Juventud

UMSA: EL CONTROL SOBRE LA “DEMOCRACIA”

¿Qué hay detrás de las convocatorias a Asamblea Estudiantil en la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas?

Continúa crisis en la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la UMSA. Luego del pasado 14 de julio que tuvieron que cerrar los predios universitarios para evitar nuevos actos de violencia, los Centros de Estudiantes convocan a una nueva asamblea para este viernes 21 de julio a las 10:30 am.

Jueves 20 de julio | 08:37

La semana pasada la “FUL de Álvaro Quelali” demostró un interés en llamar a asamblea estudiantil para la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas, y en la misma oportunidad, la “FUL de Jaime J. Grajeda” la desconocía. Entre tanto, “Rodolfo Urquidi” demostraba el mismo interés en convocar a asamblea, pero su compañero “Bryan Esprella (que representa la otra fracción del Centro de Estudiantes)” trabajo para desconocerla, aún si para eso tenía que apoyarse en sus camarillas superiores. ¿Pero cuánta diferencia existe entre Jaime Grajeda, Álvaro Quelali, Mauricio Estrada y Franz Laura si todos son miembros de Columna Sur (partido juvenil del M.A.S y representan sus intereses? y ¿qué diferencia hay entre Urquidi y Esprella, si ambos representan las políticas de las camarillas de Remy Camacho-Javier Tapia? ¿Quién realmente convoca la Asamblea Estudiantil?

Tras una semana de la intervención de la FUL-UMSA, el pasado viernes 14 de julio, cuando conocidos personajes obstaculizaron nuevamente el carácter democrático de la asamblea, entre tanto compañeros y compañeras de base pedían a gritos “¡¡asamblea, asamblea!!”, el Centro de Estudiantes de Bryan Esprella (camarilla FURIA-DERECHO, con una legitimidad totalmente reprochable) convoca a una nueva asamblea para el viernes 21 de julio a las 10:30.

Pese a toda esa convulsión y tras disipado el gas lanzado contra la base estudiantil, se eligió comité electoral aprobado en asamblea; sin embargo, su legalidad solo terminó en palabras de quienes la convocaron. Entre la FUL de Quelali y Rodolfo Urquidi como ejecutivo del Centro de Estudiantes, no garantizaron algo tan sencillo como “presentar una nómina ante el HCU”, cuando la Asamblea tuvo que responder a los ataques y amedrentamientos de grupos de choques armados para elegir su comité electoral.

Los denominados dinosaurios-estudiantiles (el conocido “chaskas” y compañía) han aplicado nuevamente su maniobra de control sobre la democracia. Si primero no permiten que un comité sea elegido por aclamación por la mayoría en asamblea, lo siguiente fue forzarnos a no participar. Y lo hacen con gritos desesperados para indignar a los estudiantes. Pero no es un plan individual de este grupo de dinosaurios: no son individuos que actúan esporádicamente. Son grupos contratados, que siempre que agreden con violencia porque saben que “las cámaras de la Facultad, tendrán fallas técnicas” como para demostrar su vandalismo, que tienen instrucciones explicitas para garantizar los intereses de las camarillas docente.

En una Facultad de 10 mil matriculados, las constantes intimidaciones por estos grupos de choque, reconocidos por su siempre intromisión nefasta en procesos (e intentos) democráticos, han logrado que los estudiantes se pregunten ¿si vale la pena luchar por la democracia? Desde la Corriente Estudiantil Revolucionaria OCTUBRE, les respondemos que siempre será necesaria ampliar la democracia universitaria para mejorar la calidad académica. Ya que a más libertad, más pensamiento crítico; y si hay pensamiento crítico se puede lograr ciencia. Estamos en la universidad para eso.

Solo los estudiantes de base organizados pueden imponerse a estos camarilleros; sin embargo, frente a una situación que manifiesta la manipulación institucional de las camarillas proponemos a los estudiantes pelear por una Asamblea Estudiantil:

• Con veedores y observadores: como la Defensoría Universitaria, la Unidad Transparencia, que estén las camarillas de la FUL-UMS, y representantes de otras carreras, que quieran observar la supuesta transparencia.

•Con ampliación de temario a los problemas académicos. Ya que no quieren que la asamblea empiece a discutir los graves problemas académicos de los que ellos son responsables.

• Que el Comité Electoral sea elegido por aclamación de la base estudiantil, para conocer la transparencia del proceso electoral.

• Procesos Universitarios, para todos estos reconocidos “estudiantes” (que ante la protección del director de carrera y decano; la institucionalidad en la Facultad de Derecho) violentan las formas democráticas, amedrentan a los estudiantes y agreden a todo aquel que contradigan el mandato de sus autoridades.

Más democracia, significa mayor control Estudiantil de sus derechos: Asambleas regulares, el voto universal-igualitario, un Centro de Estudiantes al servicio de los problemas de los estudiantes y no del director.

¡Por la independencia política de los estudiantes!
¡Los estudiantes no somos amarrahuatos de ninguna camarilla docente-estudiantil!






Comentarios

DEJAR COMENTARIO