Cultura

GESTIÓN OBRERA

Raúl Godoy presentó Zanon, fábrica militante sin patrones en Neuquén

Con el Aula Magna de la Universidad Nacional del Comahue colmada, Raúl Godoy presentó su libro sobre la experiencia de Zanon junto a artistas, obreros e intelectuales de la zona.

Viernes 2 de noviembre de 2018 | 21:06

La lucha de Zanon supo construir lazos de unidad con la comunidad, con la juventud, la universidad, las comunidades mapuches, los organismos de derechos humanos y el movimiento de artistas. Todos estos sectores estuvieron presentes y aportaron su voz, su relato mostrando la construcción colectiva de esta gesta obrera que escribió un capítulo en la historia de la clase obrera.

En el aula Magna y el hall central de la Universidad Nacional del Comahue se exhibieron los cuadros de la artista plástica Marta Such parte de su obra "De guerreros y maestros", un homenaje artístico a los obreros ceramistas.

Mientras se iba llenando el Aula Magna de la Universidad del Comahue, Cesar Cabeza un cantautor de la ciudad de Centenario toco unos temas cuyas letras y melodías solían escucharse en las peñas, acampes, fiestas ceramistas desde fines de los años 90.

También hubo lugar para la poesía en las voces Horacio Bascuñán, reconocido comunicador social de la zona y Raúl Toscani integrante de los Teatristas Neuquinos Asociados (TeNeAs) y uno de los impulsores del movimiento de artistas por Zanon junto a la Conrado Cultural, la Asociación Neuquina de Artistas Plásticos, la Asociación de Músicos Independientes y el Centro de Estudiantes de Bellas Artes entre otras asociaciones de artistas y realizadores audiovisuales de la zona.

"Como antiguamente los hombres se reunían alrededor de una fogata, nosotros lo hacemos a través del fuego de las canciones, de la poesía, del abrazo entre compañeros. Yo estuve aquí cuando Zanon recién comenzaba. Estuve leyendo algunas poesías en un acoplado que se instaló en la entrada. Ese era el lugar y el momento. No hay en ello ninguna actitud heroica sino que el deber de estar donde tenemos que estar siempre los trabajadores”, afirmó Horacio Bascuñan y fue recibido con un caluroso aplauso por todos y todas las que ahí sabían la consistencia en actos de sus palabras.

Escribió especialmente para la presentación del primer libro de Zanon escrito por uno de sus protagonistas:

"Zanon fábrica militante, la historia no volverá hacia el pasado.
Este día nos pertenece. Pertenecemos a esta historia.
A cada hora de ayer que no olvidamos.
Al abrazo de los compañeros que tuvimos, que nos guían.
En su firmeza no hay ahora menos fuego ni menos arrogancia.
Saben que de tu regazo compañera no se ha retirado jamás la ternura y ahí seguirá hasta cuando ya no estemos.
Porque resistimos, resistimos la horda en las mismas puertas de la fábrica, ahí estaremos exigiendo el pan que nos ganamos.
A pesar de la injusticia, no hemos perdido nada.
Llevamos nuestra bandera en alto y si la victoria no sabe esperarnos, nosotros, nosotros la esperaremos.
No nos encontrará de manos cruzadas. Los años que llevamos nos duelen a veces, pero ahora tenemos manos más firmes, de cerámica, que no se incendian con cualquier fuego.
Si marchas con nosotros, nos veremos en cada puño alzado".

A su turno Raúl Toscani recitó el poema de Vinicius de Moraes “Obrero en Construcción”.

“….Y el obrero oyó la voz de tantos hermanos suyos.
De sus hermanos que han muerto, por otros que vivirán.
Una esperanza sincera, le creció en el corazón.
Dentro de la tarde mansa, se agitó la razón de un hombre pobre, olvidado,
Razón que lo transformara de obrero de construcción, en obrero construido”

Estuvieron presentes organismos de DDHH de la región como el CePRoDH (Centro de Profesionales por los Derechos Humanos), Zainuco y la APDH quienes leyeron un saludo: “La Asamblea por los Derechos Humanos, acompaña y saluda fraternalmente la presentación del libro del compañero Raúl Godoy. El texto es un aporte significativo a la verdadera historia de las luchas obreras en la provincia y sin duda permitirá a las futuras generaciones contar con un material valioso para su formación”.

El auditorio expresaba en forma concentrada la unidad entre ceramistas, familia y organizaciones solidarias. La primera fila del auditorio del aula magna estaba ocupada por la madre y la tía de Raúl Godoy, ambas ex obreras de la fruta de Centenario, su hermana y primas “voy a tener cuidado con lo que digo porque está mi mamá y me va a retar”, bromeó Godoy al iniciar su exposición

Participó una importante delegación de obreros de la Cerámica Neuquén, Zanon y una destacada delegación de obreras de la Comisión de Mujeres.

Estuvieron presentes referentes de importantes luchas de ayer y de hoy como los obreros y la comisión de mujeres de MAM, las obreras textiles, trabajadores de la Planta Industrial de Agua Pesada (PIAP), trabajadores y trabajadoras de salud, Liliana Obregón y Susana de Luca del movimiento de jubilados e integrantes de la lista Bermellón de ATEN, docentes, intelectuales, estudiantes universitarios e integrantes de la Confederación Mapuche.

Introdujo la presentación del libro el autor del prólogo José “Negro” Montes, obrero del Astillero Río Santiago, dirigente y fundador del PTS. “La música y los poemas me hicieron recordar que muchas veces los burgueses, los capitalistas pretenden que nosotros no tengamos memoria, que cada lucha comience de cero, sin historia y haber escuchado los poemas por parte de los poetas que leyeron, me hace volver a la época en que los trabajadores escribían libros, poemas, en los primero años de formación de la clase obrera en argentina, donde los exiliados venían desde Europa perseguidos por sus ideas, y comienzan a formarse en Argentina, clubes obreros, bibliotecas barriales, lugares en los que obreros tenían acceso a la cultura, la posibilidad de hacer teatro, escribir”, sintetizó Montes el clima que se vivió en los momentos previos a la presentación del libro.

“Zanon es uno de los conflictos más importantes de los últimos veinte años que ha marcado una impronta y escrito una de las páginas más importantes de la historia de la clase obrera en argentina”, afirmó el “Negro” Montes.

Según el autor del prólogo el libro expresa “cómo se actuó desde una organización política”. Resaltó como una de los aportes más importantes de la experiencia de Zanon, es la modificación del estatuto del Sindicato Ceramistas “que sienta bases muy importantes para combatir la burocratización. Plantea mandatos por dos años, que pueden ser revocados por asamblea, tienen que cobrar lo mismo que la categoría en la que trabajaban, eso es importante porque es parte de nuestro acervo en el programa y estrategia revolucionaria. Es una muestra de que los que nos reivindicamos de izquierda, clasistas, anticapitalistas, que peleamos por recuperar los sindicatos y las organizaciones obreras pero que a la par peleamos por construir una herramienta que para nosotros es necesaria, un partido revolucionario de los trabajadores”.

Raúl Godoy comenzó a escribir el libro hace 5 años y contó con la colaboración de Grace López Eguía y Alejo Chialvo. “Zanon no fue para quedar bien y este libro tampoco. Zanon fue algo que hizo irrupción y despertó amores y odios y espero que el libro también, porque está hecho desde una mirada militante”, comenzó la presentación.

Contextualizó la gesta ceramista como parte de las jornadas revolucionarias del 2001. “Zanon es la expresión fabril de ese proceso profundo que vivió la Argentina” y fue la combinación de “un movimiento que surgía como parte de esa realidad y un programa que no cayó del cielo”.

Reivindicó la militancia revolucionaria de generaciones de obreros que dieron la vida y rindió homenaje a los obreros ceramistas desaparecidos de Losadur. “La historia no comienza cuando uno prende el televisor y saber que la clase obrera tiene una enorme tradición de la cual tenemos que aprender de los errores y de los aciertos y no tener la arrogancia de desconocerla y pensar que nosotros inventamos la historia. La clase obrera no tiene que empezar siempre de cero y ese es el rol de la militancia revolucionaria, establecer una continuidad, aprender de las experiencias anteriores, sacar conclusiones para pensar el presente. Ese es el aporte que hicimos en Zanon y es lo que queremos aportar con este libro”.

En su presentación recorrió los principales hitos de la lucha de Zanon que cuenta el libro como la recuperación de la Comisión Interna y el Sindicato, la resistencia y puesta a producir de la fábrica bajo control obrero, la democracia sindical, la democracia de las asambleas y la toma de decisiones, la unidad forjada con los sindicatos, la Coordinadora Regional del Alto Valle, la hermandad con la Confederación Mapuche, la universidad y la juventud. Destacó la relación con las Madres de Plaza de Mayo que permitió “romper un muro y recomponer un hilo de continuidad con la lucha de los 30 mil desaparecidos, levantando sus banderas”.

Con mucha emoción relató cada momento vivido durante estos más de 20 años de lucha ceramista, recordando y reviviendo momentos muy duros que marcaron a fuego una nueva tradición de la clase obrera neuquina ejemplo para luchas posteriores. “La historia de Zanon es una historia colectiva, todos y todas somos parte. Quién de los que hoy está acá no aporto su granito de arena. Nosotros lo tomamos así y por eso digo que este libro está escrito en la primera persona del plural, en un nosotros aunque tenga una mirada militante, una mirada trotskista”.

Al finalizar tomaron la palabra reivindicando el rol de Zanon en su propia historia de lucha Marina Catilao, referente de las obreras textiles y Franco Vergara de los madereros. También Jorge Nahuel de la Confederación Mapuche, Liliana Obregón del movimiento de jubilados de ATEN, entre otros.

La jornada culmino con la firma de libros y un brindis en el hall del Aula Magna.

Mirá la presentación completa:







Temas relacionados

Ediciones IPS-CEIP   /    Raúl Godoy   /    Libros   /    Zanon   /    Neuquén   /    Historia   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO