Géneros y Sexualidades

La Plata

Portsaid ridiculiza la lucha de las mujeres

La empresa exhibe en su vidriera maniquíes con pancartas, representando una movilización exigiendo descuentos en la compra de ropa. Una publicidad que banaliza los reclamos legítimos de las mujeres.

Claudia Añazco San Martín

Sec. de Género y Diversidad de Suteba Ensenada

Lunes 30 de enero de 2017 | 13:06

1 / 2

En el microcentro platense, donde abundan locales de ropa de marcas reconocidas, este verano, la firma Portsaid muestra en su vidriera una publicidad chocante. Maniquíes portando pancartas, reclamando ofertas: “Fight for your ganga” (“Lucha por tu ganga”), “Sale Power” (“Poder del descuento”), “Quiero todo”.

En definitiva, una publicidad chocante que implica una ridiculización y banalización de las movilizaciones y exigencias legítimas de las mujeres contra la violencia machista, el derecho al aborto legal, seguro y gratuito y por terminar con el flagelo de los femicidios.

Parece que la empresa Mazalosa SA, presidida por Sergio Said -recordemos también que junto con el cuñado de Macri, Daniel Awada, fueron citados por la justicia hace unos años, acusados de esclavitud laboral en sus talleres - no ha tomado nota de las multitudinarias marchas contra la violencia hacia las mujeres y lo femicidios que se han realizado en diversos países de América Latina y cuyo grito emblemático “Ni una Menos”, nació aquí, en Argentina.

O por el contrario, tomaron nota de las movilizaciones, las exigencias y de lo convocante que es la consigna y la aprovecharon con fines comerciales en su página oficial, en las redes sociales y en vidrieras.

La publicidad es un instrumento de comunicación al servicio de estimular la compra y promover hábitos de consumo. Pero también es, sobre todo, una muy eficaz herramienta de transmisión ideológica.

La vidriera no solo exhibe prendas de ropa para consumo de la platea femenina, también estimula formas de ver el mundo, promueve u oculta ideologías y vende un sueño de perfección del cuerpo y las emociones - en este caso accesible a sectores de clase media-alta- en el que se nos intenta vender el intenso placer que produce la compra y el disfrute de prendas y accesorios junto con la ostentación de las marcas.
Seguramente, los dueños de la marca Portsaid lo han pensado así: las mujeres se ponen de pie de a miles contra la violencia de las que son víctimas, utilicemos este hecho, para hacerlas protagonistas del consumo de ropa y accesorios que están en liquidación. Algo así como “empoderarlas” para que reclamen ofertas y así poder comprar más.

Como a toda empresa, los rige la ley de la ganancia y en ese devenir echan mano a todo recurso rentable que facilite la compra de su producto, incluso si eso implica trivializar los reclamos históricos de las mujeres.







Temas relacionados

#NiUnaMenos   /    Mujeres   /    La Plata, Berisso y Ensenada   /    Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO