Política Chile

TRATADO TRANSPACIFICO

El TPP como punta de lanza del imperialismo

Profundas transformaciones se están viviendo en América Latina, alentando la intervención del imperialismo norteamericano a través de la zona, frente a una China debilitada y el declive de los gobiernos posneoliberales

Edson Elgueta

Valparaíso, Chile

Domingo 17 de abril de 2016

El escenario geopolítico en Latinoamérica se complejiza cada vez más, donde el agotamiento de aquellos gobiernos denominados posneoliberales muestran ya claros síntomas de agotamiento.

A la instauración de nuevos gobiernos de derecha como el caso de Mauricio Macri, o el declive del chavismo que le ha tocado afrontar al gobierno de Nicolás Maduro, se le suma el juicio político a la actual presidenta de Brasil Dilma Rouseff.

Así también la fuerza con que la derecha a través de Keiko Fujimori se abre paso condensando un 40% de los votos en las últimas elecciones peruanas, nos muestran que esa tendencia a la derechización en Latinoamérica, lejos de acabarse, se profundiza aún más.

Para muchos analistas de la situación política actual, ha sido sorpresiva la reciente visita del presidente Obama, cuyo itinerario se restringió específicamente a dos países de Latinoamérica, el primero; Cuba, tras ser visitado por más de 50 años por algún representante norteamericano, el segundo; Argentina de Mauricio Macri, que actualmente sumerge en tarifazos, ajustes y despidos al pueblo trabajador de dicho país. Sin embargo no es de sorprenderse si analizamos el último gran golpe asestado por el gobierno norteamaericano, que viene saliendo a flote tras una crisis económica de 8 años, el Tratado Transpacífico o conocido también como TPP.

El TPP como punta de lanza de una nueva ofensiva imperialista

El TPP conocido también como Acuerdo Tratado Transpacífico, contempla a 12 países en un acuerdo que reúne el 40% del PIB mundial, y a un 11% de la población, y donde entre tantos puntos se encuentran la patente de los medicamentos a través de las farmacéuticas, la patente de las semillas como es el caso de Monsanto, e incluso el control sobre el libre flujo de circulación e información a través de internet. Así también en el acuerdo se incluye la exportación de vehículos, electrodomésticos, carnes, fertilizantes, petróleo, minerales, y una serie de productos donde el mayor exportador corresponde a EE.UU con el no menor porcentaje del 94% del total.

Los países suscritos a este acuerdo son EE.UU., Canadá, México, Chile, Perú, Japón, Singapur, Brunei, Malasia, Vietnam, Australia y Nueva Zelandia, y teniendo conversaciones entre EE.UU con Argentina y Colombia para poder ingresar, es decir más de un tercio de los países mencionados corresponden a América Latina.

La desaceleración china y la disputa de América Latina

Hemos podido evidenciar como la desaceleración económica en China, y el fin al superciclo de las materias primas y los commodities, han mermado gobiernos que tras un tiempo de apogeo y estabilidad comienzan a vivir los efectos de las crisis.

Argentina y Brasil, dos aliados claves para China dentro la zona hoy viven situaciones bastante dramáticas en términos económicos, a lo cual se le suma un contexto de deslegitimación popular, siendo vinculados funcionarios y autoridades de ambos gobiernos a casos de corrupción. En el caso de Brasil es aún más dramático, ya que la presidenta Rouseff se encuentra a un paso del impeachment, o destitución.

Tal escenario ha sido alentador para Obama y su gestión, ya que permite reactivar nuevamente lazos político-económicos, en una zona en la que hace un tiempo era más complejo llegar a acuerdos diplomáticos y comerciales.

Tiempos de deshielo y procesos de restauración

No es casual la visita de Obama a Cuba en tiempos de deshielo entre el imperialismo norteamericano con dicho país, y de restauración como es el caso incluso del presidente Juan Manuel Santos de Colombia, que hoy vive fechas claves en el diálogo con Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) por una transición pactada. Esto muestra que sumada a la difícil situación que vive Venezuela, con una derecha a la ofensiva, comienza a ser terreno fértil para EE.UU.

La respuesta a nivel internacional

Sin embargo la respuesta de la gente se ha hecho sentir. Importantes manifestaciones se vienen realizando en distintos rincones del mundo, donde sectores de la población de manera casi espontánea se han manifestado en contra de esta clase de pactos coloniales como es el caso del TPP, que solo buscan pavimentar el camino para que los grandes empresarios y transnacionales, puedan tener un completo dominio sobre los productos y servicios, a través de acuerdos con el imperialismo.

La marcha del 18 de abril tiene este sentido, donde en países como en Chile, México, Perú o Canadá, se colocará en el aire un fuerte grito en contra del Tratado Transpacífico.







Temas relacionados

Política Chile   /    TPP

Comentarios

DEJAR COMENTARIO