Mundo Obrero

DEBATE

Presentismo estatal: lo que a Clarín “se le pasó” explicar

Mientras la mayoría aprovechaba el feriado del lunes 25 para descansar y estar con personas queridas, Clarín seguía con su campaña contra los trabajadores estatales.

Viernes 29 de diciembre de 2017 | 11:45

Mientras la mayoría aprovechaba el feriado del lunes 25 para descansar y estar con personas queridas, Clarín seguía con su campaña contra los trabajadores estatales. Nota que fue tapa en la edición del día 26. Por supuesto ni una línea de los trabajadores despedidos del call center de Energía, el CCK, ENaCom o Fabricaciones militares, entre otros.

No es inocente ya que desde el primer momento Mauricio Macri y su gabinete iniciaron una campaña de estigmatización del empleado público.

El título es por demás elocuente, “sólo 3 de cada 10 cobraron el presentismo completo”. Pareciera mucho, si no se conociera realmente cómo se mide este “presentismo”.

Expliquemos brevemente como funciona:

El presentismo en el empleo público se computa a nivel mensual y a nivel cuatrimestral. O sea, hay un monto fijo por cada mes, al que con una inasistencia justificada se le descuenta un 30 %, con dos inasistencias justificadas un 60 % y ya con 3 inasistencias justificadas se descuenta el total de ese mes. Pero si en el cuatrimestre hay 10 inasistencias justificadas, se descuenta el presentismo de los cuatro meses, por más que en algún mes haya habido asistencia perfecta. Faltar de manera injustificada una vez, equivale también a perder el presentismo de todo el cuatrimestre*.

Algunas consecuencias razonables de esto es que no cobrar el presentismo de manera íntegra significa haber faltado alguna vez en cuatro meses por alguna razón. Teniendo en cuenta que junio, julio, agosto y septiembre son los meses con más incidencia de enfermedades del invierno, tanto del trabajador como de sus familiares. En una sociedad con desigualdad de género como la nuestra, las mujeres son las más perjudicadas, ya que son ellas quienes por lo general se ocupan en caso que un hijo enferme, o que enferme una persona mayor, etc. Ni hablar de las ausencias que pueda llegar a necesitar en caso de estar en los últimos meses de gestación.

No aclaren que oscurece

Pero volviendo al análisis de la nota, conociendo ahora el funcionamiento del cobro de presentismo, ¿qué significa que solo 3 de cada 10 cobraron el presentismo? ¿Se refiere a quienes cobraron los 4 meses de presentismo de manera total o se refiere a los que cobraron alguna fracción del total?

Se refiere a que 3 de cada 10 trabajadores estatales no registraron una sola ausencia en cuatro meses, pero ¿es a ese dato al que apuntaba la nota? ¿A saber cuántos estatales tienen asistencia perfecta en cuatro meses? ¿Acaso es mucho que en cuatro meses alguien haya tenido que por alguna razón ausentarse al menos una vez? Se puede suponer que la nota buscaba en realidad hacer un análisis de las ausencias, ¿qué dice de aquellos que faltaron alguna vez en cuatro meses? Dice que: “El relevamiento, por el momento, no diferencia con exactitud los casos de aquellos que registraron ausencias”. O sea en definitiva la nota no aporta información precisa de lo que supuestamente quiere informar. Entonces si no aporta información precisa y es una nota de tapa de uno de los principales diarios del país, lo único que queda es que busca dañar la imagen de los empleados públicos. Mientras se estiman casi 3.000 despidos planificados para los próximos dos meses, esta nota sólo puede servir para intentar justificarlos ante la opinión pública.

Pero además esta nota busca instalar otra idea, a tono con el Gobierno, buscan mostrar que el presentismo es un premio. Sabiendo que el sueldo promedio del convenio estatal está por debajo de la línea de pobreza (unos $13.000 para una letra D0), el cobro del presentismo se convierte en una necesidad. Y por lo tanto en una extorsión, que hace que por ejemplo, una persona vaya enferma al trabajo poniendo en riesgo la propia salud y la de los compañeros. O que se pidan menos días de estudio para rendir exámenes, lo que atenta justamente con la “profesionalización del empleado público” (una de las banderas que “defiende” el Ministerio de Modernización).

Nuestra vida vale más que sus ganancias

Todos los trabajadores, y en particular en este caso los estatales, tienen que saber que el derecho a ausentarse por motivos justificados no es ningún “favor” que le hace nadie, sino que son derechos conquistados y que se encuentran en los convenios colectivos de trabajo. La vida no tiene que ser sufrir el trabajo y no poder realizar otras actividades. Sino todo lo contrario, aprovechar el avance de la técnica para que el trabajo sea cada vez una parte menor y más agradable de nuestras vidas, y tener cada vez más tiempo para que cada persona se dedique a lo que más le guste, a desarrollar el arte, la ciencia, la cultura, la socialización. En definitiva que cada vez sea más tiempo para vivir y menos tiempo que ocupar en resolver las necesidades básicas. Cada derecho que se pierde atenta contra esto.

Se puede derrotar el ajuste

Este ataque a los estatales (que se traduce no solo en una extorsión con el presentismo, sino también en despidos e inestabilidad laboral) está enmarcados en un ataque generalizado contra los trabajadores y los sectores más vulnerables, como se vio en la reforma previsional y laboral, a lo que se suma el ataque a la izquierda por ser clave en el enfrentamiento a las reformas.

Por eso es necesario que los trabajadores se organicen, sin importar afiliación sindical ni sector específico, para dar una respuesta a la altura del ataque. ATE convocó a medidas para el 4 de enero.

Hay que hacer que esa medida se discuta en asambleas en todos los lugares de trabajo, para que todos defendamos nuestros puestos de trabajo de forma consciente. Al macrismo se lo puede derrotar en las calles, y para eso es necesario que las conducciones sindicales dejen sus propios intereses y se pongan a la cabeza de enfrentar realmente esta ofensiva, o sino que renuncien a sus puestos, ya que las bases mostraron la enorme voluntad que hay de pelear.

*Que una falta sea justificada o no, no es una cuestión arbitraria, sino que está establecida en el decreto 3413/79. Faltas justificadas son aquellas inasistencias por enfermedad (de uno, o de familiares a cargo), licencia por examen, cuestiones relacionadas a la maternidad y paternidad, fallecimiento de familiares, problemas de transporte…. Todas con el debido certificado, sino pasan a ser injustificadas.







Temas relacionados

Presentismo    /    Trabajadores estatales   /    Clarín   /    Opinión   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO