Mundo Obrero

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES

Ran-Bat: lecciones de un conflicto obrero en el conurbano del ajuste

En medio del torbellino que dejaron las PASO, el conflicto de la química Ran Bat en el Parque Industrial de Burzaco fue emblemático. Mostró disposición de lucha de sectores de la clase obrera que se niegan a aceptar el ajuste, tendencias a la coordinación y a la organización de mujeres trabajadoras. Hoy la fábrica está cerrada y en alquiler, el conflicto fabril se levantó, aunque varios trabajadores y sus familias siguen peleando. A modo de reconocimiento a sus protagonistas, acercamos un reflejo del conflicto y algunas lecciones para el futuro.

Domingo 6 de octubre | 13:41

En agosto los trabajadores de la fábrica Arcynur (Ran-Bat) se encontraron con el portón cerrado. Días antes la patronal vaciaba el stock de baterías.

Lejos de resignarse pusieron en pie un acampe frente a la planta, con un objetivo: recuperar todos los puestos de trabajo. Una treintena de jóvenes, en su mayoría enfermos de plomo en sangre, por las malas condiciones de trabajo y con sueldos que no pasaban de los 8 o 10 mil pesos por quincena se atrevieron a enfrentar el ajuste. Desde el primer día comenzó a difundirse desde su página de Facebook su situación, lo que rápidamente despertó la solidaridad de trabajadores y organizaciones sociales y políticas. Con importantes movilizaciones al Ministerio de Trabajo de Brown tuvieron un primer avance, el dictamen de conciliación obligatoria y el pago de la quincena adeudada. La empresa no acató y mantuvo la fábrica cerrada, pero tuvo que abonar los sueldos.

Con este logro inicial los trabajadores siguieron apostando a la organización con la ayuda desde el primer día de trabajadores de Coca Cola, de Shell y de otros sectores con quienes fueron conversando los pasos a seguir. A la vez, se puso en pie la Comisión de Mujeres que jugó un rol importante para difundir el conflicto y recaudar aportes para el fondo de lucha, impulsando recorridas en fábricas y lugares de estudio, como el Nacional de Adrogué, y organizando el festejo del día de la niñez, donde se manifestó la solidaridad de cientos de personas. Las mujeres de Ran-Bat contaron para esto con la colaboración de la Comisión de Mujeres de Coca-Cola, que aportaron toda su experiencia de organización y de lucha. En esos días. también tuvieron el acompañamiento de referentes del Frente de Izquierda como el diputado obrero neuquino Raúl Godoy, dirigente de la Fábrica Sin Patrones (ex Zanon) y miembro del PTS, quien se acercó al acampe, así como de los obreros de la ex Madigraf.

Raúl Godoy en el acampe
Raúl Godoy en el acampe

Otro importante punto de apoyo fueron las reuniones de coordinación, donde se abría la participación a otros trabajadores en lucha y organizaciones. Este espacio permitió coordinar con despedidos de Coca, SIAM, choferes de Expreso Lomas, Ansabo, aeronáuticos, estudiantes, entre otros. En estas reuniones comenzó a surgir la idea de hacer una acción contundente que ponga en primer plano los conflictos en curso.

El corte del Puente Pueyrredón: un antes y un después

Después de la oleada de voto castigo a Macri que dejaron las PASO, se inició una transición turbulenta. En pocos días el dólar llegó a 60 pesos y millones fueron arrojados a la pobreza. En ese marco, los trabajadores de Ran-Bat realizaron un corte en el Puente Pueyrredón que tuvo gran repercusión mediática y expuso frente a millones la problemática de los despidos y cierres de fábricas, como también las condiciones de explotación/precarización a las que eran sometidos por la patronal. Esta propuesta la hicimos desde el Movimiento de Agrupaciones Clasistas (MAC) y el PTS en una reunión de coordinación, ya que el PJ local quería que el conflicto no salga de la fábrica y del parque industrial. Este corte precipitó la intervención desde la gobernación. La unidad en las calles de trabajadores en lucha, junto a estudiantes era un ejemplo peligroso que Vidal no quería que se expanda. De este corte surge la idea de organizar la “Coordinadora de Trabajadores en lucha de zona Sur”.

Corte del Puente Pueyrredón que determinó un antes y un después del conflicto
Corte del Puente Pueyrredón que determinó un antes y un después del conflicto

Esta medida también cuestionaba el rol de la burocracia sindical que durante estos años de ajuste del macrismo dejó que pasen miles de despidos. En el caso de Ran-Bat el sindicato nunca apareció y desde el primer día les dijo a los trabajadores que no podía hacer nada. Cabe recordar que el Sindicato del Personal Químico y Petroquímico fue intervenido y su Secretario General Fabián Hermoso estuvo preso por extorsionar empresarios pidiendo dinero a cambio de que sigan produciendo en condiciones insalubres.

Poco después del corte, tras veintitrés días de lucha, en una audiencia convocada de urgencia en el Ministerio de Trabajo de Brown la empresa acepta el pliego de demandas presentado por los obreros. Se acordó que recuperen sus puestos de trabajo, que cobren los días adeudados, que los contratados pasen a planta permanente, y un plan de REPRO que se comprometía a entregar el Estado. Se trató de una primera batalla ganada.

Segunda etapa del conflicto

Al importante paso adelante que significó volver a trabajar, con los contratados en planta permanente, le siguió un mes después un brutal ataque de la patronal que aprovechando el feriado del Día del Químico vació la fábrica para que no haya perspectivas de tomarla y ponerla a producir. Esto no se podría haber hecho sin la complicidad del municipio que dirige el kirchnerista Cascallares, ya que todo el parque industrial está monitoreado por cámaras. Con total impunidad entraron y salieron camiones con máquinas y grúas. Cuando los trabajadores fueron al municipio a pedir explicaciones y que se hagan cargo del acuerdo que habían sido “garantes”, solo recibieron “apretadas” de los funcionarios y que no podían hacer nada, más que darles un bolsón de alimentos. El mismo Intendente que hizo demagogia durante la campaña nombrando a través del Concejo Deliberante como un tema de interés municipal los puestos de trabajo en Ran-Bat, y que luego se adjudicó el triunfo de la reapertura de la planta, les dio las espaldas en menos de un mes.

Trabajadores de distintos sectores en lucha y estudiantes solidarios en el corte del P. Pueyrredón junto a los químicos de Ran-Bat
Trabajadores de distintos sectores en lucha y estudiantes solidarios en el corte del P. Pueyrredón junto a los químicos de Ran-Bat

Sin desconocer lo difícil de la situación y ante estos hechos consumados, para dar respuesta a la altura del ataque se imponía responder duramente contra la ilegalidad de la empresa, buscando el mayor frente único para que los trabajadores no abandonen por hambre y exigiendo que vuelvan las máquinas y se garanticen los puestos de trabajo, a la vez que denunciar fuertemente al Ministerio de Trabajo y la complicidad del municipio con la patronal, y organizar un gran fondo de lucha. Los delegados tuvieron la política de dar por finalizado el conflicto, lo que llevó a que la mayoría no vea perspectivas para continuar y se decida levantar la toma del galpón y actuar por la vía judicial, para cobrar las indemnizaciones. Este era el objetivo de la empresa y del municipio, que no vieran perspectivas de triunfar.

Una muestra de lo que se viene y lecciones para el futuro

El conflicto de Ran Bat es una muestra de los cierres que seguirán bajo el régimen del FMI y con un futuro gobierno probablemente con Alberto Fernández en el poder, que busca imponer el pacto social con la unificación de la CGT. Pero también es un ejemplo de que hay sectores de la clase obrera que pelean por su dignidad y resisten el ajuste. En las peores condiciones de trabajo y salud, los obreros de Ran Bat y sus familias dieron un ejemplo con su acampe, las reuniones de solidaridad, la conformación de la Comisión de Mujeres, sacando el conflicto hacia afuera y con medidas contundentes. Con su primer batalla ganada impulsaron luchas como la de Ansabo, Petronas, Mielcitas, con quienes confluyeron en los cortes del Puente Pueyrredón y luego conformaron la Coordinadora.

Pero una vez que consiguieron la reapertura, no se organizó la fábrica a la altura del ataque que preparaba la patronal junto al municipio y el gobierno de Vidal. Habiendo muchos trabajadores por ART y estando a las puertas de nuevos golpes, estaba planteado mantener un estado de alerta vigilando a la patronal, fortalecer el método de la asamblea para discutir cómo encarar la lucha, dirimir diferencias y mantener la unidad de los trabajadores, como así también profundizar la coordinación y la relación con los desocupados y la comunidad.

Como decía León Trotsky en Historia de la Revolución Rusa, los trabajadores tienen que “desconfiar de la burguesía, vigilar a sus jefes y no confiar más que en sus propias fuerzas”. Esta es una lección muy importante para conflictos actuales y por venir, donde el peronismo y la burocracia sindical jugarán el rol de querer evitar que haya luchas contra el ajuste, como ya se está viendo. "Toda lucha de clases es una lucha política”, y los trabajadores y trabajadoras tenemos que salir a luchar, pero también avanzar en detectar quiénes son nuestros amigos y quiénes nuestros enemigos.

Un sector de trabajadores de Ran Bat la quiere seguir peleando. Los vamos a acompañar hasta el final apoyando las medidas que decidan, en la difusión del fondo de lucha, participando juntos en el acto del Frente de Izquierda Unidad y en el impulso de la Coordinadora de Trabajadores en lucha que toma fuerza en la zona sur del conurbano bonaerense, pero también, sacando conclusiones necesarias para prepararnos para poder vencer.

Porque no nos resignamos a aceptar el ajuste y que la crisis la paguemos siempre los trabajadores y sectores populares. Desde esta perspectiva, para lo que se viene hay que redoblar la organización y la coordinación pero también forjar una militancia obrera con fuertes agrupaciones clasistas, independientes del Estado, los gobiernos y las patronales, que con los métodos democráticos de la clase obrera puedan enfrentar las maniobras de las empresas, la burocracia y los funcionarios de los partidos patronales, que impulsen la coordinación y el frente único obrero, la unidad de ocupados y desocupados, con el movimiento de mujeres y fortalecer lazos con la comunidad. Para eso nos preparamos desde el MAC integrado por militantes del PTS e independientes que apoyamos al Frente de Izquierda y los Trabajadores Unidad.

Seguí acá toda la info sobre Ran-Bat en lucha







Comentarios

DEJAR COMENTARIO