Sociedad

PANDEMIA, BARRIOS VULNERABLES Y GERIÁTRICOS

Récord de Covid-19 en CABA: 410 infectados en villas y 132 en geriátricos

Hasta ayer se confirmaron 188 casos por día en el país, de los cuales 104 eran de la Ciudad. Hoy se siguen sumando infectados en villas y geriátricos, dos focos críticos. Mientras, el gobierno de Larreta pretende flexibilizar la cuarentena, sin dar soluciones a los barrios vulnerables y ni a los adultos mayores.

Julieta Azcárate

Docente delegada Ute-Ctera. Redacción La Izquierda Diario

Viernes 8 de mayo de 2020 | 16:33

Los barrios vulnerables y las residencias geriátricas pasaron a ser focos alarmantes de contagio de Covid-19 en la Ciudad.

En estos últimos días, el número de casos dieron un salto exponencial, y cada día va en aumento. Eso hace que la Ciudad de Buenos Aires sea la de mayor cantidad de contagiados de todo el país.

En el caso de las villas y asentamientos, las condiciones deplorables en que viven sus habitantes, de extrema precariedad y hacinamiento, permiten una rápida expansión del Covid-19. En el caso de la Villa 31, directamente hace días que no tienen agua, mientras se pasan la pelota y responsabilidades entre el gobierno porteño y la directora de AySA, Malena Galmarini, del Frente de Todos. Una situación crítica, con los vecinos en el medio.

Hoy viernes el Ministro de Salud, Fernan Quirós, informó de nuevos casos en barrios vulnerables, que suman un total de 410 infectados, desde que se conoció el primer caso, a mediados de abril.

Dentro de esos casos confirmados, la cantidad de fallecidos llegaron a 6 mientras que otras 6 personas fueron dadas de alta. La mayor parte de los casos se encuentra en el barrio Padre Mugica - villa 31 - y el barrio Padre Riccardelli - villa 1-11-14.

En cuanto a los geriátricos, ayer llegaban a 13 las residencias para mayores afectadas en la Ciudad, con 132 casos de infectados y de los cuales 29 de ellos fallecieron. Esto fue a partir de la confirmación de casos del geriátrico Carpe Diem, ubicado en el barrio de Recoleta, que fue evacuado en el día de ayer, ya que luego de detectarse un caso positivo se realizaron testeos masivos a todos los integrantes del establecimiento, y dieron positivo 25 de 40.

Estos datos alarmantes y críticos hacen que la Ciudad sea el foco de contagio más grande del país, junto con la provincia de Buenos Aires, por las condiciones de vida que imperan en las áreas metropolitanas, de precariedad y hacinamento. Hasta el martes, la Ciudad alcanzaba casi la misma cantidad de casos de contagio (104) que el total del país (163), mientras la Provincia presentaba 63. A su vez, la Ciudad ayer alcanzaba los 1506 casos en total y la Provincia 1874, lo que significa que entre ambas áreas geográficas concentran el 65% de los infectados de todo el país.

Ante el incremento exponencial de casos en el Barrio de la villa 31, esta semana el gobierno comenzó a implementar un operativo sanitario denominado DETeCTAr (Dispositivo Estratégico de Testeo para Coronavirus en Terreno de Argentina), a través del cual se confirmaron el miércoles 21 casos positivos, que se suman a 9 del día anterior. Visitando “casa por casa”, identificaron sólo a 39 personas con “cuadro clínico sospechoso”, según el ministro Quirós, mientras que los casos continúan aumentando y queda en evidencia que el sistema es muy limitado para la detección.

¿Por qué no aplican el testeo masivo en los barrios vulnerables, en lugar de hacerlo a cuentagotas? Es la única manera de identificar a los asintomáticos y poder aislarlos, antes de que el virus se continúe expandiendo.

Ayer en la Legislatura porteña se aprobó la Ley de Emergencia, que le otorga “superpoderes” al “virrey” Larreta, para designar y manejar a discreción los presupuestos de las distintas áreas, dar de baja programas (o sea despedir trabajadores), a la vez que recortar el presupuesto para viviendas populares en un 35%. Se recorta y ajusta en un área esencial para los barrios vulnerables, pero no se sabe a ciencia cierta a dónde va a destinarse ese dinero, más allá que digan “para enfrentar la pandemia”.

Te puede interesar: Ley de emergencia económica: Larreta fue proclamado virrey y tendremos que enfrentarlo

En la Ciudad más rica del país hay viviendas que no se utilizan y hoteles que deberían ponerse al servicio de las personas que viven hacinadas en villas o asentamientos, condiciones que promueven una más rápida propagación del Covid-19. ¿Por qué la gente tiene que seguir viviendo hacinada mientras hay ricos que tienen varias propiedades que no usan, al igual que los hoteles? ¿Cómo es posible que hace días que en la Villa 31 no hay agua, lo que hace imposible mantener condiciones de higiene para evitar la propagación del coronavirus, mientras desde el gobierno, tanto de la Ciudad como el nacional, no se da solución, y mientras empresas como Edesur y Edenor siguen amasando fortunas desde hace años?

Bajo presión de empresarios y los sectores que quieren “abrir la economía” para no perder sus ganancias, el gobierno porteño pretende flexibilizar la cuarentena. Sin embargo, ¿cómo piensan dar respuesta y solución a estos focos de riesgo, como los barrios vulnerables y adultos mayores?







Temas relacionados

Coronavirus   /    adultos mayores   /    Villas de la ciudad de Buenos Aires   /    Horacio Rodriguez Larreta   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Sociedad   /    Urbanismo

Comentarios

DEJAR COMENTARIO