Géneros y Sexualidades

OPINIÓN

¿Qué movimiento de la diversidad se necesita?

En los últimos años, los derechos de la diversidad se han llevado a debate. En épocas de campañas específicamente, vemos a los políticos del régimen hablando de matrimonio, adopción, ley de identidad de género, et.

Javier Ilabaca

Militante de Pan y Rosas - Teresa Flores

Jueves 6 de julio | 11:29

Desde la vuelta a la “democracia”, los únicos derechos parciales conseguidos han sido una ley anti discriminación (post-asesinato de Daniel Zamudio), la cual no ha servido para frenar los crímenes de odio, mostrando que no es suficiente contra la homofobia estructural.

Por otro lado tenemos un Acuerdo de Unión Civil, que a pesar de ser una notable conquista, no contempla todos los derechos legales de un matrimonio legítimo, la adopción por ejemplo.

Hoy, la estrategia del MOVILH e Iguales es negociar los derechos de la diversidad sexual con los partidos de la Concertación y la Derecha, los mismos que se han dedicado a reproducir las lógicas del machismo y la homofobia a través de la historia, aceptando que la Iglesia intervenga libremente en las decisiones estatales, como es el caso del derecho al aborto libre.

Ahora la interrogante es: ¿cuál es el giro que necesita dar el movimiento de la diversidad sexual?

Históricamente la diversidad sexual ha sido reprimida, condenada, demonizada y perseguida por la Iglesia y por los gobiernos de la mayoría del mundo. El mínimo derecho a existir como sujeto homo o trans ha sido concedido (en ciertos casos) tras muchas olas de asesinatos, torturas y represión moral a las y los compañeros.
Todos estos hechos han sido avalados, respaldados y justificados en base la moral del “Dios creó a Adán y Eva, no Adán y Esteban” o la simple institución del núcleo familiar como lo “natural”, no dejando que nadie se vaya en contra de estos principios morales.

A pesar de esto, en un proceso de constante represión en la ciudad de New York, un gran grupo de la diversidad se levantó para decir: ¡Ya basta de esta mierda! Enfrentándose directamente con la policía que a diario los reprimía y los violentaba por “maricas, enfermos, peligrosos para el orden social”.

Aquella revuelta, llamada “Revuelta de Stonewall Inn” nos dejó una gran lección a los que hoy luchamos por nuestros derechos y, por ser hoy sujetos activos transformadores de esta sociedad, tuvo como resultado que miles de gays, lesbianas y trans salieran a las calles de Estados Unidos a exigir su integración social y su liberación de las cadenas de la moral cristiana.

Te puede interesar: Stonewall: por la lucha de un ideal revolucionario o la claudicación de un capitallismo rosa

Esto se empezó a reproducir en diferentes partes del mundo, lo cual se tradujo en una represión constante, incluyendo, otra vez, asesinatos y torturas a los activistas. Pues la destrucción de la moral conservadora siempre significará una amenaza al poder político instalado a la cabeza de miles de gobiernos e instituciones al rededor del mundo.

En el actual contexto, donde los mínimos derechos no son más que migajas entregadas por parte de los gobiernos, es necesario un movimiento organizado de la diversidad, que no solo luche por sus derechos democráticos, sino que también se levante en contra del régimen estructuralmente machista y homofóbico, buscando derribarlo desde su núcleo.

Hoy, mientras el oficialismo le aplaude a la Derecha y a la Nueva Mayoría por las mínimas conquistas obtenidas, hay un gran sentimiento de descontento por parte de sectores de la diversidad, que ven que los crímenes de odio siguen ocurriendo, vemos que las trans se siguen viendo obligadas a acudir a la prostitución por falta de cupos laborales y por falta de ley de identidad de género, vemos a miles de niños sumidos en las miserias del SENAME ya que no hay una regularización a la Ley de Adopción que abra las puertas a parejas homo a adoptar, etc.

La principal barrera para conquistar lo mencionado, es este régimen capitalista, respaldado por las instituciones millonarias defensoras del empresariado. Quienes han mantenido las leyes morales al pie de la letra, anulándonos y haciéndonos callar cada demanda legítima por nuestros necesarios derechos.

Por esto, es necesario levantar un gran movimiento de la diversidad combativo y anticapitalista, de la mano con las y los trabajadores, también de la mano con la lucha estudiantil. Solo así, podremos liberarnos de las cadenas del patriarcado conservador y conseguir nuestra total emancipación.






Temas relacionados

sexodiversidad   /   diversidad sexogenérica   /   Libertades Democráticas   /   LGTBI   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO