Géneros y Sexualidades

UNIVERSIDAD NACIONAL DE TUCUMÁN

Primera reunión de la Comisión de Género y Diversidad de Filosofía y Letras (UNT)

Presentamos un resumen de las discusiones y resoluciones que tuvieron lugar en la reunión del día de ayer.

Viernes 1ro de julio de 2016 | 08:20

El día de ayer a la una de la tarde, en el patio central de Filosofía y Letras, tuvo lugar la primera reunión de la Comisión de Género, impulsada desde el CUEFYL (Centro de Estudiantes de Filosofía y Letras), quienes, en la última reunión de centro, votaron de manera unánime la creación de una comisión de género a propuesta de la agrupación de mujeres Pan y Rosas-Filo a la Izquierda, iniciativa que surgió a partir del abuso que sufrió una estudiante por parte de otro estudiante en la facultad de Artes, dónde también se puso en pie una comisión de género a partir de este caso. La comisión de género es abierta a todas las estudiantes y organizaciones que quieran participar, acercarse y debatir sobre cómo se expresa y cómo se combate la violencia de género en la facultad y fuera de ella, con el fin de organizarse contra la violencia hacia las mujeres en todas sus formas.

Las resoluciones tomadas en la primera reunión fueron: exigencia de un asueto a las autoridades de la facultad, para la realización y organización de una jornada de debate sobre Violencia de Género en la que puedan participar todos los estamentos de la facultad, estudiantes, docentes y no docentes. Se prevé que esta jornada se realice luego del receso invernal, en la primera semana de septiembre aproximadamente.

Desde ya invitamos a la próxima reunión de la Comisión de Género a realizarse el día Miércoles 6 de Julio a las 13 hs. en el patio central de la facultad de Filosofía y Letras, como también a sumarse a las actividades que se propone organizar la Comisión, como la difusión del espacio, y la organización de la jornada de debate sobre violencia de género para el mes de septiembre.

También se debatió la importancia de jardines infantiles en las facultades, debido a las estudiantes que deben desarrollar su cursado con hijos e hijas a cargo, tarea que muchas veces deja afuera de las clases a nuestras compañeras, se han reportado casos frecuentes y de larga data, en donde los docentes expulsan a la estudiantes que concurren con su hijo a las clases, en la reunión se denunció uno ocurrido el último mes. Es necesario la creación de jardines infantiles para las compañeras con hijos, factor que evidentemente deja a las mujeres con menos posibilidades de acceder a la educación sólo por su condición o por tener hijos, se convierte en una situación expulsiva en la universidad y deja a las mujeres con nulas posibilidades de acceder a trabajos que no sean precarios o en negro en el futuro.

Un debate con los anuncios del Decanato

Inmediatamente, después de realizada la última asamblea general de estudiantes de la facultad, el día Miércoles 22 de Junio, en la que se trató como tema principal la creación de la Comisión de Género a raíz del caso de abuso de una compañera de Artes. El día 23 de Junio desde la página de la facultad y desde la sección de la Secretaría de Extensión se publicó un comunicado "recordando" a la comunidad la existencia de un espacio de Orientación y Formación en Violencia de Género, un espacio en que la gestión de la facultad ha invertido muy poco en hacer conocer, más que unos escuetos avisos en su página oficial. ¿Funciona?

Desde ya, saludamos el recordatorio de las autoridades de la existencia de este espacio, y el recordatorio de "acciones que van a realizar en el futuro" (porque claramente no las han realizado en el pasado) debido a que tuvo que suceder una asamblea general de estudiantes para que las autoridades tomen nota de la violencia de género en la Universidad. Como lo tuvieron que hacer luego de la toma de facultades en 2013 a raíz de dos casos de abuso. El último comunicado dice
"Dentro de las acciones en marcha se pueden mencionar:

  •  la realización de una campaña de visibilización del Espacio de Orientación y Formación en Violencia de Género a través de letreros que serán colocados en las aulas para facilitar el contacto entre quienes necesiten asesoramiento e información y las instituciones asesoras."

    Podríamos decir que el espacio existe hace un año pero recién, y curiosamente luego de una asamblea en la que se trató impulsar una comisión de género, las autoridades recuerdan "visibilizarlo". Un espacio de alto desconocimiento en contraste con la Comisión, que sí tuvo una difusión desde la organización estudiantil en asambleas por carrera y, que también militamos desde Pan y Rosas pasando por las cursadas masivas anunciando la creación de la comisión e invitando a todas las estudiantes y docentes a participar, comisión abierta en la que también se sumaron distintas agrupaciones estudiantiles luego de haberse votado en reunión de centro.

    ¿Dónde estaba el espacio de Orientación en Violencia de Género cuando un docente corrió a una estudiante por cursar con su hijo en brazos? Seguramente esa estudiante hubiera sabido dónde recurrir y denunciar este caso, si el espacio de las autoridades realmente se propusiera prevenir la violencia de género. El primer paso para que esto ocurra, es que la víctima se anime a denunciar, pero no lo puede hacer en un lugar que no sabe si quiera que existe, por responsabilidad de quienes dicen impulsarlo.

    ¿Dónde estaba el espacio de Orientación en Violencia de Género cuando la decana Mercedes Leal se negó a repudiar las declaraciones nefastas de la decana Raquel Pastor (Artes) justificando el abuso? Cómo una autoridad de la UNT antes de contener a la víctima, sale a declarar datos falsos en los medios provinciales expresando que victima y victimario tenían una relación de pareja, como si eso justificara los hechos y nuestra decana nos responde que ella "desconoce los hechos" el 9 de Junio, a seis días de haberse realizado un corte de calle muy concurrido por estudiantes de Artes y otras facultades en la facultad de Artes denunciando el abuso.

    El aviso en la página también promete "-La elaboración de un protocolo de actuación ante casos concretos de violencia, que será socializado en diversos ámbitos académicos: Departamentos y cátedras, Centros e Institutos, Agrupaciones estudiantiles y dependencias administrativas de nuestra casa."

    Protocolo ya aplicado en la facultad de Humanidades de la UBA que las autoridades de la UNT y de Filosofía en particular nunca se dignaron a discutir en los Consejos Directivos luego de los dos casos de abuso en la UNT que provocó la toma de 5 facultades en 2013, solamente lo han mencionado como algo "que ya venía preparándose", luego que se ha exigido desde las asambleas por carrera, asamblea general y reunión de centro a propuesta de las compañeras de Pan y Rosas este último mes. A demás, prometen que será socializado luego de ser "elaborado", cuando lo que se propone desde la organización estudiantil es que el protocolo sea discutido de cara a los estudiantes, docentes y no docentes que deseen participar de la elaboración del protocolo y no entre cuatro paredes. El "Protocolo de intervención lnstitucional ante denuncias por violencia de genero, acoso sexual y discriminacion de genero" aprobado para la UBA, entre otras, menciona la necesidad de un espacio físico donde las víctimas puedan hacer denuncias y consultas dentro de la facultad, que la facultad va a poner a disposición asesoramiento legal y psicológico gratuito, va a crear un equipo interdisciplinario con profesionales graduados de la universidad con un cargo equivalente a JTP por un año. Todo esto incluye la inversión de un presupuesto que esperamos no esté omitido en el protocolo "en elaboración" de la gestión.

    Y por último, anuncian un convenio con el Observatorio de la Mujer que funciona en el Hospital Zenón Santillán: "-La firma un acta acuerdo para articular el dispositivo de la facultad con el Observatorio de la Mujer, organismo provincial que atiende a mujeres en situaciones de violencia en el marco de la ley nacional 26.485 y las convenciones internacionales para erradicar la violencia y la discriminación en todas sus formas y ámbitos."

    Espacio creado por Beatriz Rojkés de Alperovich y cargo político que hoy ocupa Eva Fontdevila. Espacio que ha sido insuficiente para la cantidad de casos de violencia de género en la provincia, y seguimientos insuficientes de casos para evitar que esta violencia llegue a casos extremos. El Observatorio fue impulsado por Betty Rojkés, quién se destaca por su conocido machismo explicando, por ejemplo, en el Senado, que "la violencia se da de a dos, como en un matrimonio de violentos y de golpeados, la violencia se da de a dos", o cuando explicó que "No podemos tener al señor Estado a la par de una familia que está borracha y permite que una criatura de seis años esté sola", cuando asesinaron a Mercedes Figueroa de 6 años, que llama "mujercita muerta" a Paulina Lebbos cuando miembros de la familia Alperovich se vieron involucrados en el asesinato de Paulina, y una larga lista de expresiones políticas que demuestran que la intención de la creadora del Observatorio de la Mujer no tiene muchos tintes feministas sino más bien al contrario y que el Observatorio no es más que un deber para demostrar con números que "algo hacen" contra la violencia de género. Y no queremos dejar de mencionar la pertenencia de Rojkés al FPV , quienes gobernaron durante 12 años y se negaron sistemáticamente a tratar el proyecto de ley de legalización del aborto (pasando por alto la muerte de 300 mujeres por año a causa de abortos clandestinos) y es el mismo que destinaba 600 millones de pesos en subsidios a la Iglesia Católica, pero apenas 16 millones para los refugios de mujeres en situación de violencia.

    La Comisión de Género contrario a ocultar casos o hacer caso omiso a la violencia de género en la Universidad, debe servir para denunciar esos casos, hacerlos visibles, prevenirlos y debatir cuáles son las mejores formas de combatir la violencia de género, la violencia machista. Y sólo será posible con una organización de base de las mujeres y la comunidad LGTB que haciéndose sujetos activos desde sus propias experiencias construyan un espacio de autoorganización que crezca. Creemos que para lograr este objetivo es sumamente más cualitativo una organización de decenas de mujeres en la facultad, que está presente en las aulas y viven día a día la violencia de género o la conocen de cerca, quienes pueden jugar un rol importante en este espacio. Desde Pan y Rosas invitamos a todas las estudiantes a ser parte de esta experiencia de lucha colectiva.







    Temas relacionados

    Tucumán   /    Universidad   /    Géneros y Sexualidades

  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO