Sociedad

OPINIÓN

¿Por qué la Teletón no es financiada por el Estado?

La Teletón es una colecta nacional que se realiza durante los primeros días de diciembre, su fin es financiar centros privados de rehabilitación para niños y jóvenes con discapacidad motora. Sin embargo, ¿por qué el Estado no se hace cargo de esta demanda?

Paloma Vargas

Santiago de Chile

Domingo 3 de diciembre

El cuestionamiento y desconfianza que hoy ha ganado en un sector de la población la Teletón, no es precisamente por la generosa labor que hoy en día realizan trabajadores y voluntarios de los centros de rehabilitación, sino por la hipocresía con que las empresas utilizan el llamado a la "solidaridad" de los gerentes y dueños de los directorios, cuando son las mismas empresas que han protagonizado la intransigencia en las demandas de los trabajadores y que hoy posan en la televisión un "alma caritativa" tras ponerse una mano en el corazón y en el bolsillo.

No es de imaginarse el sin número de empresas que financian la gran colecta nacional a costa de un espectáculo que utiliza el fetiche de la discapacidad para ganarse los corazones del pueblo trabajador y pobre. El germen de este cuestionamiento se profundizó en la masiva huelga de los trabajadores de Homecenter Sodimac hacia el grupo Solari durante el año pasado, quienes año a año son la cara visible del aporte millonario que realiza la empresa. Además, se suma la huelga nacional que levantó el sindicato de profesionales de Teletón a mediados de agosto de este año, siendo la primera huelga nacional tras 38 años de la institución que develó las condiciones precarias de trabajo y sueldo de los profesionales.

Te puede interesar: El abrazo de los empresarios y la imaginaria solidaridad

Los miembros de la directiva actual encabezado por el director de Fasa, Alfredo Shönherr; el gerente general de Lan, Ignacio Cueto; el consultor y gerente de MetroSantiago, Enap y Televisión Nacional, Daniel Fernández; ; el socio fundador de Clínica Las Condes, Rodolfo Rosenfeld; del gerente general de las empresas CCU, Patricio Jottar; el gerente corporativo de empresas Ripley, Lázaro Calderón; la socia del Instituto de Asuntos Culturales (ICA), Ana María Urrutia; así como Alfredo Moreno, socio y presidente, respectivamente, de Penta, empresa que está en el ojo del huracán en medio del Pentagate y de al menos 10 directorios entre ellos Banmédica, Derco y Brotec, son algunas caras visibles que transmiten la desconfianza del pueblo pobre y trabajador por lucro y estafa.

Y es que tampoco debemos olvidar el mayor escándalo en la institución, cuando en noviembre del 2014 Carlos Alberto Délano tuvo que dejar el directorio de la Teletón por estar vinculado a la evasión de impuestos.

El Origen de la Teletón

La Teletón surgió durante los primeros años de la dictadura militar en Chile con una colecta nacional para financiar los centros de rehabilitación de la "Sociedad pro ayuda del Niño Lisiado”, la colecta nacional fue organizada por el presentador de televisión Mario Kreutzberger, artísticamente conocido como Don Francisco en 1978. El objetivo de la primera Teletón, fue realizar una colecta de 27 horas de transmisión continua para financiar centros privados de rehabilitación para niños y jóvenes con discapacidad física.

Así, en medio de una sociedad fragmentada por el golpe militar y de la desarticulación de social mediante la intervención del régimen militar en la privatización de los derechos sociales, entre ellos la salud, la Teletón emergió como un espacio de "solidaridad" aprobada por empresarios y militares.

Los primeros directivos de la institución fueron los médicos Dr. Carlos Urrutia Urrutia, Don Ernesto Rosenfeld Lustbader, Dr Mauricio Wainer Norman, quien es uno de los fundadores y presidente de Clínica Las Condes por muchos años. Además, la Sra. Ana María Urrutia, quien ingresó al Directorio en 1965, y que se desempeñó como Directora del Instituto Teletón de Santiago desde 1971 hasta 1995, quien hoy es socia del Instituto de Asuntos Culturales (ICA).

Elecciones presidenciales: la vinculación de empresarios y políticos

Y es que las empresas que financian el directorio de la institución también son parte de aquellas que financian la campaña política por el candidato presidencial de Chile Vamos, Sebastián Piñera, como hoy lo describe el vínculo directo entre los grandes grupos económicos y el caso Pentagate.

Es por esto que el derecho a la rehabilitación para niños, jóvenes y adultos es un derecho que debe estar financiado por el Estado y administrado por los trabajadores de la salud mediante los impuestos a las grandes empresas, las mismas empresas que lucran con sus trabajadores, que extraen la riqueza del país a manos de privados y que durante estos días posan hipócritamente de solidarias.






Temas relacionados

Teletón   /   Caso Penta - UDI   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO