Internacional

BRASIL IMPEACHMENT

¿Quién es Michel Temer, el presidente ilegítimo de Brasil?

El primer beneficiado por la destitución de Dilma Rousseff es el vicepresidente Michel Temer. Un zorro de la política, que fue escalando posiciones en las sombras, en los negociados entre bastidores.

Miércoles 20 de abril de 2016 | Edición del día

Como sabemos, en caso que el impeachment se efectivice, con la salida de Dilma de la presidencia asumirá el vicepresidente Michel Temer. Por eso es necesario saber quién es esta persona que puede transformarse en el presidente de la República sin haber recibido un voto popular para ese cargo y contra la voluntad de miles de personas que lo quieren afuera del gobierno.

Temer es un notorio político en las sombras del régimen. Fue escalando posiciones en el régimen sin nunca haber tenido sus “quince minutos de fama”. Es presidente del partido más corrupto del régimen político hace muchos años, mostrando una capacidad impar de acomodar intereses diversos en base a negociados, cargos, intercambio de favores. Esta es su mayor habilidad. De ahí el “elogio” de zorro.

En una crisis de gobierno que tiene en sus raíces la crítica por la compra de parlamentarios y la adopción de los más espurios y corruptos métodos capitalistas de gobernar al país, el régimen recurrirá a su más completa “imagen y semejanza” para llevar al extremo esta democracia del soborno. Contra la corrupción y contra la compra de parlamentarios asumirá –en caso de que termine por triunfar el impeachment- el más pleno ejemplar de político en las sombras de esta democracia de los sobornos: Michel Temer.

Trayectoria de un sombrío político de bastidores

Con 75 años de edad, el vicepresidente tiene una vasta carrera política. Su padrino fue el exgobernador de San Pablo Ademar de Barros, un influyente político de derecha con retórica populista, el “vassourinha” (escobita) que quería barrer la corrupción, que fue interventor del Estado de San Pablo en el “Estado Novo” (Estado Nuevo, régimen autoritario que tuvo lugar entre 1937 y 1945) de Getulio Vargas y gobernador durante la dictadura. Ademar también fue uno de los articuladores del golpe militar de 1964 y responsable de la frase “roba pero hace”. Otro principal ahijado político de Ademar, no por casualidad, es el declaradamente corrupto Paulo Maluf, que se hizo famoso entre otras cosas con esa misma frase, “robada” a su propio padrino. Temer trabajaba con el secretario de Educación de Ademar y rápidamente ascendió a la procuraduría del Estado de San Pablo, en plena dictadura, cuando estaba vigente el Acto Institucional Nº 5 (AI-5) que otorgaba poderes especiales al presidente y suspendía garantías constitucionales.

Luego de que su familia saliera del Líbano en 1925, su padre Miguel compró una chacra en Tietê, San Pablo, ciudad de 40.000 habitantes ubicada entre Sorocaba y Piracicaba, e instaló una plantación de arroz y café. En la Facultad, a pesar de la influencia de la Revolución Cubana, el exsegundo tesorero del centro de estudiantes Michel Temer siguió la tradición liberal.

El vicepresidente ocupó el cargo de funcionario de alto escalafón en el Estado de San Pablo, cuando el gobernador era el propio Ademar Perreira Barros entre 1963-1966, durante la implantación del golpe civil militar. Después de eso, Michel Temer fue nombrado para el cargo de secretario de Seguridad Pública por Andre Franco Montoro en 1984, durante la transición pactada entre la dictadura y la actual democracia del soborno, estando el cargo hasta 1986. En 1986, fue elegido diputado suplente por el PMDB, asumiendo el puesto en 1987 y permaneciendo en él hasta el término del mandato en 1991.

Luego fue reelegido diputado federal, dejando el cargo a fines de 1992 para reasumir la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de San Pablo, seis días después de la masacre perpetrada por la Policía Militar en la cárcel de Carandiru, en el gobierno de Fleury Filho. En la época, el gobierno paulista informó que 111 personas murieron en el ataque comandado por el coronel de la Policía Militar Ubiratan Guimarães, pero en realidad la cantidad de víctimas fue mucho mayor. El “hábil negociador” Temer fue el hombre llamado a contener el cuestionamiento a la asesina policía luego del escándalo del Carandiru.

Michel Temer apoyó al presidente Fernando Henrique Cardoso. Incluso con el escándalo de compra de votos de aquella época, el actual vicepresidente de la República apoyó la reelección de FHC y con eso fue recompensado con el cargo de presidente de la Cámara de Diputados en 1997 y después en 2001. En 1999, cuando los diputados del PT entraron con un pedido de impeachment contra FHC, Michel Temer fue uno de los que hicieron la defensa del entonces presidente.

Más allá de haber sido nombrado en la operación Lava-Jato, que investiga los escándalos de corrupción en Petrobras, el actual vicepresidente de la República fue nombrado en dos escándalos de corrupción. El primero fue en 2009, cuando su nombre apareció 21 veces en la operación Castelo de Areia (castillo de arena) y después en la operación Caixa de Pandora (caja de Pandora). El primer caso de corrupción en el que estuvo involucrado fue una operación que investigó el lavado de dinero que involucraba el grupo Camargo Corrêa y el segundo fue una investigación sobre el mensalão (pago de coimas mensuales) del partido DEM.

Más allá de estos dos escándalos de corrupción, Michel Temer fue blanco de investigación por el Supremo Tribunal Federal sobre corrupción y pago de coimas en el puerto de Santos en 2011. Según el diario A Folha de S. Paulo, el STF en la época investigó una red de corrupción activa y pasiva alrededor de contratos administrativos por la Codesp. En ese entonces, Michel Temer fue investigado por haber recibido 614.000 reales para facilitar el contrato de explotación de la empresa Libra do Porto.

De los bastidores a agente de un agresivo plan de ataques

Como hemos denunciado, el vicepresidente Temer prepara el proyecto llamado "Puente hacia el futuro" que tiene como propuesta la desindexación del salario y beneficios que hará que los trabajadores pierdan ingresos ante la inflación, cambio en las leyes laborales como el Acuerdo Colectivo Especial (ACE), en el que lo negociado prevalece sobre lo legislado, la liberación del comercio exterior, recorte en los gastos primarios y la reforma laboral que facilitaría despidos y degradaría los derechos laborales por la tercerización.

La salida que Michel Temer puede ofrecer a la actual crisis económica capitalista es de ajustes contra los trabajadores y demás sectores populares de la sociedad, pero también acuerdos espurios con diversos representantes de los sectores de la burguesía que no están contentos con el actual gobierno para ofrecer cargos de importancia y mejor ubicación para que todos salgan lucrando con los ataques que vendrán.

Temer, al revés del cambio que algunos embriagados por los medios y por la oposición desean con el impeachment, es en realidad el anticuario de un expert en las entrañas de un régimen movido no solo por ataques a los trabajadores sino tambipen por regateos y sobornos operados por habilidosos políticos de bastidores entre los que él se destaca.







Temas relacionados

Michel Temer   /    Dilma Rousseff   /    Brasil   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO