Mundo Obrero

PRECARIZACIÓN LABORAL

Precariedad laboral en el rectorado de la UNCuyo Mendoza

En el actual contexto de crisis social, sanitaria y económica los y las trabajadoras son los que más se ven afectados, entre otras cosas, por la precarización laboral. La UNCuyo no se queda atrás.

Viernes 31 de julio | 20:18

A pesar de la existencia del DNU N° 329 que prohíbe los despidos y el DNU N° 297 para el cobro íntegro del salario, ya son más de 5.325.377 las y los afectados de diversas formas. Según datos aportados por el Observatorio Despidos durante la Pandemia ya son 749.480 despedidos, 1.806.996 fueron suspendidos (de los cuales 1.740.859 también percibieron reducción en el salario) y 2.768.901 sufrieron ataques al salario en sus distintas dimensiones, en todo el país.

En la UnCuyo trabajadores y trabajadoras de diversos ámbitos vienen denunciando esta situación: las empresas de limpieza tercerizadas Exxeco y Kano no pagan los salarios desde febrero, y desde octubre los trabajadores denuncian irregularidades en los pagos; los trabajadores del comedor universitario exigen el pago del aguinaldo, equiparación salarial y el pase a planta permanente de todos y todas; o las y los becarios de Posgrado UnCuyo que reciben un sueldo mucho menor a la canasta básica. Se debe mencionar también la situación de precarización de los y las docentes profundizado por la virtualidad.

Dentro de esto se ubica la situación de lxs trabajadorxs de los distintos programas del rectorado UnCuyo. Muchos y muchas trabajan bajo el cargo de organizadores ejecutores, caracterizados como cargos de gestión; las tareas que realizan son técnico-profesionales y sin embargo sus contratos deben ser renovados año a año.

La mayoría de estos cargos son concursados, otros no, y algunos superan los 10 años de antigüedad. En su Resolución C.S. 360/2018 el Consejo Superior se comprometió con la regularización del personal con funciones administrativas dando inicio a un proceso de incorporación a la planta del personal de la UNCUYO. Al día de hoy este proceso no ha avanzado.

La figura de Organizador Ejecutor está vinculada al claustro docente, por ende sus salarios están vinculados a las paritarias docentes. En marzo de este año el aumento docente fue del 9%; sin embargo por decisión del rectorado y como medida ante la crisis sanitaria, Daniel Pizzi decidió que el personal político de la universidad no iba a percibir ningún aumento en su sueldo, pero los sueldos de las autoridades son exponencialmente mayores a los sueldos de un organizador-ejecutor, que además actualmente no cuentan con la figura de los incentivos, una función compensatoria mensual para equiparar el sueldo a lo que deberían realmente cobrar.

Las y los organizadores ejecutores declaran que no son personal político de la Universidad, y desde ya sus sueldos son mucho menores que los de las autoridades; no pueden permitirse no cobrar aumentos e incentivos con sueldos que, los más bajos, rondan los $15000.

Alrededor de 200 personas de las que dependen áreas enteras de gestión y programas de la UNCuyo, que tampoco cuentan con derechos políticos en la Universidad para votar ni para ser elegidos. No cuentan con representación gremial, ya que técnicamente no pertenecen a ningún claustro; y a esto se suma el temor a denunciar su situación de trabajo debido a los contratos de renovación anuales.

Además, denuncian su situación de precariedad y exigen que se dé inicio a la regularización de su situación y al cobro íntegro de sus salarios. También demandan saber qué se está haciendo con los presupuestos de los distintos programas que actualmente se encuentran estancados.







Temas relacionados

Precarización laboral   /    Mendoza   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO