Política Estado Español

INVESTIDURA ESTADO ESPAÑOL

Rajoy sigue en la Moncloa, entre las cenizas del PSOE y un Congreso blindado

Tras 170 votos a favor, 111 en contra y 68 abstenciones, Rajoy alcanza de la presidencia del gobierno.

Sábado 29 de octubre de 2016 | 16:41

Foto: EFE

A las 20:18h se confirmaba la noticia, “crónica de una investidura anunciada”, que con las abstenciones de la gran parte del bloque socialista, se consumaba. Mariano Rajoy volverá a ser el inquilino de la Moncloa.

La investidura de hoy consigue quemar una primera etapa de la crisis del Régimen, después de dos elecciones, cuatro sesiones de investidura y con la pata izquierda del bipartidismo sumida en una crisis que los próximos días irán marcando su profundidad.

En el hemiciclo se iniciaban las votaciones con el interés puesto precisamente en las filas socialistas. Desde que la gestora tomara el control de las riendas del partido, varías voces se alzaron contra la posición de abstención, destacando entre todas ellas las del PSC.

Finalmente la división socialista se escenificó en el Congreso, puesto que de 85 diputados socialistas, 15 votaron “No”; los 7 diputados del PSC y 8 del PSOE (dos procedentes de Baleares). Aún en caliente, Mariano Jiménez, portavoz de la gestora, ha afirmado que “el grupo socialista tomará sus decisiones”, en referencia a la ruptura de disciplina de voto de los 15 diputados díscolos.

Sin mayores sorpresas, la ronda de votaciones se cerró con un resultado favorable para Mariano Rajoy: 170 votos a favor, 111 en contra y 68 abstenciones.

A la salida del Congreso y ya ante los medios, Mariano Rajoy advertía sin citar explícitamente lo que está por venir, que no es otra cosa que la continuación de las políticas austericidas. En esta línea el nuevo presidente del gobierno señalaba que “hay mucha tarea por hacer, y en esta ocasión volveremos a hacerlo. Queremos buscar entendimiento con todos.”

Pero lo realmente relevante han sido las palabras dedicadas a Ferraz, centradas en el futuro más próximo. Mariano Rajoy espera que “esto no se quede en una simple sesión de investidura y que, como se hace en resto de Europa cuando un partido no tiene mayoría, podamos gobernar con apoyos”.

Y es que si bien hoy se cerró una primera etapa de la crisis de gobernabilidad, lograndose que se conforme un gobierno, el futuro próximo no está exento de nuevos “sacrificios”, sobre todo para el PSOE.

Desde Bruselas se exigen recortes por valor de más de 5.000 millones de euros para 2017 y otros tantos para 2018. Para hacerlos posibles, lo primero que tendrán que aprobar las Cortes serán los Presupuestos, y ahí, de nuevo, el PSOE deberá poner su “sentido de Estado” al servicio del Ibex35.

Mariano Rajoy fue preguntado por los medios sobre el futuro gobierno, del cual tan solo dijo que “lo daré a conocer el jueves y jurarán el viernes, el Rey ya está al tanto”.

El Congreso, pues, cerrará hoy sus puertas con un nuevo presidente, y en pocos días con un nuevo gobierno. Una victoria del Régimen a corto plazo, pero que ha requerido un profundo sacrificio para un sistema bipartidista como el que estaba instaurado en el Estado español, aún de consecuencias desconocidas.

#RodeaElCongreso, una marea humana en Madrid contra la investidura de Rajoy

Mientras en el Congreso de los Diputados se materializaba, una vez más, la voluntad del Ibex35, en la calle más de 100.000 personas, según los convocantes, se concentraban frente a las puertas del Parlamento para escenificar su rechazo al nuevo gobierno que se estaba votando.

El clásico “no nos representan”, sumado al lema de la marcha “mafia no, democracia sí” han sido la banda sonora de la concentración. Tras las puertas del Congreso de esta democracia para ricos de estaba votando un nuevo gobierno sin ninguna legitimidad.

En los próximos meses las demandas de la Troika exigirán más políticas austericidas y no parece quedar duda que los agentes del Ibex35 actuarán al unísono para que éstas se cumplan.

La respuesta estará de nuevo en la lucha, en la calle, enfrentando los ajustes, y no como medida de presión sino como la herramienta que la clase trabajadora, las mujeres, los jóvenes y los migrantes tenemos para frenar la “política para ricos” que descargan todo el peso de la crisis sobre nuestras espaldas y acabar de tumbara democracia del Ibex y abrir un proceso constituyente sobre las ruinas del Régimen del 78.






Temas relacionados

Investidura Rajoy   /    Política Estado Español   /    Régimen del ‘78   /    Partido Popular (PP)   /    Mariano Rajoy   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO