ROSARIO

Quinta de verano: estudiantes y obreros luchamos juntos

Las agrupaciones estudiantiles de la Juventud del PTS empezamos el 2018 con actividades para ser cada vez más los que nos organicemos contra el ajuste y los despidos en la región.

Martes 6 de febrero | 17:28

Contra el elitismo de la universidad y por la solidaridad estudiantil ante los despidos, comenzamos este 2018 organizandonos. En este momento en nuestro país estamos viviendo despidos hormiga, a cuenta gotas; masivos y cierres de fábricas. El ajuste del gobierno con oleadas represivas ante las manifestaciones y la resistencia de los trabajadores y las comunidades que lo acompañan, no cesa. En las provincias de Jujuy, Santa Cruz, Córdoba, Buenos Aires, Santa Fe, Neuquén, Salta, San Luis, San Juan, en la Ciudad Capital, y en nuestra región de Rosario, San Lorenzo, Beltrán y toda la zona del cordón industrial y portuario se ven ejemplos de lucha y organización obrera estudiantil en las calles. Consignas como “Familias en la calle nunca más”, “Unidad de los trabajadores”, “Nuestras vidas valen más que sus ganancias”, “Basta de presos por luchar”, resuenan en cada conflicto y se vuelven una exigencia a las direcciones sindicales y patronales.

Las agrupaciones estudiantiles de la Juventud del PTS en la Universidad de Rosario, como así también en los terciarios y secundarios de la ciudad se vienen organizando, junto a los trabajadores, para ponerle un freno a este ajuste que quiere aplicar el gobierno nacional del PRO en complicidad con las direcciones sindicales y los gobernadores del PJ.

A los estudiantes el ajuste no sólo los golpea en los lugares de trabajo de aquellos que tienen la necesidad de trabajar. Las autoridades de la Universidad, con Héctor Floriani a la cabeza, tienen el descaro de avalar el presupuesto de miseria que cada año parece achicarse más. Se jactan de tener un plan de construcción de aulas, pero callan e invisibilizan los dos mil cargos docentes ad honorem con los que cuenta la UNR. Tampoco rechazan las paritarias por decreto que le ponen un techo muy bajo al aumento que le corresponde a los docentes, dejándolos así con un salario mínimo muy por debajo de la canasta básica familiar. No sorprende este accionar, siendo que las autoridades de la Franja Morada son los defensores de la reforma previsional que vino a robarle a mano armada a los jubilados.

El sistema educativo universitario es elitista y expulsivo; la mayoría de los estudiantes no pueden trabajar y estudiar a la vez, y la clase trabajadora no puede acceder a la universidad, la termina dejando inconclusa o les cuesta mucho más tiempo terminar la carrera. Los estudiantes que necesitan trabajo, acceden a trabajos precarizados, con sobre turno, doble jornada, o turnos de noche; para adaptarse a la cursada que impone la universidad. Uno de los principales motivos de deserción estudiantil es por factores económicos y laborales, así lo revelan las propias encuestas realizadas por la universidad.

La oportunidad laboral que ofrece la universidad (pasantías) no son suficientes para cubrir los gastos elementales para poder mantenerse; esa oferta salarial es coherente a las políticas de la UNR, dirigidas a los sectores más acomodados de la sociedad. Ni hablar de aquellas personas que tienen hijos y se les dificulta el triple poder asistir, (siendo casi todas mujeres), y sin embargo, la demanda por las guarderías infantiles en las facultades sigue siendo sentida pero no escuchada. Ni siquiera cuando los proyectos son aprobados, se llevan a cabo.

Para poder abordar la situación que se está viviendo, estudiantes independientes y militantes del PTS ponen a disposición este verano un lugar de encuentro para discutir, para organizarse y para lograr ponerle un freno a los despidos y a la reforma laboral: una casa quinta de veraneo. Allí, se generan intercambios de todas las problemáticas y solidaridad con los despidos en la zona, como es el caso de Oscar Gómez de La Virginia SRL, los despidos en Fabricaciones Militares de Beltrán, el posible cierre de Mefro Wheels, o los despidos a los contratados en Electrolux.

Los estudiantes aprovechan el hecho de poder discutir política abiertamente y poder salir a la calle sin ser perseguidos por patrones, encargados o buchones como pasa en las fábricas, e intercambiar con los obreros, que en este espacio, la quinta, pueden discutir sus problemas, y plantear sus demandas abiertamente. Así como también comienzan a organizarse para llevar adelante un paro internacional el 8 de Marzo haciendo una exigencia al Movimiento Sindical Rosarino que llame a asamblea en todos los lugares de trabajo, garantizando un paro activo en la región; que los Centros de Estudiantes se pongan a la cabeza de llevar adelante un paro docente estudiantil porque los y las estudiantes ya dijeron: “Ni una menos”.

Por eso, a partir del 9 de febrero comienza el cine-debate obrero estudiantil, donde se proyectarán películas sobre la unidad obrero estudiantil en la historia, que demuestran el rol de los estudiantes en los paros de trabajadores, problemáticas del sector obrero, la necesidad de preguntarnos cuál es el límite de lo “pública” que es nuestra educación, y para qué estudiamos, al servicio de quiénes orientaremos nuestra profesión. Este cine-debate está abierto a todos aquellos trabajadores y/o estudiantes que quieran organizarse para poder ponerle un freno a este ajuste. Se discutirán propuestas con los trabajadores para que los estudiantes sigan colaborando con su lucha. Así como también durante todo el verano estará en pie el fondo de lucha de Oscar Gómez, despedido persecutoriamente de La Virginia SRL que pelea por su reincorporación y tiene una familia que hoy se quedó sin ingresos.







Temas relacionados

Santa Fe

Comentarios

DEJAR COMENTARIO