Sociedad

CAMINO DE SIRGA

¿Queremos ríos y lagos públicos o privados? Esa es la discusión de este Martes 29

Compartimos una nota de opinión escrita por Felipe Scilipoti, docente de Río Negro, en el marco del tratamiento del proyecto de ley de restitución del camino público de 35 metros en las costas de ríos y lagos.

Martes 29 de noviembre | 00:44

¿Agua de todos o agua de unos pocos multimillonarios?

¨Tu no puedes comprar el viento, tu no puedes comprar el sol, tu no puedes comprar la lluvia, tu no puedes comprar el calor¨, han cantado con Calle 13 millones de argentinos. Sería bueno empezar a discutir cómo se permite que una persona o una entidad venda algo que no fabricó. Cómo alguien no es tildado de estafador al creerse capaz de adueñarse de lo creado por las lluvias, el sol, las placas tectónicas, el viento? Los cerros, los lagos, los ríos, los bosques, anteceden a la creación de cualquier estado u organización social. Y una sociedad se organiza en un estado para despojarse a sí misma de los ríos y los lagos, para cedérselos a una minoría de mejor posicionada en esa sociedad. Sin embargo, las costas públicas de ríos y lagos, en una franja de 35 metros, contados desde la creciente máxima histórica, desde el lecho hacia tierra adentro, pasaron a ser privadas en lo fáctico con el nuevo código civil.

El nuevo código civil fue impulsado por el juez de la suprema corte Ricardo Lorenzetti, promulgado por la ex presidenta Cristina Kirchner y puesto en vigencia durante el actual gobierno de Mauricio Macri. El mismo regala 20 metros de costa (hasta entonces pública) a los terratenientes, a la vez que amplía sus derechos y restringe los del resto de los ciudadanos.

En los hechos siempre fue difícil pelear contra el poder político empresarial, cómplice de la usurpación de costas de ríos y lagos. Cada 30 de Agosto la familia de Cristian González conmemoraba trágicamente su homicidio. Cristian hizo uso de su derecho estaba a la vera de un río. Algo que para algunos estancieros es un derecho solo de unos pocos. Y muchos de ellos accionan aplicando la pena de muerte sin juicio previo contra cualquier ciudadano. Así lo vivió en sus últimos instantes de vida Cristian González, un joven de General Roca, Río Negro, que había migrado a San Martín de los Andes junto a su familia, por su amor por la montaña, los ríos, los lagos y la pesca. Su último momento de vida lo vivió luchando por lo público contra lo privado. Y esa lucha fue una posta que su padre Ángel tomó en sus manos para darle una fuerza imponente que hoy se planta más firme que nunca.

Por aquel entonces peleábamos por la libre circulación de los ríos y los lagos. La jueza Highton de Nolasco había declarado que el uso público de las costas debía abarcar todas las actividades que los ciudadanos, con los cuidados que corresponde, hicieran de ellas. Pero tras la sanción del nuevo código civil la lucha se hizo cada vez más difícil. Ya no peleamos por un derecho adquirido basado en las costumbres de la sociedad, sino por el restablecimiento de aquel derecho borrado.

Pero hoy Martes tenemos la oportinudad de volver a recuperarlo. Hoy se decide si se da un paso más para que las costas de ríos y lagos vuelvan a ser públicas. Hoy se vota el proyecto de Ley que pasó desapercibido en los medios cuyos dueños han sido denunciados por usurpar costas, o en aquellos cuyos compromisos van en contra de la sociedad. Pero va a ser difícil, porque es fácil pensar que las coimas y los aprietes van a llover. Y si ganamos esa batalla, recién volveríamos al punto en el que estábamos hace algo más de un año. Restará hacer cumplir el derecho de todos los argentinos a transitar las costas, para pasear, para pescar, para nadar, para tomar agua en donde aun no esté contaminada, para navegar, remar, fotografiar, mirar y guardar en el alma nuestros ríos y lagos.




Temas relacionados

Ecología y Medioambiente   /    Río Negro   /    Neuquén   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO