Géneros y Sexualidades

PUBLICACIÓN

Presentan libro “El género en la ley penal: crítica feminista a la ilusión punitiva”

Este libro, salido del horno el 8 de marzo, llega en un momento en que para el movimiento de mujeres es urgente el debate sobre si son las medidas punitivas las respuestas ante las demandas de justicia y la lucha por poner fin a nuestra milenaria opresión.

Lunes 30 de abril | 22:03

El jueves 26 de abril se realizó la presentación de este libro escrito por Lucía Núñez, como resultado de una investigación de cinco años y una adaptación de su tesis doctoral.

Lucía es doctora en Ciencias Sociales, maestra en Criminología y Licenciada en Derecho. Es también parte del grupo de Académicas en Acción Crítica de la UNAM.

En la mesa de dicho evento participaron Cecilia Olivares, encargada del departamento de publicaciones del CIEG como moderadora; Aidé Hernández, Doctora en Antropología por la Universidad de Stanford e investigadora del Ciesas quien ha trabajado en temas relacionados con la defensa de los derechos de las mujeres y los pueblos indígenas de América Latina; Ana Amuchástegui, psicóloga social y Doctora en Filosofía por el Goldsmiths College y actualmente profesora e investigadora del Departamento de Educación y Comunicación en la UAM Xochimilco. Luis González Placencia, Doctor en Ciencias Penales y Licenciado en Psicología, quien no pudo estar presencialmente en el evento, participó también con un texto.

El libro El género en la ley penal: crítica feminista a la ilusión punitiva aborda en palabras de Ana Amuchástegui diferentes preguntas: “¿Cuál es el papel de la ley penal el la lucha contra las desigualdades de género? ¿Qué ofrece la tipificación de conductas delictivas en la búsqueda de justicia para las mujeres? ¿Qué papel juega el género en la lógica que subyace a los códigos penales?”

En los cuatro capítulos que componen el libro, Lucía hace un repaso histórico de la ley penal y una puntual crítica a los instrumentos legales y sus limitantes y contradicciones al ser utilizados por diferentes movimientos reivindicativos, en este caso, el feminismo.

Un detalle importante a mencionar es la interesante portada del libro. Frine ante el aerópago, una pintura de Jean-León Gerome. Frine, acusada de impiedad (falta de fé religiosa) era juzgada en el aerópago (algo así como el tribunal de justicia).

Hipérides, su defensor, desesperado al ver que Frine perdía el juicio y sería sometida a pena de muerte, decide quitarle las ropas que la cubrían, para argumentar ante los jueces que no podían acabar con tal belleza escultural, así fue que Frine fue perdonada.

Esta historia retrata cómo el patriarcado ha estado históricamente inserto en los sistemas de justicia, como señaló Cecilia Olivares, recordaremos que Sócrates fue acusado por el mismo delito, pero no contaba con la “virtud” de tener un cuerpo que cumpliendo con la regla patriarcal, desearía cualquier hombre, por lo que él sí fue condenado a muerte.

Con la misma portada, la autora nos muestra lo contradictorio que resulta apelar en búsqueda de justicia para las mujeres, a aquellas instancias construidas para dar castigar y asegurar la justicia que han sido erigidas en un sistema profundamente patriarcal y que, citando a Luis González, “es una institución burguesa concebida en el marco del liberalismo, concebido por hombres para salvaguardar la vida, la propiedad y la libertad de los hombres propietarios amenazada por otros hombres no propietarios”.

La pregunta de qué salidas alternativas para enfrentar la violencia hacia las mujeres sigue abierta. Las reflexiones que Lucía Núñez abre, apuntan, parafraseando a la misma “a pensar en estrategias que no ensanchen el poder del mismo Estado que es responsable de los feminicidios” y hacen también una invitación, citando otra vez a Amuchástegui “a pasar del victimismo al agencismo”.

Pero la historia nos ha demostrado que no podemos pedirle al Estado que vele por nuestra seguridad y nuestras vidas y que por el contrario éste se apropia de nuestras legítimas demandas profundizando nuestra opresión. La verdadera justicia para las mujeres que nos ha arrancado la violencia feminicida y las que hoy siguen día a día siendo víctimas de la alianza patriarcado-capitalismo, sería un mundo sin ningún tipo de opresión ni explotación.

Te puede interesar: Para enfrentar la violencia hacia las mujeres hay que enfrentar al sistema capitalista

Lee también: Patriarcado: crimen y castigo






Temas relacionados

punitivismo   /   Violencia hacia las mujeres   /   Libros   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO