Géneros y Sexualidades

TRIBUNA ABIERTA

¿Qué hay detrás del ataque homofóbico al dirigente del FIT? Nicolás Del Caño: Los hermanos sean unidos

Artículo publicado por Alejandro Modarelli en Soy de Página|12. “Una foto familiar del dirigente del Frente de Izquierda fue tendencia y foco de una catarata de burlas homofóbicas. Cuando expresar afecto entre varones despierta el odio nuestro de cada día”.

Viernes 21 de febrero | 10:23

Artículo publicado originalmente en Página 12 el lunes 17 de febrero y republicado el viernes 21

No hay abrazo tierno entre varones que, tomado por una cámara dispuesta a cruzar el Rubicón de la mala leche, no alcance a ser Trendic Topic (TT) en twitter, obviamente si uno de los dos es un diputado del PTS, famoso, joven, medianamente guapo en la escala Richter del ardor, y de estricta preservación de la intimidad como es Nicolás del Caño. Pero resultó que el compañero de caricias era su propio hermano, muy parecido, tanto que, de haber sido el amante, se lo podría haber acusado de insensato narcisismo. Porque la escena hacía imaginar una salida del closet del diputado en situación de espejo (2x1: “Del Caño sale con Del Caño”, bromeaban aunque el chiste era una realidad) o, jugando con significantes encandenados en idioma nativo, en algo así como una bucólica playera entre mariclones .

Vale decir que el ojo de la sociedad de fetichistas se quedó como quien lava y no tuerce: la idea del incesto era, para ellos, dejarse poseer por expectativas sexuales polimorfas incontinentes. Tan lejos, no. Sin embargo, ese ejército de foristas de las redes sociales, entrenados en obscenidades y en troleo político, se dedicaron, sin darle relevancia a la verdad, a militar con sacrificio digital el odio contra la presunta homosexualidad seborreica de Del Caño o, en su defecto o a la vez, en fustigar su pertenencia al campo revolucionario, pero más todavía a la dirigencia política (la acusación de parásito presupuestario es una de las más dilectas de la antipolítica, que es el pan diario de la derecha cuando no está en el poder).

“No nos reímos de la homosexualidad, sino de su aspecto”. “No atacamos la preferencia sexual de Del Caño sino que es un zurdo de mierda”. Alguna muestra de corrección política había que ofrendar, así se tratase de corrección diarreica, pero, sin engañarnos, lo que se constituyó tendencia fue una foto diurna en la que se hacía “casi” evidente que esos dos habían hecho de las suyas la noche anterior.

Así, izquierda revolucionaria, Congreso y homosexualidad (peluquería aparte, el pelo de Del Caño representa toda una afrenta a la ascesis del microfascista de interfaz) formaron el último sábado una catarata de tweets, retweeteos y respuestas en la jerga del pajarito. Hacía tiempo que no resurgía dentro del debate político, y sin otro origen que una interpretación falsa de una selfie, el tortuoso vínculo que mantuvo en el siglo XX la izquierda masculina tradicional con la homosexualidad. Ya se sabe: de Stalin a Castro, Del Caño tenía que hacerse cargo hoy de cada una las iniquidades antisexuales del socialismo real, y más aún si jugaba (¿o no jugueteaba?) con una teatralidad queer de afecto entre varones. Esto último, al menos para mí, no queda claro. Más aún porque la publicación coincidía, más o menos, con el Día de San Valentín. Si fuese así, estamos ante una exquisita provocación. Del Caño mudo.

El cariño acreditado por la imagen hizo emerger mierda de las cloacas homofóbicas del argentino medio. Lo que prueba que nuestras leyes están por delante, todavía, de cerebros que más que al acto homosexual, desprecian gestos de afecto no violento entre varones. Seguramente prefieren el scrum (aunque a los rugbiers ya estén hasta la pelota ovalada con la referencia), la camaradería de duchas, las despedidas de soltero o festejos viriles similares, donde se humilla a mujeres: existe una foto del expresidente Macri y amigotes echando champán a unas chicas casi desvestidas que no produjo el mismo escándalo o desprecio.

Dos textos recomendados para comprender la reacción del activismo homofóbico héterotwittero: uno de Michel Foucault que surge de una entrevista, De la amistad como forma de vida . Ahí el filósofo nos advierte a quienes buscamos adentrarnos en los sótanos mentales del homófobo que, en realidad, lo que le resulta a este insoportable no es tanto saber que dos varones han pasado la noche en posición de sodomíes, sino que al otro día se exhiban sin huellas de culpa, de la mano, como si nada hubiese transformado su universo subjetivo después de abrir sus orificios al amor irregular.

Otra intervención reveladora la ofreció Pier Paolo Pasolini en Italia, mientras se debatía el permiso de visita sexual a los reclusos con argumentos de pánico a la homosexualidad: “¿Qué hay de malo en que los reclusos tengan también relaciones homosexuales; qué hay de malo en una relación homosexual?”, se preguntaba. Una relación así “deja a un hombre exactamente igual a como era. Como máximo le ha ayudado a expresar totalmente su ‘natural’ potencialidad sexual, porque no hay ningún hombre que no sea ‘también’ homosexual... y en el mejor de los casos habrá enriquecido su propio conocimiento de las personas de su mismo sexo” ( La cárcel y la fraternidad del amor homosexual ).

Ojalá hubiese sido cierto que el chico que acariciaba a Nicolás Del Caño fuera alguna pareja homosexual, permanente o circunstancial, porque eso, sin duda, demostraría su disponibilidad para vincularse pública y amorosamente con otros varones sin inmutarse por las consecuencias en las redes sociales. De todas maneras, ya lo dice la célebre humorada: que hablen bien, que hablen mal, pero que hablen.







Temas relacionados

Alejandro Modarelli   /    Homosexualidad   /    LGTBI   /    Página|12   /    Homofobia   /    Nicolás del Caño   /    Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO