la lucha de clases y en forma independiente de las direcciones del PT, exigiendo asambleas de base, paros y un plan de lucha capaz de poner la clase obrera en el centro de la escena política con la huelga general que combine la lucha contra la ofensiva de la derecha y la resistencia a los intentos capitalistas de descargar la crisis sobre las espaldas de las masas. A contra mano de la política de la izquierda brasileña que se subordina al PT, como es el caso del ala mayoritaria del PSOL y sus parlamentarios; o de aquella como el PSTU que se niega a luchar contra el golpe reaccionario y defiende un “que se vayan todos, elecciones generales”, que al no haber una movilización de masas capaz de derribar el gobierno del PT por izquierda termina haciendo el juego al golpismo destituyente de la derecha que es quien hoy concretamente tiene fuerza para voltearlo.

En Europa, quienes impulsamos esta Red Internacional enfrentamos la “guerra contra el terrorismo” impulsada por las principales potencias capitalistas y que combate a un enemigo que gestó el propio imperialismo como el ultra reaccionario Estado Islámico. En Francia concretamente, enfrentando el guerrerismo imperialista y el estado de excepción del gobierno socialdemócrata de Hollande, y en el Estado Español y Alemania siendo parte de las movilizaciones que denuncian “su guerra, nuestros muertos” bregando porque la juventud y los trabajadores se solidaricen activamente con las masas sirias, de medio oriente y exigiendo la apertura de las fronteras a los cientos de miles de refugiados que lucha por sobrevivir frente a la barbarie capitalista.

Desde nuestras páginas, exigimos el retiro de las tropas y las bases imperialistas en todo el mundo y levantamos el derecho de los pueblos oprimidos por su autodeterminación, abrazando la causa del pueblo palestino y el kurdo.

Lucha contra la opresión

Quienes conformamos esta Red, impulsamos Pan y Rosas que es la organización de mujeres más importante de América Latina y está haciendo pie en el Estado Español y Alemania.

La ofensiva neoliberal borró la perspectiva anticapitalista de las luchas de los oprimidos, evitando que se desarrollara la lucha independiente de las mujeres, la comunidad LGTB y las llamadas minorías étnicas que cuestione al sistema en su conjunto. Por ello, desde Pan y Rosas en Argentina acompañamos el despertar de miles y miles de mujeres en el #NiUnaMenos con una política independiente del kirchnerismo. En México las compañeras de Pan y Rosas empalmaron este 24 de abril con miles de mujeres que por primera vez dijeron ¡Basta! en el país cuna del femicidio, denunciando la complicidad de las instituciones del Estado en la violencia hacia las mujeres.

También durante el neoliberalismo fueron integrados a la esclavitud asalariada millones de seres humanos bajo el régimen del trabajo precario que devino en una desigualdad inédita en la historia del capitalismo. Se fortalecieron las millonarias industrias de trata, explotación sexual y la violencia contra las mujeres proliferó golpeando en particular a las trabajadoras. La comunidad LGTB conquistó en algunos casos el matrimonio igualitario pero sigue padeciendo la discriminación laboral, los ominosos crímenes de odio y la homofobia. Los negros siguen siendo perseguidos como denunció contundentemente el movimiento “Black Lives Matter” contra el abuso policial en Estados Unidos. Lo mismo ocurre con los musulmanes que en todo el mundo padecen la islamofobia – hoy recrudecida por la crisis de los refugiados en Europa- o los trabajadores mexicanos que son las principales víctimas del xenófobo discurso de Donald Trump.

Quienes impulsamos la Red Internacional LID luchamos codo a codo contra el machismo, la discriminación, la homo/lesbo/transfobia y batallamos por extirpar estas ideologías del seno de la clase obrera. En todos los países donde estamos peleamos porque las luchas de los oprimidos no sean desviadas o cooptadas por los regímenes políticos burgueses y para encaminar su lucha contra el sistema de explotación y opresión de conjunto.

Teoría y práctica

Si por un lado, el marxismo revolucionario solo se puede desarrollar en estrecha vinculación con los combates del movimiento obrero y de masas, por otro lado, no se puede llevar estos combates a la victoria sin una sólida teoría revolucionaria que dé cuenta de la realidad actual.

Más aún luego de la ruptura de la tradición revolucionaria que marcó el siglo XX, donde la palabra comunismo ha sido bastardeada en manos del estalinismo, pretendiendo identificarla con dictaduras burocráticas parasitarias de los Estados obreros y direcciones traidoras que terminaron pasándose con armas y bagajes a la restauración capitalista. Hoy más que nunca es fundamental el objetivo de recrear el marxismo revolucionario.

De aquí que como corriente internacional, nos hemos reapropiado de la teoría-programa de la revolución permanente formulada por León Trotsky, siendo fundamental para orientarnos en los procesos actuales. No solo en procesos como los que configuraron la “Primavera Árabe” en 2011 (Egipto, Túnez, etc.), sino también, actualmente, frente al golpe institucional en Brasil, para intervenir desde una posición independiente.

Buscamos enriquecer nuestra teoría a partir de estudios críticos sobre la obra de Antonio Gramsci, uno de los marxistas que, junto con Trotsky, pensaron con mayor profundidad la problemática de las democracias capitalistas “occidentales”. Cuestión fundamental si tenemos en cuenta que en las últimas décadas se han extendido geográficamente como nunca antes en la historia.

Así también hemos desarrollado una apropiación crítica de los principales teóricos clásicos de la estrategia militar, y en especial de la obra de Carl von Clausewitz, para pensar en profundidad algunos de los principales problemas de estrategia, clásicos y actuales, partiendo de que la crisis mundial y los nuevos fenómenos políticos y de la lucha de clases que trajo aparejados, ha replanteado el retorno a la reflexión estratégica.

Estas son algunas de las elaboraciones que ponemos a disposición de nuestros lectores, contenidas en los 29 números de la revista Estrategia Internacional (en castellano, inglés, portugués, francés, y alemán), así como también en cada diario en las diferentes publicaciones teóricas por país, como Ideas de Izquierda en Argentina, Contracorriente en el Estado Español, Armas de la Crítica en México, Klasse gegen Klasse en Alemania, entre otras.

La Red de diarios y la lucha por un partido revolucionario internacional

Como decíamos al principio, quienes hacemos esta red de diarios la concebimos como un “organizador colectivo” internacional. El internacionalismo para nosotros no es un concepto abstracto, sino una necesidad estratégica. De ahí que así como cada uno de los diarios que componen la Red está al servicio de la construcción de un partido revolucionario, de la fusión con los sectores avanzados de la clase trabajadora y la juventud, la Red Internacional está al servicio de poner en pie un partido mundial de la revolución socialista, que para nosotros es la Cuarta Internacional.

Con este objetivo común la Red Internacional La Izquierda Diario es impulsada por:

el Partido de los Trabajadores Socialistas de Argentina, el Movimento Revolucionário de Trabalhadores de Brasil, el Partido de Trabajadores Revolucionario de Chile, el Movimiento de Trabajadores Socialistas de México, la Liga Obrera Revolucionariade Bolivia, el Grupo Clase contra Clase en el Estado Español, compañeros de la Courant Communiste Révolutionnaire de Francia que forman parte del NPA (Nouveau Parti Anticapitaliste), la Revolutionären Internationalistischen Organisation (RIO) de Alemania, compañeros de la LTS de Venezuela, y de Uruguay. Juntos conformamos la Fracción Trotskysta –Cuarta Internacional.

Te invitamos a leer y difundir la Red Internacional La Izquierda Diario.

Contacto al: internacional@laizquierdadiario.com