Política

NOTA DE TAPA

¿Quién defiende al “subsuelo de la patria”?

Llegó el 17 de octubre y el kirchnerismo está en plena campaña. Desde la Presidenta para abajo, no hay ministro, funcionario o gobernador que no repita que hay que seguir bancando el “proyecto” porque si no volvemos a la década del 90, al neoliberalismo, a Menem y a Cavallo.

Ruth Werner

@RWlaruta99

Viernes 17 de octubre de 2014 | Edición del día

Hagamos un poco de historia. “El subsuelo de la patria sublevado” fue la metáfora inolvidable que utilizó Raúl Scalabrini Ortiz para describir el 17 de octubre de 1945. Así lo relataba el escritor: “Un pujante palpitar sacudía la entraña de la ciudad. […] Venían de las usinas de Puerto Nuevo, de los talleres de la Chacarita y Villa Crespo, de las manufacturas de San Martín y Vicente López, de las fundiciones y acerías del Riachuelo, de las hilanderías de Barracas. Brotaban de los pantanos de Gerli y Avellaneda o descendían de las Lomas de Zamora.

Hermanados en el mismo grito y en la misma fe iban el peón de campo de Cañuelas y el tornero de precisión, el fundidor mecánico de automóviles, la hilandera y el peón. Era el subsuelo de la patria sublevado”. Ese día la clase trabajadora ocupaba por primera vez en la historia las calles de la capital del país e irrumpía inquieta en la Plaza de Mayo protagonizando una gran acción política. Esa acción política y esa huelga general tuvieron por objetivo la liberación de Perón. La política de los dirigentes sindicales como Cipriano Reyes y Luis Gay permitió que esa masa movilizada fuera utilizada por el entonces coronel como una base social que le permitió acceder al poder en las elecciones de febrero de 1946. La traición del Partido Comunista y del Socialista, que habían abandonado cualquier pretensión de independencia de clase y se preparaban para apoyar a la Unión Democrática, colaboró en que los trabajadores renegaran de la necesidad de construir su propia fuerza política y siguieran a Perón.

La clase obrera identificó en el peronismo la defensa de los derechos sociales obtenidos, como el aguinaldo y las vacaciones, y, como muchos historiadores dijeron, a posteriori obtuvo su carta de “ciudadanía”. La fuerza desplegada por los trabajadores ese 17 de octubre terminaría contradictoriamente subordinada a ese movimiento nacionalista burgués cuya misión fue postular la “armonía entre las clases”, donde los que siempre ganan son los dueños del capital, los explotadores.

A 69 años de la gesta fundadora del peronismo y bajo un Gobierno de ese signo político: ¿quién defiende al "subsuelo de la patria"?

El jefe de Gabinete Jorge Capitanich declaró recientemente que el Gobierno no promueve ni propicia un plus salarial. “Si uno toma el índice de precios, hay una recuperación del poder adquisitivo del salario y no un deterioro”. Las paritarias, que fueron presentadas como la gran conquista obtenida en la década kirchnerista, se han convertido en una farsa. Con una inflación que la mayoría de las consultoras (a excepción del INDEC intervenido) estiman que en septiembre se ubicó por arriba del 40 % anual; con negociaciones salariales cuyo promedio general fue del 25,7 % (contando el hecho de que se concretaron por etapas, lo que reduce el nivel de aumento promedio), está claro que los que pagaron fueron los bolsillos de los trabajadores y de los jubilados. Actualmente nueve de cada diez trabajadores no alcanza a cubrir la canasta familiar estimada en diez mil pesos, y más del 60 % muestra alguna forma de precariedad laboral. El 33,1 % debe trabajar en negro sin contar con derechos laborales. Solo un cuarto de la fuerza de trabajo tiene alguna afiliación gremial. El panorama que recorre las condiciones laborales actuales, donde la precariedad está a la orden del día, denuncia por sí mismo la continuidad de todo un andamiaje jurídico. Bajo el kirchnerismo sigue en pie la misma legislación antiobrera promulgada por el menemismo. Las centrales sindicales de uno y otro signo han naturalizado esta situación. Es lógico: unos están con el Gobierno; otros, con la oposición patronal.

La Presidenta suele advertir por cadena nacional que los empresarios son "egoístas" y que boicotean el "proyecto", pero es el Gobierno el que, mientras dice defender el empleo, permite que avancen las suspensiones y los despidos. Y ahí donde los trabajadores se plantan usa la fuerza represiva comandada por el excarapintada Sergio Berni.
Hay más. El Código Civil recientemente sancionado no solo fue una mala noticia para los sectores progresistas, para los movimientos de mujeres que, ilusionados, todavía esperaban una señal a favor del derecho al aborto por parte del Gobierno. Como denuncian la Asociación de Abogados Laboralistas y el Colectivo de Trabajadores de Prensa, el Código también es un avance en materia de precarización y tercerización laboral. En el Congreso los únicos que levantaron la voz desde esta perspectiva fueron los diputados del Frente de Izquierda.

Los kirchneristas hablan de querer frenar a los neoliberales y justifican sus ajustes diciendo que hay que frenar a la derecha. En enero de este año sostuvieron que la devaluación de Kicillof era para evitar un golpe, en aquella oportunidad, del “mercado". Ellos mismos terminaron sacándole una gran tajada al salario, cuando era justamente lo que el “mercado” exigía. El eslogan "patria o buitres" tiene como objetivo presentar como una gesta “soberana” el pago de una deuda externa que es una estafa. Ahora, el discurso contra la “derecha” que viene por los derechos sociales se usa para justificar el recorte de derechos y la subordinación a la derecha del propio Gobierno.

Ante este devenir del kirchnerismo, el peronismo que gobierna desde hace una década el país, la bandera que defiende los derechos y las conquistas del “subsuelo de la patria” es levantada por la izquierda obrera y el sindicalismo clasista y combativo. Las históricas luchas de Lear o de Donnelley lo atestiguan. Son quienes han rechazado los ataques al empleo y al salario. Son quienes intentan organizar sindical y políticamente a la clase trabajadora para que vuelva a irrumpir en la historia con toda su fuerza, pero, esta vez, en defensa de sus propios intereses.







Temas relacionados

17 de Octubre   /    Peronista   /    Juan Domingo Perón   /    Peronismo   /    Kirchnerismo   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO