Géneros y Sexualidades

RÍO CUARTO / NI UNA MENOS

¿Por qué volvemos a marchar este 25 de noviembre?

En Río Cuarto, como en distintas partes del país, Pan y Rosas en el Colectivo Ni Una Menos convoca a marchar en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres.

Viernes 25 de noviembre | 13:09

1 / 1

Fotografía: Emanuel Fantini

La movilización será a las 19.30 horas, desde la Plaza Central, bajo la consigna: "Día de Reflexión y Lucha porque #VivasNosQueremos, el Estado es Responsable". Desde el conjunto de las organizaciones y agrupaciones que conforman el Colectivo, se decidió trabajar la problemática de la violencia de género a lo largo de todo el día, con diferentes actividades culturales que comenzarán a las 11:00 horas en la Plaza Central y continuarán por la tarde para concluir con la marcha.

Este día se conmemora a las hermanas Mirabal, luchadoras de la República Dominicana que se levantaron contra la dictadura de Rafael Trujillo, asesinadas brutalmente el 25 de noviembre de 1960. Con el legado de las Mariposas, todas las mujeres, hombres y la comunidad LGTBIQ, tenemos una cita de honor en las calles de todo el mundo organizándonos para luchar contra la violencia de género.

Una forma de violencia que, a diferencia de otras, se asientan sobre la desigualdad estructural del capitalismo y sobre un sistema patriarcal y machista, por eso es una problemática profundamente estructural que se encuentra naturalizada en hábitos y costumbres y que se expresan cotidianamente en la violencia física, simbólica, psicológica, institucional, patrimonial, económica, y cuyo eslabón final es el femicidio.

Son los regímenes políticos que hoy nos gobiernan los principales responsables en legitimar y reproducir este orden social de violencia. Lejos de garantizar educación sexual integral para educar desde la igualdad y empezar a deconstruir progresivamente los mandatos patriarcales, lejos de garantizar políticas públicas con partidas presupuestarias acordes hacen demagogia con nuestras vidas. Son esos mismos funcionarios y políticos que les encanta sacarse la fotito con el cartel de #NiUnaMenos, los que cada día condenan a las mujeres a los peores trabajos y a salarios de hambre. Porque el patriarcado y el machismo persiguen como la sombra al cuerpo al capitalismo.

Las mujeres sabemos lo que hace falta, presentamos proyectos de ley, en Río Cuarto lo exigimos en el Concejo Deliberante y no nos quisieron escuchar, lo denunciamos en las calles al grito de #NiUnaMenos y #VivasNosQueremos, Ley de Emergencia YA! Y siguen haciendo demagogia.

Te puede interesar: Río Cuarto: “No queremos la foto, queremos la emergencia ya”

Para los gobiernos somos un problema, por eso nos quieren silenciar con respuestas parciales que no soluciona la problemática profunda de la violencia de género, intentan desmovilizarnos como lo hacen agrupaciones provenientes del kirchnerismo local que para este día de lucha sólo convoca a actividades culturales, menospreciando y queriendo ocultar la fuerza enorme de las mujeres organizadas.

La lucha por nuestros derechos es una lucha política, porque justamente son estos partidos que vienen gobernando hace años, partidos patronales, capitalistas, machistas y patriarcales los que aprueban presupuestos miserables de $ 4,50 anual por mujer para las leyes de erradicación de la violencia una cifra irrisoria que el gobierno de Macri heredó –y mantuvo- del anterior gobierno kirchnerista. Los que se niegan a declarar la emergencia en violencia de género y destinar partidas presupuestarias acordes. Eso sí, mientras una de nosotras muere cada 26 horas, el PRO, el Frente Renovador, el PJ-FpV votan presupuestos millonarios para pagar a los fondos buitres, aprueban el dietazo de sus salarios ganando hasta 18 veces más que cualquier trabajador.

Te puede interesar: Río Cuarto: respuestas formales para enfrentar la violencia de género
 
Es por ello que el Estado, los diferentes gobiernos, y el conjunto de sus instituciones son los principales responsables en sostener, reproducir y legitimar la violencia de género. Lo es el poder Legislativo cuando cajonea los proyectos de emergencia, cuando se niegan a aprobar la ley de interrupción voluntaria del embarazo, o aplicar los protocolos de aborto no punible. El poder Judicial que se niega a caratular los femicidios, cuando desoye el reclamo desesperado de las mujeres que ven peligrar su vida y la de sus niños. La policía cuando no toma nuestras denuncias, cuando nos detiene en la vía pública por besarnos con una pareja de igual sexo, por cómo vamos vestida, ¡hasta por amamantar en la vía pública!

Lo son los medios masivos de comunicación, corporaciones empresariales en las que los gobiernos tienen injerencia. Medios de comunicación que nos educan en la pedagogía de la crueldad, que nos matan una y mil veces a lo largo de todo el día, semanas o meses poniendo el foco en la vida de la mujer asesinada, como lo hicieron con Nora Dalmasso o recientemente con Camila Carletti.

Lo es la escuela, que sigue reproduciendo mandatos patriarcales e imponiendo la heterónoma, porque los gobiernos no garantizan la educación sexual integral con perspectiva de género. Venimos de una jornada de reflexión en las escuelas, dispuesta por la provincia en todos los niveles educativos, producto de las fuertes demandas que el movimiento de mujeres viene manifestando, exigiendo y visualizando en las calles.

Cuando las que marchamos somos las mujeres y todos los y las oprimidas, lo hacemos con una fuerza enorme que irrumpe de manera explosiva en la cotidianidad, porque queremos conquistar nuestra libertad y todos nuestros derechos, empezando por el más elemental que es el derecho a la vida y a decidir sobre nuestros cuerpos.

Cuando las mujeres salimos a las calles esa fuerza es arrolladora, como bien lo demuestran las enormes movilizaciones que se vienen dando al grito de #NiUnaMenos no solo en nuestro país, sino en diferentes partes del mundo: contra la violencia machista en Perú, México, Brasil, Chile y Uruguay; por paridad salarial en Francia e Islandia; en Irlanda y Polonia en defensa al derecho del aborto. Porque estamos convencidas que la movilización nos fortalece, y de que si tocan a una nos movilizaremos miles.

Cada pelea es un punto de apoyo para conquistar la igualdad real, que solo vendrá cuando derrotemos al capitalismo. Por eso, nuestra tarea hoy consiste en poner en pie un enorme movimiento de mujeres que se organice de manera independiente en los lugares de trabajo, de estudio y en los barrios, y salga a las calles al grito de ¡NI UNA MENOS!

Sumate a marchar con Pan y Rosas hoy 25 de noviembre 19:30hs en la Plaza Central, para gritar bien fuerte ¡BASTA DE FEMICIDIOS, VIVAS NOS QUEREMOS!




Comentarios

DEJAR COMENTARIO