Cultura

OPINIÓN // RETROSERIES

Prime Suspect, una heroína llena de convicción

Serie policial del Reino Unido transmitida por la cadena IYV entre los años 1991 y 2006. Protagonizada por Helen Mirren en el papel de una Oficial de la Policía Metropolitana luchando contra el sexismo machista de su profesión y los crímenes aberrantes que le toca investigar.

Miércoles 25 de julio de 2018 | Edición del día

Cuando la DCI Jane Tennison recibió la encarnadura de Helen Mirren en la entrañable Prime Suspect, se hizo cargo no sólo de los crímenes al interior de una Londres violenta y conspiradora sino también de sostener una ficción donde el lugar dominante lo detentaba una mujer. A principios de los ’90, esto era revolucionario.

No es que fuese ella la primera mujer policía que aparecía en la TV. En absoluto. Pero se trataba, eso sí, de un intento de mostrar que, verdaderamente, una mujer puede hacer carrera en el cuerpo de policía y dirigir ese saco de testosterona que siempre han sido las comisarías en cualquier lugar del mundo.

Así es que, a poco de andar, adentrados ya en los primeros minutos del programa, comprendemos que no veremos una clásica serie de persecuciones y duelos, donde la poca sustancia de la trama reclama a gritos mucho tiro para pasar disimulada. Muy por el contrario, descubrimos que estamos frente a un drama, enmarcado en el género policial, pero dominado por las intrigas políticas, las ambiciones personales llenas de arribismo y jalones, incluso la corrupción y el crimen al interior del propio departamento que condicionará, en todo momento, las investigaciones en curso.

De esta forma, Prime Suspect abría un sendero claro en la maleza revuelta de la ficción policial televisiva e insinuaba el camino que, luego de allí, se construyó. El entendimiento de que los crímenes, por más individuales y pasionales que resultaran, tenían un profundo componente social; la certeza de que las miserias humanas nadaban, al mismo tiempo, en el pantano de la desidia política y la corrupción policial; la paradoja de enfrentar la muerte y la sinrazón aún con las trabas del sexismo machista: ¡vaya que tuvo logros esta singular serie! ¡Y todo de la mano de una mujer!

Sin embargo, no es de hidalguía femenina de lo que se nutría el programa. Es cierto que la piel de Helen Mirren hervía de dedicación, que sus ojos se concentraban en el detalle y su cerebro en las causas. Sí. Esto era así, sin dudas. Pero se trataba, sobre todo, de mostrar a un ser humano imperfecto: Tennison era una mujer fuerte y determinada- aún lo es, claramente- ¿Intelingente? Por supuesto. Y también ambiciosa. Llena de toda la genuina y ganada ambición que toda mujer trabajadora guarda, a veces en secreto. Muchas veces. Sin embargo, el apetito de Tennison era canalizado en negociaciones cargadas de chantaje a sus superiores. Porque, ¿de qué manera podía, una mujer, ascender en la jerarquía policial? ¿Acaso debía masticar las sobras que en la mesa del mérito dejaban sus superiores? No. Jamás. Ella aprendió y se convirtió en una excelente nadadora en este mar picado del escalafón policial.

Por supuesto que todo esto tuvo un costo. Es claro. Ni el cisne sale blanco de un mar de alquitrán ni Tennison inmaculada de este mundo enlodado. Prime Suspect se vale del paso de las temporadas para enrostrarnos la evolución de Jane Tennison, su ascenso en la carrera, su obsesión por el trabajo y su caída irremediable en el alcoholismo. Este carril a la autodestrucción es el cristal, alguna vez transparente, que acaba empañado.

Principal Sospechoso siempre se mostró sobria y realista en sus métodos de investigación y ese acercamiento al verdadero trabajo de un detective marcó a fuego las ficciones policiales venideras. Pedofilia, abuso infantil, prostitución, fueron algunos de los temas. Grandes actores, jóvenes entonces, pasaron por la serie. Contribuyeron a su impronta casi tanto como Mirren. Sus temporadas, siete en total, no siempre fueron homogéneas en cuanto al número de episodios: algunas mostraron tres capítulos, otras simplemente uno desdoblado como una miniserie. En general, esta discontinuidad estuvo marcada por el exigente calendario de su protagonista y por sus miedos a ser encasillada.

Lo cierto es que el paso del tiempo no la ha desteñido. Es una serie de tan alta impronta que todo amante del género conserva en su memoria como el primer amor de juventud.







Temas relacionados

Series   /    Londres   /    Inglaterra   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO