Juventud

JUVENTUD

¿Qué lugar podría ocupar la UBA para enfrentar el COVID-19?

Frente a la situación que viene atravesando el país por la pandemia se abren interrogantes sobre las necesidades vigentes en materia de prevención y atención. Conocé todos los recursos con los que cuenta la Universidad de Buenos Aires.

Yohia Cardoso Marino

Lic. Psicología de la UBA @Yohia05

Evelin Cano

Empleada doméstica CABA - Integrante de La Red de Precarizadxs

Sábado 21 de marzo de 2020 | 11:30

En países como Italia o España los efectos de la propagación del virus mostraron las profundas crisis sanitarias de la salud pública. Aparte de la posibilidad de decretar cuarentena obligatoria, las medidas del Gobierno vienen cambiando día a día, pero económicamente solo fue acompañada de un presupuesto de $1.700 millones de pesos que equivale a menos de la mitad de lo que se paga de deuda por día, una vergüenza.

Esta semana las autoridades nacionales avanzaron en la propuesta de conformación de distintas comisiones entre los Ministerios de Salud, de Educación y de Ciencia, Tecnología e Innovación y el Consejo Interuniversitario Nacional. Nicolás Trotta anunció la conformación de un “Comité de Asistencia Técnico Profesional para afrontar la pandemia de Coronavirus”.

Al momento está comisión de encuentra trabajando sobre la capacidad del sistema universitario para colaborar con las medidas de prevención y contención de la pandemia, como el relevamiento de camas disponibles en hospitales universitarios. Contará con presupuesto propio en articulación entre los Ministerios y los rectores de universidades públicas. Todavía no hay ninguna información concreta sobre cómo se llevará adelante este plan de colaboración.

Además el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación avanzó en la creación de “Unidad Coronavirus” que estará integrada por el CONICET y otros, según informaron: “el objetivo es coordinar las capacidades del sistema científico y tecnológico que puedan ser requeridas para realizar tareas de diagnóstico e investigación” y este tendrá una inversión aproximada de 25 millones de pesos, dicen.

Frente a esto se abren varios interrogantes: ¿Con qué recursos cuenta la UBA, como los democratizamos, que posibilidad tenemos el conjunto de la comunidad académica en la toma de decisiones? ¿Como se puede pensar una articulación entre estudiantes, docentes, investigadores y científicos?

Te puede interesar: Déficits críticos en la salud pública y la necesidad de una respuesta a la altura

La Universidad de Buenos Aires puede ayudar a combatir esta pandemia ¿Sus autoridades quieren?

En materia de salud la UBA cuenta con dos hospitales y un instituto de Investigación: Hospital de Clínicas, Instituto de Investigaciones médicas Lanari, Hospital Oncológico Ángel Roffo. Además de carreras de grado como Medicina, Farmacia y Bioquímica, Psicología, Enfermería, Kinesiólogos, Sociología, Arquitectura, Ingeniería, Trabajo social, Comunicación, Antropología, Economía, etc.

Muchos de los especialistas de estas carreras forman parte de la currícula de docentes, jefes de trabajos prácticos y titulares de cátedra, a su vez la Universidad de Buenos Aires tiene múltiples convenios de colaboración académica con organismos como Conicet, sin contar sus propio desarrollo de investigación a través de proyectos como UBACyT, que cuenta con financiación de proyectos de investigación científica y tecnológica.

El Hospital de Clínicas cuenta con dos laboratorios que lleva adelante proyectos de investigación, estos son: Laboratorio de Metabolismo del Oxígeno y Laboratorio de Inmunogenética. El primero que nombramos lleva junto al CONICET y ANPCYT importantes investigaciones.

El área de investigación del Instituto de Oncología Ángel H. Roffo se constituye de departamentos y cuenta con 4 laboratorios. Trabajan en el área aproximadamente 60 personas entre investigadores, becarios de distintas instituciones y personal administrativo y maestranza. El Instituto de Investigaciones Médicas Alfredo Lanari cuenta específicamente con el Instituto de Investigaciones Médicas (UBA - CONICET) que es uno de los pocos Institutos que realiza investigaciones en las distintas disciplinas del área de Salud Humana.

La facultad de Farmacia y bioquímica cuenta con seis laboratorios propios, Ciencias exactas cuenta con insumos químicos además de laboratorios. ¿Se podría desarrollar allí la producción de alcohol en gel, cómo se está llevando adelante en otros lugares del país, apropiando todos los materiales necesarios de las empresas farmacéuticas, para ser distribuido de forma gratuita? ¿Los estudiantes de psicología no podrían ser capacitados para brindar apoyo y acompañamiento a los trabajadores y las trabajadoras de la salud pública, así también como a los familiares y allegados de quienes se encuentran atravesando tratamientos por detección de virus?

Leé también: La Universidad de Rosario producirá respiradores 80 % más baratos

La Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo cuenta con Institutos, Centros y Programas como el de Urbanismo y Ciudad, así como la de Ciencias Sociales cuenta con el Instituto de Investigaciones Gino Germani estos podrían pensarse en conjunto para evitar el impacto de esta pandemia a los sectores más vulnerables, realizar relevamientos sobre la situación habitacional de la Ciudad, sobre la cantidad de poblacion en situacion de calle y hacinamiento para desarrollar en conjunto un plan de adecuaciones de hoteles y viviendas ociosas para las familias que más padecen esta crisis. Además desde Ingeniería se podría pensar la adaptación de instalaciones hospitales públicos que puedan garantizar un aislamiento seguro frente a los casos de detección de coronavirus. Económicas tiene múltiples centros de investigaciones y el Observatorio Cultural que pueden reorientar el desarrollo de las investigaciones en curso para pensar como debe ser la articulación entre las medidas necesarias a implementar y los presupuestos vigentes.

Carreras como Comunicación y diseño de imagen y sonido, podrían poner sus conocimientos y recursos técnicos; software, computadoras, etc. para elaborar materiales de divulgación sobre el estado epidemiológico actual para ser distribuidos de forma masiva en conjunto con la perspectiva y opiniones de especialistas en la temática. ¿La información sólo debe quedar atada a lo que dice el Poder Ejecutivo y los grandes medios?

Algo de esto empieza a surgir, desde abajo y presionando a las autoridades de la UBA a dar respuesta. La agrupación En Clave Roja-FMed lanzó una exigencia hacia las autoridades para que todos los estudiantes sean capacitados para intervenir ante está situación poniendo sus conocimientos a disposición. Allí hay más de 30 Laboratorios que ahora no están siendo utilizados, además de Docentes, especialistas y 60.000 estudiantes que podrían aportar ante la crisis sanitaria actual.

Leé también: Estudiantes de medicina UBA exigen ser capacitados para evitar el colapso de la salud pública

Estos ejemplos muestran las posibilidades y las capacidades con las que cuenta, solo, la Universidad de Buenos Aires para enfrentar la pandemia. Sin embargo mientras Docentes, estudiantes y profesionales siguen poniendo todos sus esfuerzos para mantener el carácter público de la Universidad y sus recursos, del otro lado, las autoridades las distintas facultades, peronistas, radicales y macristas, gracias a la Ley de Educación Superior sancionada durante el menemismo, avanzaron en defender y promover una orientación de los conocimientos puestos al servicio de las necesidades empresariales

Durante años se avanzó en la creación de convenios y pasantías con sectores privados, en la actualidad con laboratorios y farmacéuticas como: Bayer S.A, Laboratorios Bacon, Novozymes BioAG, Cellargen Biotech S.R.L, PTC Terapéuticos, Tecmes (quien produce elementos esenciales para el tratamiento del virus COVID-19 como respiradores).Entre otros. Ya sea vía los convenios con sectores privados o pasantías, hacia estudiantes fomentando la precarización.

Si algo queda en evidencia con los avances que ha hecho la gestión universitaria hacia la privatización de la Universidad es que la capacidad para poder generar insumos de prevención, atención y tratamiento, están disponibles y son administrados por empresarios y su sed de ganancia. Por esto mismos estos recursos deben ser reorientados por ejemplo hacia la producción de test masivos de detección, exigiendo a la Universidad que dé cuenta de todos sus convenios vigentes, a fin de ser utilizados por estudiantes, científicos e investigadores para ponerlos a disposición de toda la población, garantizando que sean las y los trabajadores quienes se encarguen de su centralización.

Nuestra unidad es con las y los trabajadores

Imaginemos, además, que pasaría si todos los recursos y conocimientos estuvieran puestos a disposición, de las y los que plantean soluciones para resolver esta crisis. De los que se organizan en sus lugares de trabajo frente a la falta de protocolos claros, de los que ponen al servicio su línea de producción reorientándola a las necesidades actuales.

Un ejemplo de esta coordinación es la Comisión de Higiene y Seguridad de la tercerizada GPS en Aeroparque que los trabajadores están llevando adelante, donde participaron estudiantes de derecho y medicina. La puesta en pie de estas comisiones resulta indispensable ya que los trabajadores son los últimos que tienen conocimientos respecto a los riesgos que presentan los lugares de trabajo, a la existencia o no de protocolos de prevención y además a exigir el cumplimiento de su implementación. Cuidando también sus puestos de trabajo.

Te puede interesar: Frente al coronavirus y amenazas de despidos: las y los trabajadores aeronáuticos se organizan

O el caso del laboratorio recuperado, actualmente cooperativa, Farmacoop en La Plata quienes anunciaron que producirán alcohol en gel adaptando su línea de producción en equipo junto a ingenieros químicos e industriales de Ingeniería UBA, mientra el Estado provee la técnica y materia prima.

Te puede interesar: Para enfrentar al coronavirus, un laboratorio recuperado fabricará alcohol en gel

Pero también otra cooperativa en Neuquén de obreras textiles se ha puesto a disposición del sistema de salud fabricando barbijos para las y los trabajadores.

Te puede interesar: Las textiles de Neuquén confeccionan barbijos y los ponen a disposición del sistema de salud

En base a la comisión creada en articulación entre los ministerios y el Consejo Interuniversitario Nacional quedan de manifiesto dos cuestiones, en principio que aún no hay detalles claros sobre cómo se realizará la articulación entre el gobierno nacional y los sectores universitarios, y en segundo lugar que las decisiones respecto a cómo la universidad pública intervendrá ante esta crisis no puede quedar solo en manos de los rectores, los mismos quienes sistemáticamente buscan avanzar en la privatización de la universidad. Para que las voces de toda la comunidad académica: estudiantes, docentes, investigadores, no docentes pueda ser escuchada es necesario plantear la democratización de los espacios de cogobierno universitario.

A su vez, es necesario poner en pie comisiones independientes de especialistas, científicos, investigadores junto a estudiantes, cuyas opiniones sean escuchadas en ese espacio. Que tengan acceso a toda la información vigente sobre datos epidemiológicos y desarrollos científicos en curso para poner esto a disposición de todos los sectores afectados por la pandemia, divulgando información científica y validada.

En perspectiva, de que este acceso a la información junto con todos los recursos con los que cuenta la universidad pública puedan ponerse a disposición de combatir esta pandemia desarrollando planes de intervención conjunta con los sectores de trabajadores, como la creación de test masivos de detección del virus COVID-9.







Temas relacionados

Coronavirus   /    Universidad de Buenos Aires (UBA)   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO