Política Venezuela

BASTA DE AMENAZAS Y DE INTERVENCIÓN IMPERIALISTA

Rechacemos la amenaza de Estados Unidos de embargo petrolero a Venezuela

La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, aseguró que el gobierno de Trump no descarta esa opción reafirmando su política intervencionista sobre el país.

Milton D'León

Caracas @MiltonDLeon

Viernes 22 de septiembre | Edición del día

La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, afirmó este jueves que todavía hay una serie de opciones sobre la mesa si Venezuela no avanza para restablecer sus procesos democráticos. "Hay mucho respaldo en América Latina para ver que Venezuela comience a respetar a su gente y regresar a la democracia que se supone que es", dijo Haley a periodistas.

"Si las cosas no mejoran, todas las opciones siempre están ahí", agregó, diciendo específicamente que se mantenía la posibilidad de un embargo petrolero. "No está fuera de la mesa, lo puedo decir", afirmó.

Tal como las amenazas de Trump de que no estaba descartada la opción militar, éstas podrían ser nuevas bravuconadas por parte de Estados Unidos, siendo que la embajadora en la ONU, Nikki Haley, es una de los ‘halcones’ en política exterior. Recordemos que el principal asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, el teniente general H.R. McMaster, frente a dichas declaraciones de “opción militar” del pasado 11 de agosto, había salido a matizarlas sosteniendo que "No se prevén acciones militares en el futuro cercano".

Los dichos de la embajadora ante la ONU sobre que "hay mucho apoyo en América Latina para que Venezuela empiece a respetar a su gente y vuelva la democracia", refieren a gobiernos de derecha como Argentina, Brasil y Paraguay que han formado una alianza con EE.UU. contra Venezuela.

Donald Trump había vuelto este lunes a la carga en su línea injerencista en Venezuela mientras se realiza la Asamblea General de la ONU. Bajo un discurso prepotente e hipócrita se refirió a que está urgiendo la "restauración plena" de la democracia y las libertades políticas en Venezuela, al inicio de una reunión con varios presidentes latinoamericanos “para tratar la crisis” en el país, advirtiendo que Estados Unidos puede tomar más medidas para ejercer presión.

Tras subrayar que los países presentes en la reunión son "algunos de los mayores aliados" de EE.UU. en el continente, Trump advirtió que está preparado para dar pasos adicionales si el gobierno de Maduro continúa en el camino hacia “un régimen autócrata”. Aunque en ese momento Trump no especificó a qué pasos adicionales se refería.

Te puede interesar: Trump continúa con su injerencia imperialista en Venezuela de la mano de la derecha continental

Uno de los últimos casos emblemáticos de este tipo de sanciones económicas fue a Irán en julio de 2012, cuando Estados Unidos, la ONU y la Unión Europea decidieron no comprarle petróleo al gobierno de Teherán. La decisión causó que Irán pasara de exportar poco más de 2.500.000 de barriles de petróleo al día en 2011 a menos de 1.500.000 en 2013. Aunque obviamente estamos hablando de situaciones completamente distintas, muy difícil que se avance en un curso semejante con tal consenso, sobre todo cuando hay todo un proceso de negociaciones en curso entre el chavismo y la oposición aglutinada en la MUD.

Aunque obviamente la Unión Europea ha amenazado con tomar medidas contra Venezuela. El pasado 29 de agosto, los gobiernos europeos imperialistas ya habían discutido sobre la “necesidad” de "tomar medidas" contra el gobierno de Maduro siguiendo los pasos de Estados Unidos. El presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, había declarado en ese entonces que “hay que tomar medidas contra el régimen antidemocrático de Maduro en Venezuela", enfatizando que “necesitamos seguir adelante con nuestros valores y defenderlos con acciones concretas”. Valores que como cualquiera sabe están cargados de cinismo e hipocresía.

Tanto la embajadora gringa en la ONU como Trump lejos están de interesarse por los padecimientos del pueblo de Venezuela y menos que menos por cuestiones de “democracia” o de libertades democráticas. Hemos visto cómo recientemente Trump ha tenido todo un discurso belicoso durante la Asamblea General de la ONU, llegando incluso a amenazar de muerte a Corea del Norte. Absoluta demagogia e hipocresía. Hay que repudiar estas medidas agresivas del imperialismo que día a día crecen y rechazar categóricamente la escalada injerencista e intervencionista. Hemos sostenido que este rechazo a la injerencia y la agresión imperialista estadounidense no implica avalar en modo alguno al gobierno de Maduro.

Te puede interesar: Rechazamos las nuevas sanciones imperialistas de Trump

Actualmente en el país se sufre problemas de abastecimiento de combustible. Las líneas para poner combustible y las estaciones de servicio cerradas se multiplicaban este jueves, especialmente en el interior del país, debido a problemas operativos en las refinerías de PDVSA y retrasos en pagos de cargamentos de combustibles importados. Los problemas de distribución de gasolina han sido intermitentes durante gran parte del año y PDVSA los ha podido solventar en pocos días, aunque en la última semana se han intensificado.

El circuito de refinación del país está operando a menos de la mitad de su capacidad, debido a interrupciones constantes y a un suministro insuficiente de crudo como resultado del descenso de la producción y fallas en las importaciones. De acuerdo a las informaciones de la agencia Reuters, catorce tanqueros están esperando en los puertos de Venezuela y el Caribe para descargar un total combinado de 4,2 millones de barriles de combustible y componentes para mezcla encargados por PDVSA, pero las entregas aún no se han hecho por falta de pago.

Además de la crisis en que se encuentran las refinerías en el país desde 2013, por lo que el gobierno se ha visto obligado a importar cada vez más gasolina, en un país que cuenta con las mayores reservas de crudo del mundo, se reporta que las sanciones financieras impuestas por Estados Unidos el mes pasado a PDVSA y al país también están dificultando que la petrolera estatal obtenga las cartas de crédito necesarias para algunas importaciones, e incluso para que sus clientes puedan realizar compras de crudo venezolano. De concretarse un embargo petrolero quienes pagarán las consecuencias será el pueblo, pues si ya lo vemos con la situación actual con el abastecimiento de gasolina, peor será la situación de llevarse a cabo tal amenaza.

Frente a todas estas agresiones del imperialismo, el gobierno de Maduro lejos está de tomar medidas que ataquen los intereses del imperialismo y ha fracasado completamente en mantener una verdadera política en materia de “soberanía petrolera” de la que tanto alardeó el chavismo. Lo que hemos visto es todo lo contrario. Mientras mantiene un hueco discurso “antiimperialista”,busca apoyo de empresas multinacionales como Chevron frente a sanciones de Trump por ejemplo, y vemos cómo el gobierno recurre a una mayor apertura a las trasnacionales, para la succión cada vez mayor de nuestras riquezas, como lo hace en el sector minero y ahora avanza en el área petrolera además de pagar religiosamente una deuda externa a los acreedores internacionales a costa de los padecimientos del pueblo.








Temas relacionados

Crisis Venezuela   /    Política Venezuela   /    Venezuela   /    ONU   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO