Mundo Obrero

CONTRA EL DERECHO DE HUELGA

Provocación antisindical de Metrovías: quiere despedir a tres representantes gremiales

Además, suma 171 suspensiones. El Grupo Roggio (cuyo dueño está procesado por corrupción en el caso Odebrecht) sigue con su escalada antisindical. Dellecarbonara denunció que el ministro Triaca puede resolver en un día el conflicto si hace la compulsa para ver qué gremio es mayoritario, pero que solo busca la confrontación.

Martes 29 de mayo | 20:21

La empresa Metrovías ha lanzado otro brutal ataque al derecho de huelga de los trabajadores del subte y su organización gremial, la AGTSyP.

En un comunicado difundido esta tarde, informa que “hizo una presentación ante el Ministerio de Trabajo de la Nación para que se intime a la AGTSyP a que cese en las diversas conductas”. La empresa pidió además “que se declare la ilegalidad de las medidas de fuerza”. Pero además, adelanta que quiere ir mucho más allá, pidiendo al Gobierno “que se califique al servicio de subterráneos como esencial”, para evitar que se puedan realizar medidas de fuerza.

Además, Metrovías informa que “los telegramas notificando suspensiones disciplinarias ascienden a la fecha a 171 (131 de ellos a delegados gremiales que cuentan con tutela sindical)”. No conforme con ese ataque antisindical a los representantes elegidos por los trabajadores, asegura que “se notificaron 3 despidos con justa causa (a un delegado gremial y a dos miembros de la Comisión Directiva de AGTSyP)”. Para que se efectivicen, Metrovías reclamó a la Justicia Laboral “la exclusión de su tutela gremial”.

Estamos así ante un nuevo salto en el ataque a los trabajadores, su cuerpo de delegados y el sindicato que pusieron en pie por decisión mayoritaria.

Hace algunos meses fue el fallo de la Corte Suprema que suspendía la personería, aunque no se pronunciaba sobre la cuestión de fondo. Cuando los trabajadores llevaban adelante apertura de molinetes llegaron decenas de suspensiones. Ante los paros rotativos llegó la represión, la militarización de las estaciones y la detención de 16 trabajadores y delegados, por parte de la Policía de la Ciudad. Ahora, no solo aumenta la cantidad de suspensiones, sino que pide declarar ilegales las medidas gremiales y despide a dirigentes del sindicato y delegados de base.

Una provocación antisindical que debe generar el rechazo de toda las organizaciones obreras. El conflicto del subte es un caso testigo: quieren disciplinar a los sectores que no aceptan los techos salariales y que quieren resistir el ajuste. Pero además, es un intento de avanzar sobre el derecho de huelga en momentos en que el gobierno intenta avanzar con los planes de los empresarios y el FMI.

Recordemos que el cuerpo de delegados y la AGTSyP representan a la inmensa mayoría de los trabajadores del subterráneo, pero además tienen condiciones legales para discutir paritarias y tomar medidas gremiales tal como lo han hecho durante muchos años.

Por eso la reacción de todos los trabajadores y trabajadoras del Subte, que se encontraban realizando apertura de molinetes en la línea C, fue de profundo rechazo. Enseguida comenzaron a llegar las muestras de repudio con este ataque y de solidaridad con el sindicato.

Incluso se pudo ver en televisión el aplauso de muchos usuarios mientras los trabajadores dejaban pasar gratis abriendo los molinetes y rechazando el tarifazo.

En ese momento estaba hablando Claudio Dellecarbonara, integrante de la comisión directiva de la AGTSyP. Al enterarse del ataque de la empresa Dellecarbonara aseguró que “el ministro Triaca puede resolver este conflicto en un día, pero evidentemente solo busca la confrontación. Le exigimos que convoque ya mismo a la compulsa para determinar qué gremio es mayoritario en el subte. Si no lo hace, es porque sabe que la AGTSyP representa al 90 % de los trabajadores del sector, y ellos prefieren negociar con la UTA que acepta bajar los salarios y no cuestionar los negocios del Gobierno con Metrovías”.

Además, el referente de la Agrupación Bordó, agregó que “no nos extraña tampoco que el macrismo defienda a una empresa privatizada como Metrovías, que no solo recibe subsidios multimillonarios y tarifazos, sino que su dueño, Aldo Roggio, está procesado por el caso Odebrecht, el mayor escándalo de corrupción de los últimos años en la región. El Gobierno de los ricos defiende a los ricos, incluso los que están procesados por corrupción”.

Por último, Dellecarbonara afirmó que “por más sanciones y persecusiones que nos hagan, nosotros seguiremos peleando, porque sabemos que nuestro reclamos es justo. Pero además tenemos un apoyo inmenso de la población, porque todo el pueblo trabajador sufre al igual que nosotros los tarifazos, los despidos, la inflación, y entienden nuestra pelea. En cada medida que hacemos miles de usuarios nos lo hacen saber”.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO