Géneros y Sexualidades

DEBATES - PARTE I

¿Qué son los Encuentros (Pluri)nacionales de Mujeres y Disidencias?

El próximo fin de semana, miles de mujeres, lesbianas, travestis, trans llegarán a La Plata y cambiarán su fisonomía. Será a dos semanas de las generales de octubre, el mismo día del primer debate presidencial, en medio de una virtual transición hacia un nuevo gobierno del PJ, y de una crisis que se profundiza, más aún para las mujeres. La historia de los Encuentros, y algunos debates actuales.

Sol Bajar

Editora de Géneros y sexualidades | @Sol_Bajar

Lunes 7 de octubre | 11:45

En medio de la crisis, el ajuste y la transición electoral, miles llegarán a la capital de la Provincia de Buenos Aires para participar del 34º Encuentro (Pluri)Nacional de Mujeres y Disidencias, como se ha convenido llamarlo entre muchas organizaciones en medio del debate acerca de su nombre.

¿Qué son los Encuentros (Pluri)Nacionales de Mujeres y disidencias?

Impulsados desde 1986, cuando reunían a pequeños círculos feministas y de la izquierda, los Encuentros hoy convocan a miles que en su mayoría viajan con el afán de transformar su realidad y la de otras. De volver luego a sus localidades con fuerza para seguir organizándose por sus derechos.

Gran parte de su potencialidad está ahí: los Encuentros son una gran manifestación de las mujeres y cada vez más, también de las disidencias: de miles que en esos días transforman las calles, las plazas, las escuelas, los bares y los medios de transporte, en un escenario abierto al debate, a la reflexión colectiva. Los Encuentros son acontecimientos que conmueven las vidas cotidianas, aunque se vivan solamente durante tres días al año, para quienes consiguen llegar.

Te puede interesar: ¿Por qué hay que ir al 34° Encuentro Plurinacional de Mujeres y Disidencias de La Plata?

¿Cómo se organizan los Encuentros?

Cada año, en la localidad que se elige como sede, se conforma una Comisión Organizadora que integran activistas y organizaciones locales. Los debates internos al propio feminismo y a algunas de esas organizaciones con peso preponderante, llevaron a que se tenga que debatir incluso la participación de identidades y disidencias que al calor de los años fueron cobrando fuerza también en los Encuentros.

Te puede interesar: ¡El Encuentro es de todas, también de las desobedientes!

Garantizar las escuelas donde funcionarán los talleres y se albergarán les participantes, definir los nombres y contenidos de los talleres oficiales, sus modos de financiamiento, el lugar de los actos de apertura y cierre del Encuentro y el recorrido de su marcha final, son algunas de las tareas que se debaten en el año.

Pero esas tareas también están atravesadas por las tensiones entre estrategias que apuntan, en algunos casos, a contener al movimiento, y en otros, a potenciarlo. Quedó expuesto por ejemplo en el Encuentro de Rosario en 2016, cuando el reclamo para que se reconozca a los talleres el derecho a decidir dónde se realizaría el próximo Encuentro y qué campañas impulsar para fortalecer cada lucha, chocó con la imposición de las organizaciones vinculadas al PCR (Partido Comunista Revolucionario), a Patria Grande y a otras variantes del peronismo.

Te puede interesar: Consenso: un cuento chino

El llamado "espíritu" del Encuentro

Mientras que para esas organizaciones el "espíritu" de los Encuentros está en la participación "a título individual" y en el "método del consenso" (algo que también se intentó trasladar luego a las Asambleas de mujeres y disidencias por Ni Una Menos), para otras, fundamentalmente ligadas a la izquierda, ese "espíritu" debería apuntar a desarrollar un movimiento que sea verdaderamente democrático.

Un movimiento de lucha, independiente de los gobiernos, los partidos tradicionales, las burocracias sindicales y las cúpulas de las Iglesias, que intentan avanzar siempre sobre la decisión de las mujeres metiéndose en los Encuentros como hoy se se meten en casi todas las listas.

Te puede interesar: [Video] Bregman pateó el tablero: el nuevo Congreso rechazaría ley de aborto

El debate sobre la sede del Encuentro, que en 2016 se proponía que fuera en la Capital porteña, el centro político del país, se corrió del centro de la escena cuando las organizaciones que hegemonizan los Encuentros decidieron no aceptar la voluntad de las mujeres y llamaron al Encuentro en Chaco, y luego, en Trelew, en la provincia de Chubut.

Te puede interesar: Encuentro de Mujeres en Trelew: la marea y el frasquito

Este año, el debate sobre la sede vuelve a reabrirse junto a otros que aún están en curso, como porqué se impuso la apertura del evento en un lugar alejado del centro político platense; porqué se eliminaron talleres y se evitó todo pronunciamiento por el aborto legal, o porqué se hizo caso omiso al pedido de revisión del nombre.

Te puede interesar: Nuestras vidas no pueden esperar: debates sobre el aborto legal

Como contamos desde La Izquierda Diario, la necesidad de pronunciarse por demandas tan elementales, y el hermetismo con que se manejan gran parte de la organización del Encuentro, desde los sectores ligados al PJ, Patria Grande y el PCR, son algunos de los debates que siguen abiertos en el trasfondo que sostiene al evento que, ya se sabe, tendrá seguramente muchos momentos históricos y una potencialidad que siempre puede trascender a la organización de estos eventos, como en 2016.

Dos estrategias distintas para el movimiento de mujeres

De fondo, y ante el escenario actual, el debate hace a las tareas de un movimiento que ganó visibilidad en los últimos años y a las estrategias que apuntan a contenerlo o desarrollarlo. El llamado de estos sectores a confiar en la fórmula de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner es expresión de una de esas estrategias.

La otra es la que encabeza la izquierda, y más precisamente el Frente de Izquierda-Unidad, que en lugar de apuntar a las alianzas con las Iglesias y los dinosaurios celestes, los empresarios y las burocracias sindicales, busca fortalecer los lazos entre las mujeres y disidencias con quienes tampoco tienen para perder -como ellas- nada más que sus cadenas: la clase trabajadora y la juventud que se rebela ante este régimen social. Esa combinación es capaz de revertir el destino que buscan imponer los empresarios y el FMI, para salir de su crisis.

Podés leer: ¿Adónde va el movimiento de mujeres?: polémica entre la izquierda y el kirchnerismo

En esta nota te contamos qué son, cómo se organizan y qué debates atraviesan en general a los Encuentros (Pluri)nacionales de Mujeres y Disidencias. Pero este próximo Encuentro de La Plata tiene varias particularidades.

Así que te invitamos a leer la segunda parte de este debate para que conozcas qué discusiones atraviesan la llegada de miles de mujeres a la capital provincial, en medio de un escenario de crisis que promete profundizarse y luego del sostenido desarrollo del movimiento en los últimos años.

Podés leer: Encuentros (Pluri)nacionales de Mujeres y Disidencias: ¿qué debates nos esperan en La Plata?







Comentarios

DEJAR COMENTARIO