Internacional

ALEMANIA XENOFOBIA

Quince mil neonazis marchan nuevamente en Dresde

Desde hace más de dos meses, cada lunes miles de neonazis se concentran en marchas de contenido xenófobo e islamófobo convocadas en Dresde (este de Alemania). Crece la preocupación en Alemania por el auge de movimientos xenófobos y ultraderechistas.

Miércoles 17 de diciembre de 2014 | Edición del día

Foto: EFE

La marcha, organizada por el grupo "Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente" (Pegida), recorrió el centro de la ciudad con cerca de 15.000 manifestantes, según datos policiales, la más alta cifra alcanzada hasta ahora por estas convocatorias.

En paralelo se formó otra manifestación de signo contrario, con unos 6.500 participantes, bajo el lema "Dresde para todos" y llamando a la solidaridad hacia los inmigrantes y los refugiados que solicitan asilo.

Se trata del noveno lunes consecutivo en que Pegida convoca esa marcha.
La manifestación de signo contrario, convocada como respuesta al movimiento islamófobo, iba encabezada por los copresidentes del partido Los Verdes, Simone Peter y Cem Özdemir.

La semana pasada, la marcha de Pegida llegó a concentrar a unas 10.000 personas, lo que desató las alertas del espectro parlamentario contra un movimiento que, además, se está generando en una ciudad como Dresde, con un 3 % de población extranjera y un 0,4 % de musulmanes, porcentajes muy inferiores a la media del país.
Otra manifestación convocada también por Pegida en Bonn (oeste) quedó neutralizada, en cambio, por el alto número de contramanifestantes que les salieron al paso.

Las marchas se signo islamófobo se suman a los incidentes registrados en distintos puntos del país relacionados con centros de acogida de peticionarios de asilo.
Angela Merkel se pronunció contra las manifestaciones neonazis de este lunes: "En Alemania hay libertad de manifestación. Pero no hay sitio para campañas de difamación y calumnias contra las personas que vienen de otros países. Todo el mundo debe tener cuidado de no ser instrumentalizado por los promotores de esos actos".

Poco antes, su portavoz, Steffen Seibert, había advertido de que en Alemania "no hay sitio para la extrema derecha y la xenofobia", en referencia a las marchas de grupos como Pegida y "Hooligans contra Salafistas", aglutinante de neonazis e hinchas violentos.

Seibert aseguró que la inmigración y la política de integración son “un asunto prioritario para el Gobierno alemán.”

Estas declaraciones contrastan, sin embargo, con la política que el gobierno tiene realmente con los refugiados e inmigrantes, llevados a centros de internamiento en condiciones miserables, y reprimidos cuando reclaman por sus derechos elementales, como ha sucedido en los últimos meses.

Mientras la mayoría del arco parlamentario condenó las manifestaciones xenófobas de Pegida, los líderes del partido euroescéptico Alternativa para Alemania (AfD) han mostrado sus simpatías por este grupo de nuevo cuño. Este partido ha crecido en las últimas elecciones.

El líder de AfD, Bernd Lucke, ha hecho repetidamente hincapié en que "la mayoría de sus reclamaciones son legítimas".

A la concentración de Dresde acudió, como en semanas anteriores, el jefe de los euroescépticos del vecino "Land" de Brandeburgo, Alexander Gauland
El partido euroescéptico Alternativa para Alemania (AfD) argumentó además que la toma de rehenes en Sídney, que dejó tres muertos y seis heridos, justifica su exigencia de endurecer las restricciones en materia de inmigración.

Fuente: EFE







Temas relacionados

Extrema derecha   /    Xenofobia   /    Europa   /    Alemania   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO