Mundo Obrero Chile

ANTOFAGASTA

¿Por qué la experiencia del Sindicato N°1 de Orica debe ser conocida por los trabajadores?

Los trabajadores del Sindicato N°1 de Orica, iniciaron esta madrugada las paralizaciones contra las medidas que viene teniendo la empresa contra las y los trabajadores de la fábrica. Una respuesta a la altura de los intereses de los trabajadores, que debe ser conocida por el conjunto de la clase obrera.

Martes 22 de noviembre | 09:58

La madrugada del 21 de noviembre las y los trabajadores del Sindicato N°1 de Orica, iniciaron la paralización de la fábrica. Las razones principales del paro son por la impugnación de los test de drogas que le hicieron a los trabajadores vulnerando sus derechos fundamentales, y el descuento excesivo del bono variable de producción para los trabajadores, motivado por la empresa por los accidentes con muertes de dos trabajadores este año. Esto último como una medida de castigo que intenta responsabilizar a los trabajadores de los fatales, cuando los hechos vienen demostrando que la gran responsable es la patronal.

A lo anterior, se suman posibles despidos dentro de la fábrica, lo que en consecuencia ha potenciado el malestar de las y los trabajadores, por ello las medidas tomada por el Sindicato y los trabajadores. La empresa quiere pasarse atacando directamente la fuente laboral y el bolsillo de los trabajadores.

Una experiencia que debe conocer el conjunto de los trabajadores

En el actual marco que vive el mundo obrero, en el que estamos acostumbrado a las tradicionales dirigencias en los sindicatos, que toman decisiones sin consulta o respaldo de los afiliados sindicales, en el que predomina una relación pacífica y de conciliación de la mayoría de los sindicatos con la empresa, o la falta de respuestas de las organizaciones sindicales en la minería respecto a estos últimos años de despidos masivos.

Es necesario dar a conocer como la nueva directiva del Sindicato N°1 de Orica, encabezada por Lester Calderón, viene a plantear para el conjunto de los trabajadores, que existen otras maneras mucho más democráticas y combativas de llevar el sindicato como una herramienta que organiza la defensa de los derechos básicos de los trabajadores dentro de las fábricas.

Esta experiencia que comenzó con la recuperación del sindicato de las manos de la dirigencia anterior que con suerte hacía asambleas, ha puesto en práctica las asambleas constantes donde los afilados deliberan democráticamente todos los pasos a seguir por el sindicato, donde esta se ha configurado como la instancia de máxima resolución de los trabajadores, así también la conformación de un cuerpo de delegados con representantes por áreas de trabajo, con tal de abrir camino a una democracia obrera que permita la participación con voz y voto de todos los afiliados. Esto se expresó en el gran estado asambleario que se dio a mitad de año, donde las plantas se convirtieron en un espacio real donde cientos de trabajadores acordaron como detener los despidos que en ese entonces la patronal estaba ejecutando, lo cual la empresa ante la amenaza de paralización tuvo que retroceder, mostrando por primera vez la fuerza que tienen los trabajadores en la fábrica.

Por otra parte, fuimos testigos de cómo los afiliados y el sindicato, ante las muertes de dos trabajadores por accidente laboral, en asamblea votaron levantar una Comisión Investigadora Independiente que aclarara lo sucedo en contra posición a la investigación de la empresa que busca resguardar sus privilegios, y poner en la mesa la necesidad de constituir la Comisión de Control de Higiene y Seguridad, dándole el protagonismo a los trabajadores para determinar las condiciones de trabajo en relación a su propia salud y seguridad. Esto último en una escala máxima cuestionaría los ritmos de producción capitalista, que hasta ahora en muchos lugares de trabajo son los responsables de las muertes de más de una decena de trabajadores en este país.

Una experiencia que debe superar el marco de la lucha sindical hacia una lucha política

Si bien la lucha sindical(corporativa o gremial) , es una paso importante para organizar al conjunto de los trabajadores a que empiecen a ejercitar sus músculos, en una tensión constante contra los empresarios que nada quieren darnos. Para que esta experiencia se transforme en un patrimonio del conjunto de los explotados, es necesario que los y las trabajadoras pasen del cuestionamiento y acción en cada fábrica, a un cuestionamiento del sistema capitalista, sus gobiernos y sus Estados. Porque así como podemos arrebatarles derechos en nuestros lugares de trabajo a los empresarios, estos también fácilmente pueden quitárnoslo.

Y ¿por qué tienen esa facultad los empresarios?, porque este grupo privilegiado son quienes sostienen este sistema de explotación y opresión, pero no por si solos. Con ellos un respaldo enorme como lo es el Estado burgués(empresarial), que cumple dentro de esta sociedad dividida en clases( trabajadores vs empresarios) el rol de administrar todas las fuerzas económicas, políticas y represivas en favor de los patrones. Que más claro ejemplo se puede dar que el odiadio Código del Trabajo, que aquí en Chile no hace más que fortalecer las vías para que los empresarios hagan y deshagan con nuestros derechos, nuestros salarios, nuestras organizaciones sindicales hasta el despido impune por necesidades de la empresa. En Orica, los trabajadores viven en carne propia el peso de las leyes, si no fuera por la Ley 16.744 de accidentes y enfermedades laborales, los empresarios no aplicarían ver nuestras vidas como un costo más dentro de la producción(con ello reduciéndola constantemente) o no se permitiría aquellos vacíos que pueden hoy vulnerar los derechos fundamentales de cada trabajador pasado a llevar por los test de drogas y el control de nuestras vidas personales o en el peor de los casos no tendrían la simple facultad de desvincularnos cuando quieran de nuestros puestos de trabajo.

Es por esto, que es necesario articular la lucha sindical con la lucha política, la cual nos permitiría poder estar en constante movimiento por la conquista de nuestras vidas y la de nuestras familias. Con ello también la necesidad de construir nuestro propia herramienta política, nuestro propio partido de trabajadores revolucionarios que enfrente a los partidos de los patrones corrompidos por los Penta y los SQM. Un partido que sea capaz de luchar por el gobierno de los trabajadores y que sea capaz de liquidar el Estado de los empresarios, levantando el de la propia clase obrera.




Temas relacionados

Mundo Obrero Chile   /   Antofagasta   /   Trabajadores

Comentarios

DEJAR COMENTARIO