Sociedad

TUCUMÁN

Rechazan la versión oficial sobre la muerte del cura Juan Viroche

El arzobispo Zecca fue abucheado en el velorio del párroco y una movilización se manifestó contra la Justicia y al Gobierno.

Maximiliano Olivera

@maxiolivera77

Viernes 7 de octubre | Edición del día

Fotografía: Telám

Un grupo de militares encabeza la procesión cargando sobre sus hombros una imagen de la Virgen. Subiendo las escalinatas de la Casa de Gobierno, comienzan los canticos con el rezo del padre nuestro. Minutos antes de las 19, centenares de personas habían partido desde la iglesia La Merced y para recorrer la cuadra de distancia con la plaza Independencia. La convocatoria se realizó por las redes sociales para cuestionar la versión oficial sobre el suicidio del cura Juan Viroche y afirmar que se trató de un asesinato a raíz de las denuncias que el párroco realizó sobre el narcotráfico. Viroche fue encontrado el miércoles a primera hora ahorcado en la parroquia de La Florida.

La columna dio varias vueltas alrededor de la plaza, realizando una primera parada frente a la Casa de Gobierno. Luego el grueso de la manifestación se trasladó a la iglesia San Francisco para rezar por el párroco. Quedaron en la vereda de Casa de Gobierno, junto a un centenar de personas, referentes de la Corriente Clasista y Combativa, el Partido Obrero y Libres del Sur.

El arzobispo abucheado

Por la mañana, los restos de Viroche fueron velados en la iglesia de la localidad de Posse con una misa oficiada por el arzobispo Alfredo Zecca. El sepelio, en el cementerio de Cevil Pozo, tuvo una concurrencia multitudinaria, donde no faltó el descrédito por la hipótesis del suicidio que investiga la Justicia.

Zecca –acompañado por el cardenal Luis Villalba y el obispo José María Rossi– fue abucheado por algunas personas, quienes lo señalaron por haber abandonado a Viroche. Versiones de su entorno señalan que el cura pidió al arzobispo un traslado porque se sentía amenazado.

“Es falsa la denuncia de que lo abandoné”, sostuvo Zecca ante la prensa. Visiblemente ofuscado, el arzobispo dijo que Viroche le pidió quedarse unos días más, cuando él autorizó su traslado.

La Justicia se inclina por la hipótesis del suicidio

Aunque afirman que la investigación no está cerrada, desde la Justicia se inclinan por la hipótesis del suicidio, partiendo de la autopsia que dictaminó una muerte por asfixia sin signos de golpes.

El fiscal Diego López Ávila recibió un informe planimétrico y un examen del médico legal que reforzarían esta hipótesis. Desde la fiscalía señalaron que las imágenes difundidas en las redes sociales y medios fueron tomadas después de las pericias. Si bien es cierto que la mancha de sangre que se observa es real, se trata del fluido que expulsó el cuerpo del padre cuando fue descolgado, señalan.

No obstante, López Ávila pidió al entorno del religioso que se acerca a la Justicia para documentar las amenazas que recibió

Durante el miércoles a la tarde la Justicia recibió el testimonio de una joven de Delfín Gallo que declaró haber tenido una relación con el párroco. La testigo lo involucró con otra mujer, cuyos familiares habían amenazado a Viroche por un supuesto embarazo. Familiares de la joven testigo niegan las versiones.




Temas relacionados

Juan Viroche   /    Alfredo Zecca   /    Tucumán   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO