Sociedad

LIBERTADES DEMOCRÁTICAS

Pozo de Banfield: impunidad a Wolk

El ex comisario Juan Miguel Wolk, jefe del centro clandestino de detención conocido como el Pozo de Banfield se encuentra con prisión domiciliara tras hacerse pasar por muerto y fugarse después de su condena.

Maine García

Hija de desaparecidos | Miembro del CeProDH y de Justicia Ya!

Martes 28 de marzo de 2017 | 14:22

Apodado "el Alemán" o "el Nazi", el ex comisario Wolk se halla procesado por apropiación de niños, privación ilegal de libertad y tormentos sufridos por más de 300 víctimas de delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura, estando implicado en casos emblemáticos como la masacre de “La noche de lo lápices” entre otros. En los `80, "el Nazi" había sido condenado a 25 años de prisión pero escapó al cumplimiento de la pena gracias a las leyes de Punto Final y Obediencia Debida.

Tras la reapertura de las causas penales se lo daba por muerto, hasta que Marta Úngaro, referente de derechos humanos de La Plata y hermana de Horacio, uno de los jóvenes de la Unión de Estudiantes Secundarios (UES) desaparecidos en septiembre de 1976, descubrió por su trabajo en la justicia electoral que figuraba como vivo.

En 2013 cuando tenía 77 años fue recapturado a un año de fugarse de su casa de Mar del Plata donde cumplía prisión domiciliaria y trasladado a la cárcel de máxima seguridad de Marcos Paz.

La Izquierda Diario conversó con Marta Úngaro.

¿Cómo supiste que él fue el asesino de tu hermano?

Marta: Por el testimonio en el juicio a las Juntas, él está señalado como el que lo mata personalmente y aparte era el responsable del Pozo de Banfield, y hay un montón de testimonios de que estaba ahí; cuando lo sacan a Pablo Díaz pesaba 35 kilos, los chicos estaban en unas condiciones terribles, presuntamente los matan los primeros días de enero y Wolk era el responsable máximo. Fue condenado a 25 años por la masacre de la Noche de los Lápices y posteriormente fue liberado por las leyes de punto final y obediencia debida. Hoy está de vuelta con prisión domiciliaria por la misma causa. Todavía no se hizo el juicio por los nacimientos en el Pozo de Banfield, Adriana Calvo también lo nombra como responsable.

¿Qué opinión te merecen las declaraciones de los funcionarios del Gobierno sobre los desaparecidos?

Marta: Terrible. El número lo puso la dictadura y tenés toda la época de la Triple A, desmerecer junto con banalizar todo, por ahí en vez de 30000 son 30005, pero bueno, miles de personas. Son totalmente repudiables las declaraciones de los funcionarios del Gobierno.

¿Cuál es tu reflexión al cumplirse 41 años del golpe genocida?

Marta: La reflexión a los 41 años del golpe es cómo revertimos que los genocidas que están cómodos en sus casas, sin ningún tipo de control, recibiendo a quién quieren, cuando en realidad el lugar de ellos es la cárcel común, perpetua y efectiva, que no es un slogan sino que es el lugar en donde ellos tienen que estar. Por ahí dentro de poco se va a definir también la de Etchecolatz, así que a 41 años es muy doloroso que estemos todavía esperando que la justicia se digne a darnos una respuesta cuando en realidad ellos tienen todas las pruebas, todas las declaraciones, esa es la reflexión. Y a 41 años también que ahora se quiera criminalizar como ya se está haciendo la protesta y se sigan violando sistemáticamente todos los derechos humanos. Tenemos el juicio de Andrés Núñez, un caso no resuelto acá en la ciudad de La Plata donde el culpable siguió impune veinte años. Por todo esto la única salida es con el pueblo cada día más movilizado defendiendo lo que es suyo porque la única manera de defenderlo es en la calle y luchando.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO