Mundo Obrero Chile

MOVIMIENTO DE MUJERES

Que el movimiento feminista pase a manos de las mujeres trabajadoras

En el marco de la primera cuenta pública del nuevo gobierno de Piñera, en medio de la lucha contra la violencia machista y los intentos de la derecha por contener las movilizaciones, la voz de las mujeres trabajadoras busca emerger cada vez con más fuerza.

Martes 5 de junio | 11:38

Trabajadora correos de chile

El movimiento feminista está muy bueno, ha ganado harta influencia y simpatía de la opinión pública, el problema fundamental comienza cuando la derecha y la ex concertación, intentan mostrarse como aliados del movimiento tomando el descontento contra la violencia machista para utilizarlo a su favor, esto es puro aprovechamiento político, ya que ellos jamás han tenido iniciativas de realizar leyes y políticas públicas que realmente nos protejan, sobre todo en lo laboral, como mujeres trabajadoras.

Es muy importante desenmascararlos, los abusos hacia la mujer vienen hace muchos, muchos años, pero la organización de las mujeres también y ahora que el movimiento estalló quieren venir a lavarse la cara y llevarse los créditos, tanto en chile como en otros países. Creo que es importante levantar campañas para que las mujeres trabajadoras seamos protagonistas del movimiento feminista y así no permitir que las fuerzas se las lleve la derecha.

Esto tienen que entenderlo las estudiantes más acomodadas que participan de las movilizaciones, para eso tenemos que tener fundamentos fuertes que nos diferencien con las ricas, las empresarias y no olvidar que fue una mujer en la presidencia de chile como Michelle Bachelet la responsable del asesinato de jóvenes obreros y mapuches como Rodrigo Cisterna y Matías Catrileo, que es una mujer en el ministerio de la “mujer y equidad de género” como Isabel Pla quien iguala el derecho al aborto a la “esclavitud” y la “pena de muerte”, que son mujeres también en las gerencias del Correo como Carolina Eterovic, quienes aprueban planes para aumentar la precariedad y el abuso laboral contra los trabajadores y trabajadoras en la empresa.

Esto lo digo para que quede muy claro que no podemos confiar en los políticos y políticas de los empresarios, ni en la iglesia, ni en la policía, porque es verdad que el género nos une, pero no nos podemos confundir mas, la clase social nos divide.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO