Juventud

MÉXICO JUVENTUD

¿Por qué la juventud debería movilizarse este 1 de mayo?

Este primero de mayo se conmemoran 129 años de aquella huelga en Chicago donde al grito de “ocho horas para trabajar, ocho para dormir y ocho horas para vivir” trabajadores y trabajadoras hacían escuchar su voz frente a la esclavitud asalariada.

Sábado 18 de abril de 2015 | Edición del día

Pero súbitamente se alza la voz del obrero, que en el estrépito y agitación del proceso de producción había enmudecido…” (Karl Marx, El capital, T.1, V.1, cap. 7. México, Siglo XXI, p. 280)

Al día de hoy, urge rememorar esta lucha y actualizar su potencia cuando, a partir de las movilizaciones que exigen la aparición con vida de los 43 normalistas desaparecidos, la deslegitimación de este régimen asesino no cesa.

Nada más actual, en este panorama de represión y ataques a los derechos históricamente conquistados por la clase obrera y el pueblo pobre, que aquellas palabras de August Spies –dirigente de la revuelta de Haymarket- pronunciadas al ser condenado a la horca: “Yo creo… que el estado de castas y de clases -el estado donde unas clases viven a expensas del trabajo de otra clase, al cual llaman orden- yo creo, sí, que esta bárbara forma de la organización social, con sus robos y sus asesinatos legales, está condenada a desaparecer y dará paso a una sociedad libre, a la asociación voluntaria o hermandad universal”.

En los últimos meses, cientos de miles han tomado las calles del país al grito de “fue el Estado” y “fuera Peña”. En las escuelas,enormes asambleas votaban el paro y la toma de instalaciones, e importantes sectores de trabajadores se movilizaban. Fue el caso, por ejemplo, del Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM), que realizó un importante paro de labores en solidaridad con los 43 compañeros desaparecidos.

Por ello, la coyuntura de conjunto, muestra el surgimiento de una nueva subjetividad política. No sólo en el movimiento estudiantil, el cual ha empezado a recomponerse desde el movimiento #YoSoy132; también en el movimiento obrero, que ha empezado a dar importantes batallas –lenta y dificultosamente, es cierto- pero abriendo un panorama político donde la unificación de todos los sectores en lucha se vuelve una tarea urgente.

Ejemplo de esto es la importante movilización de los jornaleros de San Quintín, donde el paro de 75,000 trabajadores y el corte de la autopista Transpeninsular -que conecta Baja California y Baja California Sur- con el levantamiento de barricadas, ha puesto a temblar a toda la patronal agroindustrial.

Pero también la lucha de los mineros de Cananea junto a los pobladores afectados por la contaminación –por parte de Grupo México- de los mantos acuíferos de Sonora.

Apenas el martes 31 de marzo, los trabajadores de la transnacional Triumph Group –industria aeroespacial- ocuparon la filial de de Calera en Zacatecas, contra los miserables salarios, por la reinstalación de despedidos y el derecho a la libre sindicalización.

Es un hecho que importantes sectores de la clase trabajadora no piensan soportar más la miseria y el recorte de los derechos laborales a los que son condenados por este régimen, como ha sido la modificación del apartado B del artículo 123 constitucional que busca terminar con el derecho a huelga.

Con ese panorama, no es nada raro que los partidos al servicio de la clase dominante se apresuren a intentar recomponer la legitimidad del régimen. Prestos a ocultar la barbarie latente en la totalidad de la sociedad, las próximas elecciones son su apuesta para desviar y controlar un descontento que podría desbordarlos.

Por ello, una de las tareas que tiene esta nueva juventud, es salir a las calles y nutrir la movilización del 1 de mayo, levantado las banderas de la unidad obrero-estudiantil. Impulsando así una política que, mientras construye la solidaridad y la unidad de los que luchan, apunte a cuestionar de fondo la podredumbre de un régimen que nada tiene para ofrecer a aquellos que reclaman justicia a lo largo y ancho del país.

Una política que, lejos del embellecimiento del “voto útil” o “estratégico”que efectúan los intelectuales de centro-izquierda ligados al PRD o al MORENA, exprese su repudio a estas elecciones y llame a anular el voto como forma de manifestarlo.







Temas relacionados

1º de Mayo   /    Movimiento obrero   /    Juventud   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO