HUELGAS

¿Qué nos jugamos las y los trabajadores en una huelga?

Nueva Mas Vida, Cemento Polpaico, Clínica Dávila y Fundación Chile son las cuatro empresas que hoy se encuentran en huelga luego de no llegar al piso mínimo en sus exigencias dentro de la negociación colectiva.

Viernes 13 de julio

Sindicatos del sector privado de salud, una fábrica de cementos y una fundación se encuentran hoy en huelga tras la intransigencia de las distintas empresas al rechazar el piso mínimo de sus exigencias en los marcos de la negociación colectiva, donde además se suman las demandas más sentidas por parte de los trabajadores como los aumentos salariales y la exigencia de mejoras laborales.

A estas movilizaciones podemos agregar la negociación colectiva que se viene dando en una de las principales cupríferas del país, la Minera Escondida, y el paro que anunciaron los trabajadores de Chuquicamata tras el anuncio de 1700 despidos que se avecinan debido a una nueva estructuración en la extracción de cobre dando paso a una mina subterránea.

La decisión de llevar adelante una huelga para hacer presión a la empresa se debe claramente a que esta no quiere avanzar con el petitorio de las y los trabajadores, mostrando un completo desinterés por sus conquistas queriendo mantener la inestabilidad laboral, las extensas jornadas y los bajos sueldos, por lo tanto son los empresarios quienes mantienen la huelga con su indiferencia además de buscar a toda costa responsabilizar a los trabajadores por el paro de la producción o en el caso de los tres sectores de salud, de la detención y congestión en la atención hacia la población, generando un clima anti huelga cuando son ellos con su privatización de la salud y el ahorro en costos tanto en profesionales e implementación quienes permiten que gente muera esperando una atención.

Si el gobierno y los empresarios están unidos contra los trabajadores buscando a toda costa disolver las huelgas y la unidad de los sectores, respaldados por la ley que ellos mismos crearon para su beneficencia buscando romper las huelgas con reemplazos, somos nosotros las y los trabajadores quienes debemos responder con más fuerza, buscando alianzas con otros sectores de y golpear juntos sus ganancias parando la producción. Esta unidad podemos verla en Antofagasta, donde distintos sectores de trabajadores como profesores, de la minería, Orica (explosivos que prestan servicios a las grandes mineras), los trabajadores fiscales, del sector de servicios e incluso de Chuquicamata quienes arriesgan 1700 despidos, se han unido en apoyo a los 19 trabajadores despedidos en el ferrocarril, FCAB, empresa perteneciente a Luksic, uno de los principales empresarios del país.

Hoy nos vemos enfrentados a masivos despidos como en Maersk, Cial y Suazo, dejando a miles de familias en la calle, por ello resulta más que necesario forjar esta unidad para enfrentar los ataques de los empresarios, quienes buscaran a toda costa negarnos nuestros derechos.

Si triunfan las empresas negándose a las demandas del conjunto de las y los trabajadores solo aumentara su desidia contra nuestras exigencias, pero si somos nosotros quienes ganamos esta lucha utilizando nuestros métodos históricos para afectar sus ganancias mediante los paros, huelgas, tomas de fábrica, marchas y cortes de calle, se sienta un precedente que demostrara que podemos organizarnos y defendernos unidos contra los ataques de los empresarios.






Temas relacionados

Privatización de la salud   /   huelga salud   /   Negociación colectiva   /   Despidos en la minería   /   Huelga

Comentarios

DEJAR COMENTARIO