Internacional

ELECCIONES 2018

¿Qué esperan las centrales sindicales de Brasil para organizar comités de base contra Bolsonaro?

La encuestadora “Datafolha” mostró un incremento de la ventaja de Bolsonaro sobre Haddad, ahora en 18 puntos. Es necesaria una estrategia que vaya más allá de las elecciones. En esta situación urgente ¿qué esperan la Central Única de Trabajadores (CUT) y la Central de Trabajadores de Brasil (CTB) para organizar en las calles y lugares de trabajo a miles de comités de base en todo el país para derrotar a Bolsonaro, los golpistas y las reformas?

Miércoles 17 de octubre de 2018 | 15:02

Bolsonaro y su vice, el general Hamilton Mourão, están en una operación especial para esconder lo que prometieron a los patrones: eliminar el "costo laboral" y sacar la "carga salarial" de las espaldas de los empresarios.

Este programa esclavista de Bolsonaro es sintetizado en la frase: "Los trabajadores deben elegir: todos los derechos y ningún empleo, o menos derechos y algún empleo".

También, pasa por la aplicación de la salvaje reforma laboral de Temer, e incluye, como reiteró Mourão, la abolición del 13º (sueldo treceavo o aguinaldo).

Muchas personas, incluso votantes de Bolsonaro, todavía ignoran que el programa ultraneoliberal de Paulo Guedes va a empeorar las condiciones de vida de los trabajadores a un grado superior al que hizo Temer. Esto implica salarios más bajos, fin a los aguinaldos, reducción o eliminación, en algunos casos, del derecho a vacaciones remuneradas.

Es por esto que, acompañamos a todos los que ven hoy en la candidatura de Fernando Haddad una forma de impedir la victoria electoral de Bolsonaro. Por eso votamos críticamente en la candidatura de Haddad, pero no compartimos la estrategia del PT, que ya se ha mostrado absolutamente insuficiente para combatir a la extrema derecha.

No vamos a combatir el golpismo y la extrema derecha con propuestas vagas para atraer supuestos aliados de los partidos neoliberales y golpistas tradicionales, como el PSDB, quienes fueron derrotados en las elecciones, o con la Iglesia Católica, que niega el derecho democrático al aborto.

El Datafolha mostró el incremento de la ventaja de Bolsonaro sobre Haddad, ahora en 18 puntos.
Necesitamos una estrategia que vaya más allá de las elecciones. En esa situación urgente ¿qué están esperando la CUT y la CTB para organizar en las calles y lugares de trabajo miles de comités de base en todo el país para derrotar a Bolsonaro, los golpistas y las reformas?

¿Las mayores centrales del país van a seguir perdiendo tiempo, sin organizar comités de base en cada lugar de trabajo? La APEOESP (Sindicato dos Professores do Ensino Oficial do Estado de São Paulo), el mayor sindicato de profesores de América Latina, tendría que convocar asambleas inmediatas en todo Sao Paulo para organizar a los profesores.

La CUT y la CTB dirigen áreas estratégicas del movimiento obrero, como metalúrgicos, trabajadores del transporte, Correos, bancarios, entre otros. No hay tiempo que perder, necesitamos preparar desde ahora las fuerzas de nuestra clase para enfrentar seriamente el avance de la extrema derecha en desmedro de nuestros derechos.

Hay fuerzas para luchar. Un gran sector de trabajadores odia a Bolsonaro porque sabe que esa figura, autoritaria y pro-imperialista, viene para poner fin a todos nuestros derechos. Esta fuerza de combate necesita ser organizada, y no impedida por las burocracias sindicales. No es en las urnas que vamos a vencerl, sino en la lucha de clases.

Necesitamos exigir que las centrales sindicales que salgan de su parálisis y construyan comités de base por cada lugar de trabajo en todo el país, que imponga el no pago de la deuda pública, el aumento salarial de acuerdo con los índices del DIEESE, igual salario entre hombres y mujeres, negros y blancos, la reducción de la jornada de trabajo sin reducción salarial, y el reparto de las horas de trabajo entre empleados y desempleados. ¡No podemos permitir que Bolsonaro ataque nuestros salarios y nuestras familias!

Al contrario, el presidente de la CUT, Vagner Freitas, quiere canalizar el odio legítimo de los trabajadores contra Bolsónaro sólo en las urnas, lejos de las calles. “Es Fernando Haddad quien, electo, garantizará el cambio que el pueblo reclama y anhela: educación y salud públicas de calidad para toda la población, vivienda, seguridad, democracia, soberanía y bienestar social"dice Freitas. Ninguna sta de medidas de lucha, ninguna organización de base. Así también propone el resto de las centrales que apoyan a Haddad.

Decimos, claramente, que es sólo la fuerza de los trabajadores, junto a todos los sectores oprimidos -que Bolsonaro quiere aplastar con puño de hierro- que pueden barrer a la extrema derecha. Por eso, las centrales sindicales, y principalmente CUT y CTB, dirigidas por los partidos de Haddad y Manuela de Ávila, necesitan inmediatamente romper su parálisis y convocar asambleas y comités de base donde los trabajadores puedan posicionarse como sujetos para organizar su lucha contra Bolsonaro .

Estas mismas centrales traicionaron en 2017 la inmensa disposición de lucha de los trabajadores que quedó demostrada en la paralización nacional del 28 de abril, que barrió la reforma de la previsión y podría haber barrido todos los ataques del Temer.

En la ciudad de Manuela D’Ávila (PCdoB), necesitan romper, inmediatamente, su parálisis y convocar asambleas y comités de base donde los trabajadores puedan colocarse como sujetos para organizar su lucha contra Bolsonaro.

Las direcciones burocráticas de la CUT y de la CTB quieren canalizar todo ese odio hacia Bolsonaro en las urnas. Lo que permitió que Bolsonaro se catapultase como líder en las encuestas, sumado a las maniobras autoritarias absurdas del poder judicial que proscribió la candidatura de Lula.

Es urgente organizar la lucha contra la extrema derecha, y la construcción de comités de autodefensa y de lucha, en cada lugar de trabajo y estudio, contra Bolsonaro.

La primera tarea de todo comité es masificar nuestra lucha. En las universidades, escuelas, fábricas y en cada lugar donde haya disposición de lucha contra la extrema derecha, necesitamos movilizar la mayor cantidad de personas posible.

Sólo movilizándonos desde la base es que vamos a conseguir construir una verdadera fuerza social que sea capaz de enfrentar al reaccionario Bolsonaro y sus aliados en el ejército, en el poder judicial, en los medios; todos apoyados y financiados por grandes grupos económicos.







Temas relacionados

Elecciones Brasil 2018   /    Fernando Haddad   /    Jair Bolsonaro   /    CUT   /    PT   /    Brasil   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO