COVID - 19

Punta Alta: un solo respirador, cientos de policías

En Coronel Rosales, los dichos del intendente en su última conferencia de prensa encendieron la alarma sobre las precarias condiciones en las que se encuentra el sistema de salud local frente a la pandemia que estamos viviendo. En paralelo, se multiplica la presencia de las fuerzas represivas en los barrios.

Jueves 26 de marzo | Edición del día

“El enemigo es fuertísimo, estamos tomando datos duros que nos permiten definir las características de ese enemigo” anunció el intendente Mariano Uset en su última conferencia de prensa. También agrego: “Si se diera en Coronel Rosales el peor escenario que proyectan los epidemiológicos a nivel nacional, digo con total certeza que no tendríamos capacidad para contener a la masa enferma”

El contraste es evidente. Tenemos una ciudad atestada de agentes de control social, pero un solo respirador para 70mil personal. ¿Cuánto dinero se destina diariamente para movilizar a todo el personal policial y de las FFAA? Cada día de despliegue masivo de tropas federales y provinciales implican millones y millones de pesos, que podrían ser utilizados para el salario de cuarentena para que muchos trabajadores no se vean compelidos a salir "para hacerse el día" y que su familia subsista.

En la primer semana de cuarentena obligatoria dictaminada por el gobierno para el control de la pandemia por COVID-19, operativos del Grupo Ayuda Departamental y efectivos policiales locales realizaron 82 aprehensiones por infracción al Artículo 205 del código penal, haciendo caso a las palabras del ministro de seguridad de la provincia, Sergio Berni, quien dijo que en esta cuarentena “no habrá lugar para libres pensadores”, y a las declaraciones del propio presidente, Alberto Fernandez , quien dijo que “lo que no entra por la razón entrara por la fuerza”. Los operativos se llevan a cabo habiendo dispuesto en nuestra ciudad 5 móviles especiales, más móviles y efectivos de la Policía Comunal.

¿Estado presente?

Mientras esta gestión destinó millones de pesos al embellecimiento del centro de la ciudad, la inversión en salud fue bajísima. Y si bien no podía preverse una crisis sanitaria de este calibre, no puede ser que en toda la ciudad haya un solo respirador. A esta redacción, llegaron testimonios de trabajadoras de la salud denunciando la falta de elementos de protección con la que están haciendo frente al superpoblado único nosocomio público de la ciudad.

El intendente dijo en conferencia de prensa: “Estamos con la colaboración de la Cooperadora del Hospital Municipal que hasta el momento lleva 170 donantes que supera los $70.400, monto que no llega al 5% de un respirador”. Nos preguntamos ¿cuánto dinero donó él de los $250mil que percibe mensualmente de su dieta? ¿Cuántos respiradores se podrían comprar si todos los funcionarios políticos cobraran lo mismo que un trabajador calificado y destinaran el resto para paliar la crisis?

Por otro lado, la realidad de los sectores más golpeados económicamente (desocupados, trabajadores informales que debido al aislamiento social se han quedado sin salario por tiempo indeterminado, gente que vive de changas) comienza a tornarse desesperante. No son pocos los mensajes que llegan a grupos de whatsapp donde personas comentan que no tienen para comer y que no poseen dinero. En algunos barrios, jóvenes y vecinos se organizan para llevar mercadería a las familias más necesitadas. Aquí se ve claramente que el anuncio del Gobierno Nacional sobre un bono de $10000 por única vez a un sector limitado de estas familias en todo el país, no solo es insuficiente (¿qué familia vive con $10000?) sino que puede llegar demasiado tarde. Eso sí, hasta el momento, no hay anuncio alguno que apunte a tocar un solo centavo de los millones de dólares que los bancos, cerealeras, energéticas y petroleras amasaron con el saqueo macrista.

Como vemos, el Estado está bien presente en lo que respecta al control social y la defensa de las ganancias empresariales. Pero ante una situación de emergencia sanitaria deja ver el resultado de años de vaciamiento de la salud pública.

Una salida por izquierda

Como se viene explicando en otros títulos de este medio, es urgente la implementación de testeos masivos, prohibición de despidos y suspensiones con rebaja salarial, Toma y puesta a resguardo de toda empresa que cierre o despida masivamente, centralización de todo el sistema de salud, transporte gratuito para todos quienes tengan que trabajar, prohibición de desalojos para las familias que no puedan pagar el alquiler; condonación del pago de las cuotas hipotecarias mientras dure la crisis.

Te puede interesar: Medidas de emergencia de la izquierda frente a la crisis del coronavirus

Son muchos los que plantean que la Argentina no cuenta con recursos suficientes para afrontar esta crisis, pero sin embargo defienden que solamente entre enero, febrero y lo que va de marzo, se destinaron 5.000 millones de dólares para el pago de la deuda pública, una cifra enormemente superior a todo lo que se está destinando para esta crisis. Es criminal pagar un peso más de deuda, tiene que haber un repudio soberano de la deuda externa.

Los banqueros, los laboratorios medicinales, los empresarios de la salud privada, los dueños de cadenas de farmacias como Farmacity multiplican sus ganancias con la pandemia, mientras que las mayorías populares ni siquiera tienen alcohol en gel a su disposición en forma gratuita.

En el distrito contamos con recursos materiales que bien podrían usarse para generar insumos para los hospitales y salas médicas. Los talleres de la base, hoy prácticamente inutilizados, podrían reconvertir su producción para realizar desde mascarillas, hasta camillas e incluso respiradores. Es cuestión de poner todo al servicio de la vida de los trabajadores y el pueblo, atacando las ganancias de los grandes empresarios.







Temas relacionados

Provincia de Buenos Aires

Comentarios

DEJAR COMENTARIO