Sociedad

EDUCACIÓN SUPERIOR

¿Qué es de la Ley de de Educación Superior? La premura por legislar

Un año y medio de legislación por la Ley de Educación Superior y Ley de Universidades Estatales, que a pesar de su insuficiencia, el Gobierno quiere lograr legislarla antes de fin de mes. ¿Cuál es la estrategia necesaria para que las y los estudiantes podamos vencer?

Nancy López

Concejera Fech Filosofía y Humanidades, U de Chile y militante de Pan y Rosas y Vencer

Viernes 5 de enero

Luego de un año y medio de tramitación de la reforma a la educación superior en el Congreso, y a un mes de finalizar el período legislativo, ayer jueves la iniciativa comenzó a ser discutida en la Comisión de Educación del Senado, la cual también incluye la legislación de la Ley de Universidades Estatales.

Son más de 700 indicaciones las que la Comisión deberá revisar, por lo que sus integrantes ya han dicho que de ser necesario deberán sesionar incluso fines de semana, para cumplir el objetivo de que cerca del 20 de enero el proyecto pueda ser votado en la Sala del Senado para luego enviarlo a la cámara para el tercer trámite legislativo.

En palabras de la Ministra Adriana Delpiano “hay un compromiso de los senadores que yo quisiera destacar, de poder trabajar al máximo todo lo que sea necesario para poder sacar los dos proyectos durante este período”.

Por su parte, la oposición ya se ha mostrado contraria a la idea de legislar con la premura que busca el oficialismo. Ena von Baer (UDI), integrante de la Comisión de Educación del Senado dijo que “esperamos que el gobierno recapacite, porque es un proyecto criticado transversalmente por los diversos actores y hay que mejorarlo. Es muy difícil arreglarlo legislando a mata caballo”.

Mientras que Andrés Allamand (RN) también expresó su rechazo a cómo el Gobierno ha buscado legislar el proyecto, a pesar de que si son citados a fines de semana de trabajo no les quedaría más que acatar, ya que son minoría en la comisión.

Frente a esto, las dificultades para el Ejecutivo de legislar podrían ir más allá de la aprobación en el Congreso, ya que la derecha ya viene conversando la posibilidad de presentar un requerimiento ante el antidemocrático Tribunal Constitucional.

Legislación apresurada de un proyecto insuficiente

De las 700 indicaciones ingresadas, algunas de ellas refieren a aspectos claves del proyecto.

Respecto del CAE, desde el PS se busca establecer la condonación del Crédito con Aval del Estado (CAE) para todos los estudiantes en un plazo de 5 años desde que la Ley de Educación Superior entre en vigencia. Sin embargo, este sería reemplazado por un nuevo crédito bajo el manejo de una agencia estatal, el cual tendría que tener vigencia hasta alcanzar la gratuidad de forma universal.

Respecto de las indicaciones sugeridas por la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech), desde el PS se ingresó las referentes a la diversidad y libertad de las temáticas académicas del cuerpo docente, como el establecimiento de que la educación superior deba ser no sexista, integrando temáticas de género en las mallas curriculares, a la vez que propender la creación de protocolos de abuso y violencia sexual en los planteles.

Mientras que acerca de la PSU, el PS también ingresó la propuesta de un plazo de 5 años para acabar con la Prueba de Selección Universitaria. Mientras que desde el PPD se propone que desde la Subsecretaría de Educación se establezca una propuesta de evaluación que la reemplace.

¿Y los estudiantes?

Desde que inició la discusión respecto de la Ley de Educación Superior, las y los estudiantes en sus cientos de asambleas de base, han dejada clara su posición: una reforma completamente insuficiente, que mantiene la educación neoliberal y que busca acabar con nuestras movilizaciones pero sin hacerse cargo de lo estructural de nuestras demandas, que es acabar con el mercado en la educación a través de la gratuidad universal e inmediata en todos los planteles del Estado.

Las organizaciones del Frente Amplio, como Revolución Democrática y Movimiento Autonomista, además de encontrarse dentro del Parlamento con los diputados Boric y Jackson, también son las organizaciones que actualmente dirigen nuestras Federaciones estudiantiles. Desde allí han demostrado no confiar en la fuerza de la movilización y organización de los estudiantes para imponer nuestras demandas.

Lo que han hecho más bien, ha sido ubicarse del lado de la movilización en el discurso, pero con una perspectiva limitada a hacer presión parlamentaria. Todas las reformas que han pasado por la cocina parlamentaria, lejos de izquierdiarse han retrocedido respecto de las demandas sociales, y qué más podríamos esperar de ese parlamento lleno de políticos corruptos y al servicio de los empresarios.

Otra estrategia es necesaria

El próximo año nos encontraremos en un escenario distinto: gobierno de derecha, aunque sin mayoría parlamentaria, pero con un objetivo claro de profundización del neoliberalismo y, por tanto, de ataque a los derechos de los más precarizados, trabajadores/as, estudiantes, mujeres, diversidad sexual, pueblo mapuche.

La oposición parlamentaria que vienen organizando distintas colectividades, desde el PPD, PS, Partido Comunista, hasta el Frente Amplio, será absolutamente insuficiente para conquistar nuestras demandas. Aquella estrategia fue infructífera en un gobierno que se dice progresista, y en un gobierno de derecha nos llevará directo a la derrota.

Quienes nos agrupamos en Vencer estamos justamente por levantar otra estrategia que sí sea capaz de llevarnos a la victoria. No se trata de rebajar nuestras demandas para profundizar la ilusión de que así estas serán respondidas; por el contrario, se trata de perseverar en la movilización y la organización de miles, en la búsqueda de imponer por la fuerza nuestros objetivos, porque no hay otra vía: los empresarios de la educación no nos entregarán nada que afecte sus millonarias ganancias, por eso debemos ser capaces de arrancárselas.

Estamos por un sistema nacional de educación pública, con acceso irrestricto y gratuidad universal, que deje de estar al servicio del mercado para que, bajo cogobiernos triestamentales de estudiantes, funcionarios/as y académicos/as, pongamos la educación al servicio de las y los trabajadores y el pueblo pobre. Esa batalla es la que te invitamos a dar junto a Vencer, preparemos juntos y juntas esta lucha.







Temas relacionados

Debate Educacional   /    Educación   /    Sociedad   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO