Mundo Obrero

MENDOZA

Puesteros de Guaymallén se instalaron pese al apriete municipal

Lunes 3 de noviembre de 2014 | 10:12

Una vez más los feriantes de Guaymallén comenzaron una vigilia desde la medianoche del domingo para poder instalar los puestos de la Feria Popular que les permita ganar lo suficiente para subsistir en la semana.

Como el fin de semana anterior el municipio de Guaymallén montó un operativo de amedrentamiento y provocación que incluyó matones, inspectores y la Policía de Mendoza con su cuerpo de infantería.

A pesar de las amenanzas y aprietes, la xenofobia y los intentos de decomisar la mercadería, fundamentalmente ropa usada, comidas típicas y verduras las cientos de mujeres que todos los sábados y domingos se reúnen en la Feria Popular de Guaymallén lograron instalar sus puestos.

Las feriantes, en su mayoría mujeres mayores y madres solteras, fueron rodeadas de solidaridad por legisladores del FIT entre los que se encontraban los diputados Héctor Fresina y Martín Dalmau y los concejales Federico Telera y Ulises Jiménez del PO y el PTS, respectivamente. Estuvieron presentes ATE y la CTA con Raquel Blas, Polo Martínez Agüero y Celeste Avogadro, quien además es feriante, la murga La Caciqueña y hasta el cura del barrio, que dio la misa en el lugar.

Fue precisamente en momento cuando comenzaba la misa, cuando se leía una larga lista de difuntos por la conmemoración del día de los muertos, cuando los inspectores municipales, apoyados por los matones y la policía intentaron avanzar sobre los puestos.

Se formó un cordón humano que se lo impidió con los legisladores de izquierda al frente para impedir que decomisaran la mercadería. Hubo forcejeos y gritos, amenazas como la recibida por la dirigente de ATE quién uno de los "muchachos de Lobos" la amenazó de muerte.

Durante toda la jornada los funcionarios del municipio provocaron a los feriantes, los fotografiaron y los filmaron. Consultados por La Izquierda Diario se negaron a dar declaraciones señalando que no estaban autorizados a hablar, por su parte la policía sostuvo que estaban ahí para apoyar a los inspectores y esperaban el momento que le dieran la orden para decomisar.

Finalmente, la feria se desarrollo y pocos minutos después de instalados los puestos los vecinos del barrio se agolparon para comprar los víveres necesarios, escuchar música y compartir el paseo con sus familias.







Temas relacionados

Policía de Mendoza   /    Feria Popular de Guaymallén   /    Mendoza   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO