Sociedad

ARZOBISPO RENUNCIA

¿Qué hereda a la Iglesia Norberto Rivera?

Flora Ramírez

México D.F.

Viernes 16 de junio | 19:36

La Arquidiócesis de México confirmó - que como lo establece el Código del Derecho Canónico-, el cardenal Norberto Rivera presentó su renuncia al Papa al cumplir 75 años. El representante del Vaticano decidirá la fecha de su retiro en un proceso que puede tardar varios meses o incluso años.

El vocero de la Arquidiócesis Primada de México, Hugo Valdemar, adelantó que cuando su renuncia sea aceptada Rivera se convertirá en Arzobispo emérito, por lo que seguirá contando con los beneficios de sustento y vivienda a cargo de la Arquidiócesis, lo cual le permitirá continuar su ostentosa vida.

Sin embargo, la salida del cardenal de la ciudad con más peso político y económico del país, después de 22 años en este cargo, no se da sin conflicto. Pues en el marco de su retiro el exsacerdote Alberto Athié Gallo presentó una denuncia penal ante la Procuraduría General de la República (PGR) contra Norberto Rivera por encubrir a 15 curas que presuntamente cometieron actos de pederastia.

Norberto Rivera se irá después de más dos décadas dejando su sello en la institución católica. Su periodo como Cardenal estuvo marcado por un discurso reaccionario contra los derechos de la comunidad sexodiversa, pronunciándose en contra del matrimonio igualitario y de la adopción para parejas homoparentales y contra los derechos de la comunidad trans.

Su discurso se dedicó a fomentar odio contra esta población llamándolos enfermos mentales, desviados, refiriendo el "peligro" de violación de un padre homosexual a su hijo, por mencionar algunos casos, declaraciones por las que hipócritamente tuvo que disculparse.

Además, ha condenado y llamado a frenar el derecho de las mujeres a la interrupción legal del embarazo, siendo que las condiciones del aborto ilegal arrebatan miles de vida al año; desde 1995 se opuso al uso de métodos anticonceptivos y reclamó constantemente una mayor injerencia de la Iglesia en la educación.

Décadas de encubrimiento

Pero el principal cuestionamiento a estas décadas como cardenal, así como a su carrera clerical previa, ha sido el encubrimiento a pederastas. El caso más representativo es el de Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo.
Aunque antecedentes importantes habían marcado ya la carrera de Rivera.

En 1987 Norberto Rivera Carrera, y el cardenal Roger Mahoni, de Los Ángeles, fueron demandados por ‘conspiración a la pederastia’ ante la Corte Superior de California después de que Rivera tratara de proteger al cura Nicolás Aguilar transfiriéndolo de Puebla a Estados Unidos tras ser acusado de pederastia, sin embargo, allí sería acusado de violar a más de 20 menores.

De acuerdo con Athié Gallo, ese fue un antecedente importante para que Rivera llegara al puesto de Cardenal de la Ciudad de México pues "Mostró habilidad cuando la Iglesia sabía que venían problemas por la cantidad de abusos. Necesitaban gente como Norberto, incondicionales sin ninguna fisura.”

Norberto Rivera fue uno de los principales defensores de Maciel, diversos medios documentaron la censura a la que la Iglesia apostó cuando los abusos cometidos se hicieron públicos. Como se explica en el artículo: Maciel, la Operación Censura. Crónica del Boicot, publicado en la revista Nexos del 1 de julio de 2010, Canal 40 fue uno de los principales golpeados después de transmitir una entrevista a víctimas de pederastia.

Toda la operación de encubrimiento e impunidad ha sido facilitada por las cercanas relaciones que Norberto Rivera ha cultivado con importantes empresarios del país y miembros del régimen político, principalmente pertenecientes al PRI y PAN, partidos a los que ha llamado a votar.

De acuerdo al vocero Hugo Valdemar, para relevar a Rivera "Se menciona al cardenal Carlos Aguiar Retes (de Tlalnepantla); a monseñor Víctor Sánchez, arzobispo de Puebla [muy cercano a Rivera]; a monseñor Ramón Castro, obispo de Cuernavaca; a monseñor Carlos Patrón Wong, quien trabaja en la curia Romana; Rogelio Cabrera, arzobispo de Monterrey". La elección final la tendrá el Papa Francisco.

Sin embargo, aunque más de dos décadas del cardenal se terminen, el fantasma de la pederastia y los discursos de odio quedan como una marca de la Iglesia, que muy probablemente podrán ser continuados.






Temas relacionados

Norberto Rivera   /   Procuraduría General de la República (PGR)   /   Papa Francisco   /   Iglesia Católica   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO