Mundo Obrero Chile

NO+AFP

¿Qué estrategia seguir para terminar con las AFP?

De cara a la movilización del 16 de octubre y el paro nacional del 4 de noviembre. ¿Cómo enfrentamos a la AFP para echar abajo este modelo de pensiones?

Lunes 3 de octubre | 08:46

Escrito por: Fabián Puelma y Diego Lobos.

Las multitudinarias movilizaciones contra las AFP lograron activar el cuestionamiento a una de las herencias más importantes de la dictadura e instalar un debate que está lejos de cerrars. El régimen político respondió como siempre: la Nueva Mayoría balbuceó algunas modificaciones que no dejan contento a nadie, y el gran empresariado, junto con la Derecha y sus especialistas, están impulsando una defensa acérrima de los pilares de su sistema.

La movilización logró instalar la demanda de acabar con las AFP. Ahora la pregunta que surge es qué sistema debe reemplazar al modelo ideado por José Piñera y cuál es la estrategia para lograr estos objetivos.

Por un sistema de reparto solidario administrado por los trabajadores

Lo característico del movimiento No+AFP es que logró identificar que el origen de las bajas pensiones tiene directa relación con el sistema privado de jubilaciones y la precarización laboral.De lo que se trata, por tanto, es de reemplazar el sistema actual por un nuevo modelo de pensiones. Si hoy el eje está puesto en el ahorro individual y en utilizar los fondos de pensión como herramienta de inversión privada, el nuevo sistema debe basarse en el reparto solidario y en asegurar el derecho a una jubilación digna. Lo que se busca es que los fondos de pensión no sirvan para llenar los bolsillos de los empresarios, sino que permitan dar respuesta a las necesidades de los trabajadores y el pueblo.

Si partimos de la base que un sistema de reparto debe financiarse de manera tripartita, la pregunta que surge luego es quién administra los fondos. Acá hay que evitar dos visiones: la concepción de que la administración es una cuestión individual de cada trabajador, y por otro lado, la visión de que la administración debe estar en manos de un organismo ajeno a la participación obrera.

Estamos de acuerdo con la Coordinadora No+AFP cuando plantea que la demanda no puede ser volver simplemente al modelo de “cajas” que existía anteriormente. Pero no creemos que la administración deba recaer en un organismo como el Banco Central u otros análogos, puesto que se trata de entes de un Estado que sabemos muy bien que responde a los intereses de los empresarios.

Es por esto que planteamos la necesidad de que la administración sea controlada colectivamente por los trabajadores, a través de un ente propio en donde los trabajadores y jubilados tengan participación y capacidad de decisión.

¿Estrategia ciudadana o una estrategia de los trabajadores?

El otro debate se centra en la forma de triunfar. La lucha contra las AFP tiene un punto fuerte: se trata de una demanda directamente relacionada con los trabajadores. Pero actualmente esta lucha tiene la debilidad de que la clase trabajadora sigue interviniendo de manera dispersa. Es por esto que toman fuerza métodos de lucha “ciudadanos” o individuales como la campaña por el cambio al fondo E.

El sistema de AFP es un pilar fundamental del neoliberalismo chileno, en donde todos los intereses empresariales convergen. Por lo mismo, es ilusorio pensar que podremos hacer frente a esta fuerza de clase organizada mediante la presión al gobierno o al parlamento, o mediante formas de presión “ciudadana” o “desobediencia civil”.

A la fuerza organizada de los empresarios hay que oponerle la fuerza organizada de los trabajadores. Esto tiene diversas implicancias prácticas. Por un lado, una de las prioridades es buscar que los trabajadores intervengan en la lucha de manera organizada a través de sus sindicatos y demás organizaciones obreras. Para que esto sea real, no se puede hacer caso omiso de que hoy los trabajadores organizados están dirigidos por una burocracia sindical hegemonizada por la Nueva Mayoría. La exigencia a la CUT y a las demás centrales y federaciones se vuelve, por tanto, un punto crucial. ¿Exigirles qué? Que garanticen el paro nacional convocado para el 4 de noviembre, organizando asambleas de base, haciendo llamados públicos y dando todas las herramientas para que los trabajadores puedan parar.

A la vez que asumimos que no es posible pensar una estrategia al margen de los sindicatos y sus direcciones políticas, debemos dar todos los pasos para organizar el paro en los lugares de trabajo. Es por esto que los zonales de la Coordinadora No+AFP, que agrupa a diversos dirigentes sindicales y organizaciones políticas, deben transformarse en verdaderos comités de base de preparación del paro, tomando todas las iniciativas para lograr un paro efectivo, buscando traducir la amplia simpatía con el movimiento No+AFP, en organización activa y desde la base.




Temas relacionados

Mundo Obrero Chile   /   Política Chile   /   NO + AFP   /   Trabajadores

Comentarios

DEJAR COMENTARIO