Mundo Obrero Chile

1 DE MAYO

¿Por qué movilizarse en el Día Internacional de los Trabajadores?

A cien años de la gesta heroica de la clase obrera rusa, una nueva conmemoración de los Mártires de Chicago convoca a marchar a los trabajadores en chile y el resto del mundo. Frente a las diversas demandas sociales, ¿qué batallas deben asumir los trabajadores? y ¿cómo ganarlas?

Jueves 27 de abril | 16:18

El próximo lunes 1 de mayo es el Día Internacional de los Trabajadores, cuando se conmemora a los Mártires de Chicago, obreros que lucharon por la jornada laboral de 8 horas. Cada año se convocan marchas en todo el mundo.

En diversas partes del mundo se movilizarán los trabajadores. Particularmente en Brasil este viernes 28 de abril se realizará una gran huelga general, donde las banderas dela lucha contra las reformas del gobierno golpista de Temer debe ser una bandera de todos los trabajadores del mundo que luchan por sus derechos y reivindicaciones. ¡Viva la huelga general en Brasil!

En Santiago existen dos convocatorias, la tradicional de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y la marcha alternativa en plaza Brasil, donde marcharán los sectores que se pronuncian por un sindicalismo de clase y combativo.

Pero este 2017 tiene algunas particularidades como la profunda crisis de la CUT, el escenario electoral en Chile y el mundo, y la creciente necesidad de dar respuestas estructurales a los problemas sociales como se expresó en el movimiento No + AFP. Pero, sin duda, lo más relevante es que se cumple un centenario de la gesta obrera más importante de la historia, la Revolución Rusa. De esa profunda experiencia se pueden extraer importantes aprendizajes para dar respuestas a problemáticas actuales.

Luchar por los intereses históricos de los trabajadores

La Reforma de Educación y la Reforma Laboral fueron la respuesta de los partidos tradicionales del régimen político chileno, que legislan a la medida de los empresarios, como se ha comprobado una y otra vez por los escándalos de corrupción. Pero también fue necesario contar con la complicidad de sectores de izquierda, que haciéndose un lugar en ese régimen también han apostado a la vieja política de los consensos y nuevamente el resultado es la miseria de lo posible.

Estos son temas que afectan directamente la calidad de vida del conjunto de los y las trabajadoras del país. La crisis de la educación de mercado sigue siendo tan o más aguda que antes de las importante luchas estudiantiles de 2006 y 2011. Así, lo demuestra el caso de la Universidad Arcis y la reforma que fortalece la matrícula a este tipo de planteles, aportando recursos estatales a privados y la gratuidad como una beca, dando cuenta de que la educación no es concebida como un derecho y manteniendo el trabajo precario para los trabajadores del sector.

En cuanto a la reforma laboral que desde la Nueva Mayoría prometía emparejar la cancha entre trabajadores y empresarios, sólo quedó en grandes titulares, la lucha por las horas de trabajo de los Mártires de Chicago replanteará su actualidad con los denominados pactos de adaptabilidad y los nuevos obstáculos a la negociación colectiva como el reemplazo que puede hacer ahora una empresa mandante para no ver afectadas sus funciones por huelgas de empresas contratistas. Cuando se trata de que los políticos de los empresarios hablen de “lo posible”, lo posible nunca atenta contra sus ganancias.

La Central Unitaria de Trabajadores (CUT) ha entrado en una crisis profunda de legitimidad, porque se demostró que sus principales dirigentes (Nueva Mayoría) han hecho fraude electoral para mantener su conducción, pero también, porque allanaron el camino a una Reforma Laboral que entorpece la huelga efectiva y perfecciona el Código Laboral de la dictadura a espaldas de los trabajadores, impidiendo que se expresaran y desarrollaran sus demandas.

En ese sentido, el dirigente sindical de Komatsu y militante del Partido de Trabajadores Revolucionarios, Erwin Muñoz, llamando a la convocatoria de este lunes en Plaza Brasil señaló que “las confederaciones, federaciones y sindicatos deben llamar a levantar una Central Única de Trabajadores, recogiendo la enseñanzas de Luis Emilio Recabarren y Clotario Blest, debemos levantar un gran encuentro nacional que nos permita superar la crisis de la CUT y preparar un plan de lucha para enfrentar la prepotencia patronal que lucra hasta con las pensiones”.

Además, el dirigente de Orica en Antofagasta, Lester Calderon agregó que “los trabajadores necesitamos la unidad y retomar los métodos de organización y lucha para echar abajo el sistema de AFP, la educación de mercado, acabar con el saqueo de los recursos naturales, la contaminación, pero también para asumir el desafío de #NiUnaMenos y la solidaridad internacional como repuesta a la crisis económica que sigue golpeando a los trabajadores y pobres del mundo."

He ahí la relevancia de este 1 de mayo, debe ser el día en que los trabajadores salgan a encontrarse con su propia historia, con su tradición, sus métodos, sus organizaciones políticas, porque si lo imposible que es concebir la educación como un derecho, el aborto libre, igual trabajo igual salario y que la clase obrera dirija la sociedad, en Rusia cien años atrás los explotados y oprimidos tomaron en sus manos la tarea de hacer carne esa realidad. En pocos años la Revolución de Octubre dirigida por el Partido Bolchevique abrió paso a las “más profundas reformas”. Hoy siguen siendo tan necesarias para la clase obrera mundial, luego del retroceso de estas importantes conquistas que significó la burocratización, que alejaron del horizonte de los trabajadores el referente de una revolución obrera triunfante.

Un programa para vencer

La clase trabajadora se encuentra frente a un escenario electoral que en muchas veces balbucean promesas a los trabajadores, pero lo que hace falta es su independencia política para dar soluciones estructurales. La historia nos demuestra que cada derecho de los trabajadores costó grandes luchas, llegar preparados a esas batallas es vital para vencer. Para eso se necesita construir un partido revolucionario de clase trabajadora, para condensar los aprendizajes en un programa político de acción con independencia de los empresarios y sus partidos, así conquistar cada demanda, hacer las más profundas reformas, para que la clase obrera tenga el poder de transformar la vida. Como dijo la revolucionaria alemana, Rosa Luxmburgo “por un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres”, de estas batallas se hace parte La Izquierda Diario.






Temas relacionados

Mundo Obrero Chile   /   Internacionalismo   /   1º de Mayo   /   Trabajadores

Comentarios

DEJAR COMENTARIO