Géneros y Sexualidades

PARO Y MOVILIZACIÓN

Porque no queremos NI UNA MENOS

De 13:00 a 14:00 paro en los lugares de trabajo. Desde las 17:00, concentración en Obelisco, para marchar hacia Plaza de Mayo. Habrá movilizaciones en todo el país para repudiar la violencia machista y los femicidios.

Andrea D'Atri

@andreadatri

Miércoles 19 de octubre | Edición del día

Con el brutal femicidio precedido de torturas de la joven Lucía Pérez, en Mar del Plata, volvió a explotar la bronca. Hacía muy poco que, en Mendoza, miles se movilizaron consternados por tres femicidios ocurridos en no más de cuatro días. Ahora, son diecinueve las mujeres asesinadas en los últimos diecisiete días, en todo el país. ¿Hasta cuándo?

Porque nuestro repudio tiene que recorrer hasta el último rincón, exigimos a las centrales sindicales a convocar a un paro efectivo, con movilización. Pero ni la CGT que está en tregua con el gobierno, ni las CTA que limitan la fuerza de la clase trabajadora a medidas aisladas, respondieron a la altura del problema planteado.

Fue con la bronca de las trabajadoras y trabajadores que, en algunos lugares, se pudo arrancar alguna medida de lucha para acompañar este paro y movilización contra los femicidios. Como lo hicieron las obreras y obreros de Pepsico, que en asamblea votaron parar una hora por turno y le exigieron al sindicato que ponga micros para ir a la movilización en el Obelisco. Hay otros ejemplos que muestran la disposición que hay, por abajo, a llevar adelante medidas de lucha para enfrentar la violencia machista mientras los dirigentes sindicales miran para otro lado.

Muchísimas mujeres y hombres , en estos días, vuelven a advertir que si no es con su unidad en la lucha contra este flagelo, no hay #NiUnaMenos.

Como dijo el hermano de Lucía, en una carta que se reprodujo infinitamente en las redes sociales, durante estos días: "Hay que tomar fuerzas y salir a las calles, para gritar todos juntos, ahora más que nunca: ’Ni una menos’. Sólo así, evitaremos que maten a miles de Lucías más." Es el sentir de muchísimas mujeres y hombres que, en estos días, vuelven a advertir que si es no con su unidad en la lucha contra este flagelo, no hay #NiUnaMenos. Porque tanto al gobierno anterior de Cristina Kirchner, cuando más de un millón nos movilizamos en todo el país, como al actual gobierno de Macri, no le importan nuestras vidas: el Estado es responsable de que la violencia machista no se detenga hasta el punto de contar una mujer asesinada cada 30 horas o menos. Con presupuestos miserables para implementar las medidas paliativas mínimamente necesarias, los gobiernos de todo signo político sólo destilan cinismo.

Pero esta unidad, que para la gran mayoría, es necesaria si queremos pararle la mano al machismo, fue cuestionada por sectores del feminismo que se opusieron -en las redes sociales- a que los hombres solidarios con nuestra lucha se manifiesten junto con nosotras. Polemizamos con estas ideas; creemos que es necesaria la más amplia unidad para pararle la mano a la violencia machista.

Si hacemos realidad esa consigna de que ’si tocan a una, nos organizamos miles’, seremos una fuerza imparable. Depende de nosotras y nosotros.

Hoy tenemos que ser centenares de miles en todo el país. En otros países, miran a la Argentina y toman el poderoso grito de "Ni una menos, vivas nos queremos", para enfrentar la misma violencia patriarcal. Si hacemos realidad esa consigna de que "si tocan a una, nos organizamos miles", seremos una fuerza imparable. Depende de nosotras y nosotros.




Temas relacionados

#VivasNosQueremos   /    #NiUnaMenos   /    Violencia machista   /    Femicidios   /    Violencia hacia las mujeres   /    Géneros y Sexualidades   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO