Sociedad

HUMOR

¿Quién dijo que los gatos no pueden ser revolucionarios?

La creencia popular dice que son ermitaños, individualistas, traicioneros y desamorados. Yo voy a desmitificar un poco todo esto.

Jueves 13 de octubre | Edición del día

Para empezar hay que decir que los gatos estéticamente son armoniosos, desde su cola hasta su cabeza, tienen poses muy lindas y suelen ser bastante fotogénicos. En cuanto a sus actitudes y cualidades físicas tienen una gran destreza para subir terrazas, escalar arboles, trepar paredes o escapar de un perro voraz.

Otra característica del felino es su higiene y aseo personal: suelen higienizarse durante largas horas, fundamentalmente después de un buen bocado o porción de comida al ya estar satisfechos. Llegan a purgar su cuerpo para escupir bolas de pelo masticando pedazos de hojas de planta o pasto. Su astucia los lleva a buscar refugios cálidos en invierno, y frescos en verano y dormir unos encima del otro o muy apegados en caso de ser muchos y darse calor juntos (¿habrá algo mas socialista que esto?).

Para empezar a desmitificar a estos animalitos, hay que decir que a pesar de ser animales poco dóciles en algunos casos, suelen hacer bastante caso si los estimulas de diferentes maneras (con juegos, comida, llamados, etc.). También suelen ser bastantes solitarios, que no significa que sean “individualistas” (no necesitan de un “amo”. ¿Existe algo mas contrarrevolucionario que depender de un amo y ser sumiso?). Si no consiguen comida de un humanito, suelen ser buenos cazadores y buscar presas pequeñas (insectos) o medianas (desde aves hasta reptiles). Suelen buscar agua de lluvia para hidratarse en charcos o recipientes sucios (esto es cuando son gatos criados en la calle o techos).

Ningún animal es traicionero, todo animal se rige por su instinto, si le tiras la cola, lo más probable es que te arañe como mecanismo de defensa diciéndote “oye, esto no me gusta, me estás haciendo mal”, pero también van a sentirse satisfechos si les acaricias zonas erógenas o placenteras como debajo de su barbilla o su cabeza. No son para nada desamorados, solo que demuestran su afecto de manera diferente al perro. Tanto los actos de amor como sus dolencias físicas no las exteriorizan demasiado. ¿Cuántas veces hemos visto (los que tenemos) como tu gatito va hacia tu cama o, donde estés, rozándote, susurrándote al oído y diciéndote, acá estoy para darte amor?. ¿O cuantas veces no nos damos cuenta que le sucede algo hasta que deja de comer?

Ellos son muy territoriales, por eso te van a demostrar su amor aceptándote si sabes cómo tratarlos, incorporándote a su territorio y a su vida. En una segunda entrega hablaremos de los cuidados, de algunas sugerencias, tips para personas que aun no se decidan por adoptar a uno y quieran hacerlo pero no se animan.




Temas relacionados

Humor   /    Rosario   /    Santa Fe   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO