Política

¿Qué es la MINUSTAH?

Una fuerza de ocupación de la ONU avalada por el Congreso de la Nación.

Ruth Werner

@RWlaruta99

Jueves 11 de septiembre de 2014 | Edición del día

La Cámara de Diputados convirtió ayer en ley el proyecto para renovar por dos años la presencia de tropas argentinas en Haití. La votación resultó afirmativa con 164 votos (FPV, Unión PRO y Frente Renovador) contra 56 negativos (UCR, Unidad Popular, Coalición Cívica-UNEN y el Frente de Izquierda).

Hace ya más de diez años, el 30 de Abril de 2004, se crea la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas (Minustah) en Haití. Fue el fallecido presidente Néstor Kirchner quien aceptó en Junio de ese año enviar tropas a esta Misión conformada por efectivos provenientes principalmente de América Latina. La comandancia está ejercida por Brasil al frente de militares argentinos, bolivianos, chilenos ecuatorianos, salvadoreños, guatemaltecos, hondureños, peruanos, uruguayos, entre otros países. No es una misión humanitaria, como señalaron quienes votaron por la positiva en el Congreso de la Nación. Es una misión de ocupación promovida por EE.UU. y aprobada por el Consejo de Seguridad de la ONU, continuidad del golpe militar que los norteamericanos consumaron en 2004 contra el gobierno de Jean Bertrand Aristide.

Los diputados kirchneristas siguen insistiendo en que se trata de una misión humanitaria encubriendo que se trata de una fuerza de ocupación, una intervención directa del imperialismo norteamericano y europeo (EE.UU., Francia y Canadá) en el país más pobre de América. El diputado Juan Pais (FPV-Chubut) destacó en el Congreso que "Argentina colabora para hacer más vivible" el país caribeño. Por su parte, Gilberto Alegre (Frente Renovador) sostuvo: "no podemos no acompañar este proyecto porque lo que está en juego también es nuestro respeto como Nación y con los compromisos asumidos", destacando que la presencia argentina en Haití es "para ayuda humanitaria".

El prontuario de la Minustah en Haití incluye la represión violenta y sistemática a las movilizaciones de trabajadores y sectores populares, persecución, encarcelamiento y asesinatos de dirigentes de la oposición, violación de mujeres y niños, y la introducción de la epidemia del cólera por la que han muerto más de 8.000 personas y afectado a 700.000. Según denuncia la Plataforma de Organizaciones Haitianas para los Derechos Humanos (POHD): “la presencia de la MINUSTAH supone una de las principales violaciones de derechos humanos en nuestro país. Atenta contra el artículo primero del Pacto de Derechos Civiles y Políticos, ya que constituye un ataque a la soberanía nacional y una violación del derecho de autodeterminación del pueblo haitiano”. El organismo denuncia que: “Entre febrero de 2004 y 2011 la MINUSTAH ha realizado muchas operaciones en ciertos barrios populares de la capital haitiana, sobre todo en Cité Solei, Bel -air y Martissant. Estas operaciones han ocasionado múltiples casos de violaciones [de los derechos humanos] sobre la población civil, incluyendo muertos, heridos, destrucción de bienes privados, malos tratos, etc.”.

La ocupación ha servido para blindar el avance de las empresas estadounidenses, francesas, canadienses y brasileras sobre los recursos estratégicos de Haití. Brasil se ha beneficiado de su papel de comando de las fuerzas adjudicándose casi la totalidad de las obras de infraestructura financiadas por organismos internacionales. Por su lado, empresas mineras canadienses y norteamericanas explotan 18 minas, la mayoría de ellas de oro, estando eximidas de impuestos y de respetar la legislación local. Mientras las multinacionales desalojan a los campesinos de sus tierras pueden servirse de 10 millones de haitianos como mano de obra barata a dos dólares diarios para ser explotados en las maquiladoras de la industria textil, del calzado y la electrónica.

La campaña por el retiro de las tropas argentinas cuenta con destacadas figuras como el premio nobel de la paz Adolfo Pérez Esquivel y es uno de los puntos que levanta la plataforma del Frente de Izquierda y de los Trabajadores. El repudio en Haití a la presencia de tropas es generalizado y según las encuestas cerca del 90% de la población exige su retirada.

El gobierno kirchnerista que por estos días ha hecho de la consigna “patria o buitres” una bandera, en Haití demuestra nuevamente estar del lado de los gobiernos y las empresas imperialistas.







Temas relacionados

Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO